vea la transmisión

"Acá estoy, un poco averiada, como la batalla naval, pero jamás hundida"

Junto a 17 gobernadores, Capitanich y Kicillof, la Presidenta firmó la refinanciación de las deudas provinciales; volvió a Balcarce 50 luego de una licencia por la fractura de un pie; anunció un incremento del 18,26 % en el haber jubilatorio.

Acá estoy, un poco averiada, como la batalla naval, pero jamás hundida", expresó la presidenta argentina Cristina Fernández por cadena nacional al volver a la Casa Rosada un mes después de su última aparición en la Casa Rosada.

Tras dos cartas publicadas por Facebook la semana pasada y un mensaje televisado el lunes, la presidenta argentina volvió a la Casa de Gobierno, en medio de la investigación judicial por la muerte del fiscal Alberto Nisman.

La jefa de Estado volvió a mostrarse en Balcarce 50 tras su última aparición, el 23 de diciembre de 2014, cuando brindó por el fin de año con diputados y senadores del Frente para la Victoria y luego con periodistas. De allí viajó a Río Gallegos, se fracturó el tobillo izquierdo y debió guardar reposo en silla de ruedas, que la obligó a recluirse en Olivos.

Formalmente, el acto de hoy sirvió para firmar un nuevo tramo de la refinanciación trimestral de las deudas provinciales. Cristina está acompañada por 17 gobernadores en el Salón Mujeres Argentinas, entre ellos el bonaerense Daniel Scioli y demás mandatarios aliados al kirchnerismo. También participan del acto el vicepresidente, Amado Boudou, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el ministro de Economía,

Cristina Kirchner defendió el plan de refinanciación de las deudas y aseguró que "hoy la Argentina es un modelo global en materia de reestructuración", pese a que aún no está resuelto el conflicto con los holdouts. Recordó al fallecido Néstor Kirchner, cuando en un discurso en la ONU, apenas asumido, dijo "déjenos crecer porque los muertos no pagan las deudas". Entre sollozos, la jefa de Estado señaló: "Yo seguí su plan... como su discípula más fiel, seguí al pie de la letra".

Pero luego cambió a un tono jocoso al recordar que las provincias terminarán pagando sus deudas en 2030. "No creo que ninguno de los que está acá siga gobernado, sino la gente se va a aburrir. Porque es verdad, la gente también se aburre de nuestras caras", bromeó, mirando a los gobernadores.

La presidenta anunció un aumento en los haberes jubilatorios. A partir del 1 de marzo próximo se pagará un 18,26 por ciento más, lo que le demandará al Estado un gasto adicional de $ 123.953 millones.

Al inicio del acto, pasadas las 12, mantuvo una teleconferencia con el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, para inaugurar los trenes 0 kilómetro del ramal José León Suárez de la línea Mitre. Junto a él se mostró el jefe de La Fraternidad, Omar Maturano, que a fin de año reclamó la derogación del impuesto a las Ganancias.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)