migración 

Una isla de color en lo gris: cubanos en el Uruguay

En 2017, la Comisión de Refugiados recibió 2.061 solicitudes de refugio de ciudadanos cubanos. Hasta comienzos de diciembre de 2018, el número ascendió a 6.026.

Cubanos en el Chuy
La migración cubana se disparó en 2018. VEA EL VIDEO.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Cuando Yoendris Lastre Bello pisó suelo uruguayo se cambió el nombre: se bautizó a sí mismo “Aaron”, que significa "león guerrero".

Aaron venía con un supuesto contrato laboral como docente en la Universidad de la República. Al llegar, no había nadie esperándolo. Llamó al número uruguayo que le habían proporcionado y descubrió que no existía. Lo habían estafado.

A pesar de la desilusión y la desconfianza, Aaron decidió darle una segunda oportunidad al país y conseguir lo que había venido a buscar. Así nació “el león guerrero”, que llegó a dormir en la calle y pasar hambre. Hoy se encuentra trabajando en IMPO y a punto de obtener su residencia. Se siente un uruguayo más, sin perder un ápice de su “cubanía”.

Así como Aaron, más de 6.000 cubanos emigraron a Uruguay en lo que va de 2018. Quienes no cumplen los requisitos para obtener la visa, ingresan por la frontera con Brasil en calidad de refugiados, aunque no exista persecución política.

En 2017, la Comisión de Refugiados recibió 2.061 solicitudes de refugio de ciudadanos cubanos. Hasta comienzos de diciembre de 2018, el número ascendió a 6.026. Algunos vienen solos, otros traen a sus familias. Luego de ingresar, el paso a seguir es regularizar su situación, dejar de ser “refugiados” para ser ciudadanos.

Una de las principales vías de entrada al país es el Chuy, donde varios eligen quedarse. Algunos, incluso, están desde hace meses y no conocen Montevideo. La razón: vivir allí es más económico y tienen la esperanza de que el verano en la costa traerá más trabajo. 

Todos añoran el clima donde crecieron: esa mezcla entre calor y extroversión. Pero el deseo de progresar y ayudar a los suyos hace que se enfrenten a un viaje que dura días, a un futuro incierto y a un país “más frío”. Saben que deben adaptarse a la idiosincrasia uruguaya, pero están seguros de que ellos también tienen mucho para dar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)