Rusia y EE.UU. no llegan a un pacto sobre el presidente

Sin acuerdo sobre el futuro del sirio Al Asad

Estados Unidos constató sus diferencias con Rusia e Irán sobre el futuro del presidente sirio Bashar al Asad, aunque convinieron seguir obrando por una solución política del conflicto, indicó ayer en Viena el secretario norteamericano de Estado, John Kerry.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Kerry junto al ministro de asuntos exteriores, Lavrov, en Viena. Foto: Reuters.

AFP, EFE / VIENA

Los países "coincidieron en discrepar" sobre el futuro de Asad, considerado por Estados Unidos como un obstáculo para poner fin a la guerra civil siria y en la lucha contra la organización Estado Islámico (EI), dijo Kerry.

"Rusia está convencida de que el futuro de Asad deben decidirlo los propios sirios en el marco de un proceso político. Nuestra postura al respecto no ha variado", dijo Lavrov en rueda de prensa conjunta con el secretario de Estado norteamericano, retransmitida por la televisión rusa.

En el turno de preguntas, el jefe de la diplomacia rusa negó que Moscú insista en la permanencia de Al Asad en el poder, sino que se opone a la injerencia externa en el proceso político en el país árabe.

"Yo no he dicho que Asad deba irse o que Asad deba quedarse. He dicho que el destino de Asad debe determinarlo el pueblo sirio, al igual que todo lo que tiene que ver con el desarrollo del Estado sirio", insistió el representante ruso.

Otros participantes en la cumbre de ayer, como el ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, destacaron una vez más que Al Asad "no tiene futuro en Siria" y que debe abandonar el poder "por ser el principal responsable de la catástrofe" en ese país.

PRIMEROS PASOS.

Si bien no hubo acuerdo sobre qué hacer sobre el futuro político del presidente al Asad, sí pactaron sobre los primeros pasos que debe dar Siria para terminar con la guerra civil que arrastra desde hace cuatro años, que ha causado 250.000 muertos.

Los principales países involucrados en el conflicto, encabezados por Estados Unidos, Rusia, Irán y Arabia Saudí, analizaron en Viena cómo crear espacios comunes que permitan acabar con esta guerra.

Al cabo de ocho horas de intensos debates entre responsables de 17 países, la ONU y la Unión Europea, el secretario de Estado estadounidense habló ayer ante la prensa del "comienzo de un nuevo proceso diplomático".

En tal sentido, acordaron un pacto de nueve puntos en los que exhortan: "acelerar todos los esfuerzos diplomáticos para terminar la guerra"; "quedar derrotados el Estado Islámico (EI) y otros grupos terroristas, incluidos los calificados como tales por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas"; proteger los derechos "de todos los sirios sea cual sea su fe religiosa o pertenencia étnica".

A su vez, los participantes acordaron seguir trabajando intensamente en los próximos días con el fin de reducir los puntos de desacuerdo y ampliar las áreas de acuerdo.

Más tropas.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, modificó ayer su estrategia en Siria con la autorización para enviar, por primera vez desde que empezó la guerra en ese país, un reducido número de tropas para asesorar a los opositores al régimen de Al Asad en la lucha contra el Estado Islámico.

No fue Obama quien anunció esa decisión sino altos funcionarios de su Gobierno. El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, repitió una y otra vez que la estrategia del presidente no cambió, y que ese despliegue es solo una "intensificación" de la campaña contra los yihadistas.

Régimen sirio asesina a 89 personas en dos ciudades

Al menos 89 personas murieron ayer y decenas resultaron heridas en ataques de las fuerzas leales al régimen sirio cerca de Damasco y en Alepo (norte), que coincidieron con esta reunión internacional en Viena para buscar una solución al conflicto en Siria.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, al menos 57 personas perdieron la vida y decenas fueron heridas por el disparo de 12 cohetes por parte de los efectivos gubernamentales contra la localidad de Duma, al noreste de la capital siria.

Los proyectiles impactaron en un mercado popular de esa población, situada en la región de Guta Oriental, principal bastión opositor de la periferia damascena.

Tras el lanzamiento de los cohetes, aviones de guerra bombardearon la zona.

Entretanto, en Alepo, la mayor urbe del norte de Siria, al menos 32 personas perecieron en varios bombardeos, algunos de ellos supuestamente perpetrados por la aviación de Rusia, aliada del régimen del presidente Bachar al Asad desde el pasado 1º de octubre.

El Observatorio destacó que el más mortífero se registró en el barrio de Al Mogair, donde hubo veinte muertos, entre ellos cinco menores, y 40 heridos y desaparecidos.

La Coalición Nacional Siria, principal alianza política opositora, consideró que estos ataques de ayer no hacen más que socavar los esfuerzos para acabar con la guerra.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados