AYUDA HUMANITARIA 

Médicos Sin Fronteras y un año marcado por la pandemia del coronavirus 

Guerras, desplazados, fenómenos naturales y ahora un nuevo virus que atacó al mundo. Así pasó el año el equipo de Médicos Sin Fronteras trabajando por los más vulnerables. 

Un hombre es rescatado en un bote de goma junto a su familia Foto: Hannah Wallace Bowman/MSF
Un hombre es rescatado en un bote de goma junto a su familia Foto: Hannah Wallace Bowman/MSF

El 2020 ha sido un año difícil y único, que marcó a todo el mundo por la pandemia del nuevo coronavirus. El equipo de Médicos Sin Fronteras brindó atención médica en condiciones extremas y en diferentes contextos a nivel mundial:  brotes epidémicos, crisis migratorias y de refugiados, conflictos armados y desastres naturales.  Los integrantes de la organización han estado allí para visibilizar y dar testimonio de la situación de muchas poblaciones atrapadas en crisis humanitarias en estos últimos 12 meses.

Dos años después del asedio a la ciudad sureña de Marawi, en Filipinas, los niños desplazados juegan en los campos abiertos cerca del refugio temporal en Sagunsungan, Lanao del Sur. Enero de 2020. 

Niños desplazados juegan en los campos abiertos cerca del refugio temporal en SagunsunganFoto:  Veejay Villafranca
Niños desplazados juegan en los campos abiertos cerca del refugio temporal en Sagunsungan Foto: Veejay Villafranca

Mohamed, de Mali, vive en Libia desde 2015. Quiere regresar a Mali pero no tiene suficiente dinero. Vino para escapar del conflicto en su país y encontrar trabajo para mantener a su familia. Es peón del municipio pero, como su trabajo está mal pagado, también recoge chatarra en un basurero. Enero de 2020. Crédito: Giulio Piscitelli

Un hombre en Libia recoge chatarra para sobrevivir. Foto: Giulio Piscitelli
Un hombre en Libia recoge chatarra para sobrevivir. Foto: Giulio Piscitelli

Un residente del campo para desplazados internos en Bama, estado de Borno, Nigeria, corta leña. Es un bien preciado para muchas personas desplazadas en Borno y, a menudo, se intercambia por alimentos y otros artículos esenciales. Sin fuego y combustible, las personas que viven en los campamentos no pueden cocinar las raciones de alimentos que reciben. Diciembre de 2019. Crédito: Scott Hamilton/MSF

Un residente del campo para desplazados internos en Bama, estado de Borno, Nigeria, corta leña. Foto:Scott Hamilton/MSF
Un residente del campo para desplazados internos en Bama, estado de Borno, Nigeria, corta leña. Foto:Scott Hamilton/MSF

En el marco de la pandemia del nuevo coronavirus, un trabajador del sistema de salud municipal de Brasil habla con una familia durante las visitas a domicilio que se realizaron a orillas del lago Mirini, en la región amazónica de Brasil. Julio de 2020. Crédito: Diego Baravelli

Un trabajador de salud habla con una familia en un hospital de Brasil ocupado por el COVID-19 Foto: Crédito: Diego Baravelli
Un trabajador de salud habla con una familia del Amazonas  sobre el COVID en Brasil Foto: Crédito: Diego Baravelli

Yvonne y su hijo Maxime en la sala de sarampión del hospital Bossangoa, en República Centroafricana. Ella reconoció los síntomas de su hijo de la última epidemia, cuando ella era una niña. Yvonne comenta que la medicina tradicional era la única opción en ese momento, ya que no había ONG, médicos ni hospitales en la región. Aunque la situación ha mejorado, Yvonne dice que no es suficiente y que los niños siguen muriendo en su comunidad. Marzo de 2020. Crédito: James Oatway

Yvonne y su hijo Maxime en la sala de sarampión del hospital Bossangoa, en República Centroafricana. Foto: James Oatway
Yvonne y su hijo Maxime en la sala de sarampión del hospital Bossangoa, en República Centroafricana. Foto: James Oatway

Hamza tiene cuatro años, está recibiendo tratamiento para heridas en el punto médico de MSF en Beirut después de la explosión del 4 de enero. El equipo proporciona cuidados de heridas (apósitos), consultas rápidas para personas con enfermedades no transmisibles, así como primeros auxilios psicológicos. Agosto de 2020. Crédito: Mohamad Cheblak/MSF

Hamza tiene cuatro años, está recibiendo tratamiento por heridas en una explosión en Beirut. Foto: Mohamad Cheblak/MSF
Hamza tiene cuatro años, está recibiendo tratamiento por heridas en una explosión en Beirut. Foto: Mohamad Cheblak/MSF

Voluntarios del cuerpo local de bomberos en labores de desinfección en la residencia Nuestra Señora de las Mercedes de El Royo (Soria), durante la pandemia del COVID-19. Abril del2020. Crédito: Olmo Calvo/MSF

Voluntarios de bomberos en Soria. Foto: Olmo Calvo/MSF
Voluntarios de bomberos en Soria. Foto: Olmo Calvo/MSF

María Turcios y sus cinco hijos nadaron para salvar sus vidas el 31 de mayo durante la tormenta tropical Amanda, en El Salvador. El agua llegó al techo de su casa y rompió las bisagras de la puerta. Junio de 2020. Crédito: Victor Peña/El Faro

Una familia se salva nadando de la tormenta Amanda en El Salvador. Foto:Victor Peña/El Faro
Una familia se salva nadando de la tormenta Amanda en El Salvador. Su casa quedó así. Foto:Victor Peña/El Faro
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados