vea el video

El ADN en la escena solo coincide con el de Nisman

El cotejo de ADN sobre las prendas y el arma junto al cuerpo del fiscal Alberto Nisman reveló una coincidencia “indubitable”, como se establece en lenguaje forense.

Con ello pierde peso la intervención de terceros en la muerte del fiscal. La investigación, empero, está muy lejos de llegar a cualquier tipo de conclusión. Basta recordar la cantidad de pericias y estudios solicitados por la jueza Fabiana Palmaghini y la fiscal Viviana Fein.

Aún persisten múltiples incógnitas. Incluso la que solo pueden despejar las magistradas encargadas de la indagatoria: el hecho de que aún no se halla citado a declarar al ubicuo ex director de Operaciones de la Secretaría de Inteligencia, Antonio Horacio Stiusso, sobre quien el propio gobierno se ha encargado de arrojar sombras.

Mientras la investigación sigue, de todos modos, su curso la presidenta Cristina Fernández de Kirchner volvió a hacer uso de la cadena nacional y, si bien el tema no parecía entrar en sus planes al principio terminó aludiéndolo en un mensaje cargado de alusiones.

La investigación

En otro extenso comunicado la fiscal Viviana Fein informó ayer acerca de los últimos pasos de su indagatoria. Una etapa de la misma fue concluida.
En tal sentido informó de la finalización del “relevamiento ocular realizado por Dirección de Operaciones Técnicas Especiales (DOTE) de la Policía Federal Argentina, que va a permitir establecer la posición de las cámaras, funcionamiento o no de éstas y puntos ciegos, así como también posibles accesos al complejo Le Parc por sitios que no son los puestos de ingreso y egreso permitidos”.

Un capítulo nada menor del caso, puesto que con esa ayuda los investigadores deberán rellenar los huecos, verdaderas lagunas, en la cronología de hechos que rodearon a la muerte del fiscal.

Sin embargo, Fein anticipó algunas dificultades: “Fue informado por personal técnico que en principio las escaleras no cuentan con cámaras y que las del ascensor del servicio no estarían en funcionamiento, entre otros puntos a verificarse elevado a la fiscalía el correspondiente informe”.

Tras informar acerca del relevamiento del resto de las cámaras de seguridad cercanas, la fiscal indicó que también se recabaron testimonios, en este caso del personal informático de la Unidad Fiscal AMIA que dirigía Nisman.

Y a renglón seguido uno de los aspectos clave del informe, como es el estudio de ADN.

“Lo que se puede informar de modo categórico del resultado de laboratorio químico practicado para el cotejo de ADN sobre el material, solicitado por la fiscalía y secuestrado en el curso del procedimiento realizado el 19 de enero, es lo siguiente: en remera, short, pistola, cargador, cartuchos y vainas se halló un mismo perfil genético que coincide con el perfil genético de la muestra referida como indubitable del occiso (es decir de Alberto Nisman)”, expresa el informe.

En el último párrafo, la fiscal Fein advirtió acerca de la manipulación que pudiere hacerse de sus palabras en un mensaje que, sin decirlo, es posible que se refiera al inesperado cruce con afirmaciones hechas en la cuenta oficial de Twitter de la Casa Rosada. Allí se ponía en duda la palabra de Fein al asegurar que el viaje de regreso de Nisman no fue intempestivo.

“Por último, la fiscal desea dejar en claro que a través de su función e investigación en modo alguno pretende distorsionar o desacreditar las versiones que pudiesen dar terceras personas y requiere, con todo respeto, que sus dichos no sean manipulados ni utilizados por ningún sector político”.

Reclamo de EE.UU.

El gobierno salió al cruce de las presiones que surgieron desde Estados Unidos para que se propicie una “investigación independiente” sobre las circunstancias de la muerte del fiscal Alberto Nisman. A través del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, la Casa Rosada cuestionó la “actitud imperial” y la “intromisión indebida de otro Estado”, apenas un día después de que el senador republicano Marco Rubio, presidente del subcomité para el Hemisferio Occidental de la Cámara alta norteamericana, presionara al secretario de Estado, John Kerry.

“La Argentina es un país autónomo y soberano. El senador Rubio, con su visión imperial, desconoce la carta de las Naciones Unidas y la intromisión de otro Estado constituye una injerencia indebida de carácter imperial”, dijo Capitanich.

En una carta dirigida a Kerry, el senador republicano y posible candidato presidencial para los comicios de 2016 le expresa sentirse “cada vez más preocupado por la capacidad del gobierno de la Argentina para llevar a cabo una investigación justa e imparcial sobre su muerte”.

La presidenta habló otra vez del caso


ACTO OFICIAL. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner aludió al caso, sin nombrar ni a Nisman ni a los involucrados, en un acto en el que anunció aumento de jubilaciones y acuerdos con 17 gobernadores.

JUECES Y FISCALES. “Cuando los jueces y fiscales hablan también forman opinión, y cuando tienen causas también crean opinión”, dijo.

LIBERTAD. “La libertad de expresión y prensa es para los 40 millones de argentinos, incluidos la Presidenta. Nadie desde otro Poder le puede decir a la Presidenta que se calle la boca y que no hable. Hablar voy a hablar, y todas las veces que yo quiera”.

TUIT DE LAGOMARSINO. “En el tuit no me decía Cristina, como me dicen los que me quieren o apenas me tienen respeto, me llamaba por un nombre que no voy a repetir. Y me decía: te podés ir, al lugar por el que nacemos todos los seres humanos, de mi mamá. Y agregaba, en forma inmediata, sos una hija de una señora que se gana la vida de la mala manera, y finalizaba: punto, amen. Eso es lo único que puede reproducirse del tuit. El que lo escribió es un empleado que está en el Poder Judicial, y jamás se me hubiera ocurrido decirle cállese la boca o demandarlo”.

CONFLICTOS. “Toda esa mugre que hay afuera, que nadie la traiga adentro. Defendamos a la Argentina más que al Gobierno”, exhortó al final de su alocución.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)