PROGRAMAS NUCLEARES

El acuerdo nuclear con Irán pende de un hilo

El régimen en Teherán amenaza con abandonar el pacto si EE.UU. mantiene sanciones económicas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Rohaní: el presidente de Irán en el Parlamento. Foto: AFP

Irán podría abandonar "en horas" el acuerdo nuclear firmado con las grandes potencias si Estados Unidos se mantiene en su política de "sanciones y coerciones", amenazó ayer martes el presidente iraní Hasan Rohani. Según el régimen iraní, las sanciones impulsadas por la administración de Donald Trump violan el acuerdo firmado en 2015 con Estados Unidos, Rusia, China y tres potencias europeas donde aceptó frenar su programa nuclear a cambio del levantamiento de la mayoría de las sanciones.

El acuerdo prevé que Irán limite su programa nuclear a usos civiles. Pero Trump, hostil a este pacto negociado por su predecesor Barack Obama, impuso una serie de sanciones jurídicas y financieras a Irán, por cuestiones no ligadas a sus actividades nucleares.

"Si Estados Unidos quiere volver a la experiencia (de imponer sanciones), Irán sin duda regresaría en poco tiempo —no una semana o un mes, sino en unas horas— a condiciones más avanzadas que antes del inicio de las negociaciones", dijo Rouhani durante una sesión del Parlamento iraní.

El presidente iraní, reelecto en mayo para un segundo y último mandato de cuatro años, afirmó asimismo que Trump ha demostrado al mundo que "no es un buen socio". "En los últimos meses, el mundo ha visto que Estados Unidos, además de romper constante y repetidamente sus compromisos en el pacto nuclear, ha ignorado otros acuerdos globales y demostrado a sus aliados que Estados Unidos no es ni un buen socio ni un negociador fiable", afirmó.

A mediados de julio, Estados Unidos impuso nuevas sanciones jurídicas y financieras contra personas y entidades iraníes vinculadas al programa balístico, prohibido por la ONU, y al cuerpo de los Guardianes de la Revolución, el ejército de élite del régimen iraní. Después, el Congreso de Estados Unidos aprobó a finales de julio sanciones contra Irán, acusado de desarrollar su programa balístico, violar los derechos humanos y apoyar a grupos —como el Hezbolá libanés— considerados terroristas por Washington.

En este contexto de endurecimiento de las relaciones entre los dos países desde la llegada de Trump a la Casa Blanca en enero, el Parlamento iraní respondió aprobando un incremento significativo (500 millones de dólares) del presupuesto para el programa balístico de Irán y para los Guardianes de la Revolución (250 millones de dólares). Además, Irán no otorgará visados a ciertos individuos y entidades estadounidenses, cuyas cuentas y propiedades en Irán serán bloqueadas o confiscadas.

Trump no ha dejado de criticar el acuerdo nuclear, que califica de "horrible". Recientemente dijo que Irán había violado el "espíritu" del acuerdo, a lo que Rohaní replicó ayer que la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA) ha reconocido en siete informes que Irán respeta el pacto. "Irán ha cumplido con sus compromisos y seguirá de manera seria cualquier violación por parte de los demás y responderá en concordancia", afirmó.

Irán no tiene relaciones diplomáticas con Estados Unidos desde 1980.

En otra muestra de fuertes tensiones entre Teherán y Washington, la marina estadounidense afirmó el lunes que un dron iraní se acercó "peligrosamente" al portaaviones USS Nimitz que surcaba las aguas internacionales del Golfo. El 8 de agosto, un caza-bombardero estadounidense tuvo que hacer una maniobra brusca para evitar chocar con un dron del mismo tipo cuando se preparaba para aterrizar en el Nimitz.

Corea del Norte.

En tanto, sigue la tensión entre Estados Unidos y el régimen de Corea del Norte por el programa nuclear en este país. Ayer el secretario de Estado Rex Tillerson dijo que Washington sigue abierto a dialogar con Corea del Norte, luego que Kim Jong-Un pospusiera la amenaza de disparar un misil contra el territorio estadounidense de Guam.

Tillerson —que había insistido en que Corea del Norte debe abandonar su programa nuclear para demostrar que acepta negociar— dijo que el inicio de un diálogo depende de Kim.

El dictador norcoreano pareció distanciarse ayer martes de un plan para lanzar misiles cerca de la isla de Guam, una base aérea y naval estadounidense en el Pacífico. Las autoridades militares de Corea del Norte advirtieron no obstante que a mediados de agosto podrían exponer a Kim un plan para atacar Guam.

El lunes, Tillerson y el secretario de Defensa, Jim Mattis, habían señalado en una columna de opinión en The Wall Street Journal que Estados Unidos "no busca" cambiar el régimen de Corea del Norte ni acelerar la reunificación de la Península de Corea. Esas declaraciones se produjeron luego que Trump amenazara a Corea del Norte con "fuego e ira" y dijera que estaba dispuesto a tomar "medidas militares" en reacción a los ensayos de dos misiles balísticos intercontinentales.

Falta de libertad religiosa.

Coincidiendo con la amenaza de Irán de abandonar el acuerdo nuclear, Estados Unidos volvió a criticar al régimen iraní en su informe anual sobre tolerancia religiosa. El informe fue presentado por el secretario de Estado, Rex Tillerson. El jefe de la diplomacia estadounidense criticó específicamente a varios países por su falta de respeto a la libertad religiosa: Irán, Arabia Saudí, Turquía, Baréin, China, Pakistán y Sudán. En cuanto al régimen iraní, Tillerson lo condenó por procesar y ejecutar a minorías religiosas, así como a Turquía por no proteger adecuadamente a los musulmanes no suníes, y llamó a Baréin a "dejar de discriminar a los chiíes", y pidió a Arabia Saudí un grado más amplio de libertad religiosa.

EL HISTÓRICO ACUERDO SOBRE EL PROGRAMA NUCLEAR IRANÍ DE 2015

Los firmantes.

El acuerdo fue suscrito el 14 de julio de 2015 y permitió retirar parte de las sanciones internacionales impuestas a Irán. Fue firmado en Viena por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (Estados Unidos, China, Rusia, Francia, Reino Unido) y Alemania.

Principales puntos.

El objetivo era llevar a un mínimo de un año, y durante al menos diez años, el "breakout time", es decir, el tiempo necesario para que Irán produzca suficiente material fisible para fabricar una bomba atómica, y que semejante proceso fuera inmediatamente detectable. Este plazo es actualmente de entre dos y tres meses.

Controles.

La AIEA está encargada de controlar regularmente todos los sitios nucleares iraníes. Podrá verificar durante 20 años la producción de centrifugadoras y durante 25 años la de concentrado de uranio.

Sanciones.

El acuerdo entró en vigor el 16 de enero de 2016, abriendo la vía a un levantamiento parcial de las sanciones contra Irán. Los embargos de la ONU sobre las armas convencionales y los misiles balísticos se mantienen hasta 2020 y 2023, respectivamente. Varias sanciones han sido levantadas desde entonces. A principios de julio, el grupo petrolero francés Total, al frente de un consorcio internacional, firmó un acuerdo de 4.800 millones de dólares con Irán.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)