VIDEO

Cómo decirles a tus hijos que tenés cáncer de mama: el testimonio de una mamá

María Laura Sotelo se estaba bañando cuando se tocó una mama y se descubrió un bulto. Una semana antes de la operación le tuvo que decir a sus hijos que tenía cáncer . Después del diagnóstico, fue el momento más difícil. 

María Laura Sotelo y su familia. Foto: María Laura Sotelo
MIRÁ EL TESTIMONIO DE MARÍA LAURA

María Laura Sotelo se estaba bañando un día de diciembre de 2015 cuando su vida cambió. Se encontró un bulto en una mama. Se hacía los controles y el autoexamen porque tenía antecedentes: dos tías, una abuela y su bisabuela habían tenido cáncer de mama. Y ese día todo cambió. 

María Laura le contó a su marido y sacó hora con su ginecólogo urgente. Después de varios exámenes el diagnóstico de cáncer de mama se confirmó. "Cuando la mamografía da mal, te dicen que tenés un carcinoma y ahí conocí la palabra. Pensé en todos, pero principalmente en mis hijos" dice. Comenzó una pelea difícil, pero que si se trata a tiempo, se gana. Y ganó. 

Eligió tratarse en Montevideo. Evaluó irse al exterior, pero sabía que eso significaba estar lejos de sus cuatro hijos: Mateo tenía 10, Malena 9, Josefina 5 y Santiago apenas 2 años. Su médico tratante decidió operarla primero y luego realizar quimioterapia. Una semana antes, junto con su marido Juan Carlos, sentaron a los niños y les contaron lo que pasaba. El primero en hablar fue él:  "A mamá la van a operar" dijo.  María Laura les contó que tenía un "bulto que le podía dar cáncer". 

"Es la manera que encontré de usar la palabra en esa situación. Para que ellos ingresaran en el proceso de saber un poco lo que se venía. Los niños son más simples que los adultos y son unos cracks" dice orgullosa. 

María Laura se apoyó también en la Fundación Clarita Berenbau. Allí le recomendaron que a los niños les diga la palabra cáncer. "Cuando me lo dijeron sentí que me pasaba la aplanadora. Y se los dije así. Después con el paso del tiempo uno mismo va adquiriendo herramientas para hablar con ellos. Es muy importante decirles la verdad. No hay que tener miedo a usar la palabra cáncer. Es la enfermedad que me tocó a mí, y que le puede tocar a otros. Tenemos la responsabilidad de desmitificar la palabra cáncer y que no sea asociada a muerte y que sea asociada también a vida. Nadie dice que sea una cosa simple, pero soy realista, nos toca a todos". 

 "Yo como madre lo que recomiendo a cualquier persona es que con los hijos hay que hablarlo porque ellos lo entienden. Hablarlo en la escuela, hablar del tratamiento. Hoy por hoy siento que a mis hijos les di herramientas, pasamos una época muy dura como familia y salimos adelante. Tienen esa herramienta porque les tocó vivir eso" aconseja. 

A María Laura la operaron el 19 de diciembre y el 24 pudo darle los regalos de Navidad a sus cuatro hijos y celebrar en familia. "Se sale adelante y eso es lo importante. Hay días que te sentís que estás abajo de la baldosa y te pasa un camión por arriba y otros que te sentís bien. No miento, es duro, pero hay días. Te toma tu persona, tu familia, tu ánimo, tu casa" dice. 

Además de abogada, María Laura hoy es voluntaria en la Fundación Clarita Berenbau recibiendo llamadas de pacientes con cáncer que buscan apoyo. En el Día Mundial Contra el Cáncer de Mama María Laura aconseja: "Prevenir es la mejor curación. No es un cliché. Es verdad, cuando te descubrís un bulto hay que "rajar" al médico y hacerse todos los estudios".

contactos útiles

Fundación Clarita Berenbau

Para contactarse:
Llamar al 0800 8857

En Facebook: Fundación Clarita Berenbau

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)