PARAGUAY

Abdo Benítez ya es el presidente de Paraguay y promete el fin de la impunidad

El nuevo presidente dijo que su gobierno traerá un "Paraguay más incluyente", donde "se reconcilien la política, las instituciones, la gestión de gobierno con el pueblo".

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, y su esposa Silvana López. Foto: EFE
El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, y su esposa Silvana López. Foto: EFE

El nuevo presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, se comprometió hoy, en el discurso tras su investidura en el exterior del Palacio de gobierno, a dar fin a la corrupción y la impunidad y a edificar un sistema judicial independiente.

"Vamos a construir una Justicia independiente para que se acabe la impunidad en la República", dijo Abdo Benítez, del conservador Partido Colorado.

"La impunidad es el cáncer a vencer. ¿Por cuánto tiempo más nuestro pueblo va a aguantar a una Justicia implacable, rígida para los ciudadanos más humildes y complaciente para los que tienen influencia?", preguntó el exsenador, de 46 años.

Recordó además que la ciudadanía ya se ha levantado contra la corrupción, en referencia a las recientes movilizaciones de repudio contra varios escándalos que afectan a algunos legisladores.

"Es nuestra obligación escuchar esas voces y no ser indiferentes a los reclamos justos (..) La fuerza de la esperanza hizo que estemos aquí hoy", dijo el ganador de las elecciones de abril pasado.

En ese sentido, prometió que su gobierno traerá un "Paraguay más incluyente. Un Paraguay donde se reconcilien la política, las instituciones, la gestión de gobierno con el pueblo".

También apostó por sacar "a nuestra gente de la pobreza, disminuir el desempleo, una movilidad ascendente y solamente la cultura del trabajo será el camino".

"Buscaremos generar políticas tributarias que nos permitan recaudar más, ampliando la base de contribuyentes, disminuyendo la inequidad en el pago de nuestros impuestos, profundizando la formalidad de nuestra economía", explicó.

Y apeló a los grandes y pequeños empresarios a "construir un clima de negocios favorable para los actores de la economía y que Paraguay sea más atractivo como plataforma de inversión".

Abogó además por mejoras en el sistema educativo y recordó que que el 60 % de la población paraguaya es menor de 30 años, pero solo cuatro de cada cien finalizan el ciclo básico y uno de cada cien la universidad.

"Este capital humano necesita de nuestra inversión para activar su potencial", dijo.

Abdo Benítez agregó que al terminar su mandato asumirá como senador vitalicio para mostrar que "nadie puede estar por encima de la Constitución y de nuestras leyes".

Ello en alusión al fallido intento de su predecesor, Horacio Cartes, de jurar como senador activo, con voto, tras ser electo en abril.

El Congreso bloqueó a Cartes esa posibilidad en mayo con el argumento de que la Constitución establece que un exmandatario se convierte en senador vitalicio al finalizar su legislatura.

Entre los mandatarios que asistieron a la ceremonia estuvieron el presidente boliviano, Evo Morales; la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, así como los jefes de Estado de Argentina, Mauricio Macri; Uruguay, Tabaré Vázquez; de Brasil, Michel Temer; de Colombia, Iván Duque, y de Guatemala, Jimmy Morales.

También representantes de decenas de países, entre ellos España, con la presidenta del Congreso de los Diputados y tercera autoridad del Estado, Ana Pastor.

Abdo Benítez tiene previsto reunirse después con esos mandatarios y representantes de las delegaciones para un saludo personal en el Palacio de gobierno.

El presidente tomó posesión del cargo tras la entrega de los atributos presidenciales por parte de Cartes, también del Partido Colorado, en una ceremonia anterior, en el Congreso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)