CORONAVIRUS COVID - 19

Argentina y Brasil: ¿cuál es la situación de nuestros vecinos ante el coronavirus?

La enfermedad parece controlada en Uruguay pero el riesgo más grande, según los especialistas, está en las fronteras. De la cuarentena obligatoria de Fernández a la indiferencia de Bolsonaro.

Jair Bolsonaro y Alberto Fernández. Uruguay y el coronavirus en países vecinos
Argentina y Brasil: ¿Cuál es la situación de nuestros vecinos ante el coronavirus?

Uruguay parece tener al coronavirus COVID-19 controlado. Con 15 casos activos según el último reporte del Sistema Nacional de Emergencias y varios días sin sobresaltos con respecto a casos nuevos, es uno de los países con mejores cifras en América del Sur. El principal riesgo hoy es uno: la frontera.

Ante la baja circulación local, el ingreso de extranjeros con COVID-19 puede ser un problema. Argentina y Brasil, los dos países limítrofes que tiene Uruguay, han adoptado posturas distintas con respecto al combate a la enfermedad. ¿En qué situación se encuentran hoy estos dos países?

En Argentina los primeros casos aparecieron el 3 de marzo. Con 44 millones de habitantes, al 17 de junio acumula un total de 34.159 infectados, de los cuales 22.761 están activos y 10512 ya se han recuperado. 886 personas murieron en Argentina a raíz del coronavirus.

A su vez, si miramos la curva de contagios por día se encuentra en ascenso. ¿Esto implica que se encuentra atravesando el pico de la pandemia?

"El tema del pico se viene hablando desde el principio, el tema es que no puede haber una manera de determinarlo antes de pasarlo. Así que lo cierto es que es según la región de la que hablemos. En algunos casos la región está empeorando sobre todo en las áreas más complicadas. Hay otros puntos en el interior con focos como el Chaco o tambien en Bariloche hay mas casos de los que deberia", explicó Martín De Ambrosio, periodista miembro de la Red Argentina de Periodismo Científico.

La situación de Brasil es complicada. Desde un principio, su presidente Jair Bolsonaro tuvo una actitud indiferente e incrédula sobre los efectos del COVID-19. Si bien cada estado tiene autonomia de actuar y tomar algunas decisiones, la enfermedad no fue controlada. Brasil pasó rápidamente a ser el segundo país mundial con más fallecidos por el coronavirus.

En las últimos días Brasil superó las 45.000 muertes, tiene 920.000 casos confirmados, de los cuales 441.000 se recuperaron, según datos oficiales del Ministerio de Salud.

Pero los datos oficiales en ese país no son los únicos. Un conglomerado de cinco medios recolecta los datos de forma paralela al gobierno y los informa diariamente. Al 17 de junio, mismo plazo que los del Ministerio de Salud, informa 46.665 muertes y 960.309 casos confirmados.

"Hubo un día que la página del Ministerio se cayó, corrigieron datos, sacaron, pusieron, el mismo Bolsonaro dijo que los datos se iban a revisar y que el Jornal Nacional, principal noticiero del país, no iba a tener diariamente su nota, sonó muy claramante a una posibilidad, porque no puedo hacer una acusación, de manipulación y que generó una pérdida de credibilidad", explicó la periodista de O Globo Janaína Figueiredo.

Testeos y hospitales 

Pero esos no son los únicos datos a tener en cuenta a la hora de evaluar la situación de un país en pandemia. Por un lado, a mayor cantidad de testeos se puede tener información más certera de la cantidad de contagiados y así prever el aislamiento. ¿Cuáles han sido las políticas de testeo en los países vecinos? En Argentina la cantidad de test diarios ronda entre los 3000 y los 5000 análisis.

"El tema de la cantidad de tests fue un tema polémico desde el principio, se decía que se testeaba poco. Yo creo que no fue así pero ahora sí hay algunos problemas, de vuelta, en la provincia de Buenos Aires. Según las recomendaciones de la OMS el promedio de positivas tienen que estar alrededor del 10 %, en los últimos 10 o 15 días dieron números muy alaramantes, la ciudad de Buenos Aires por encima del 40% y la provincia por encima del 30%. Eso quiere decir que hay gente con posibilidad de contagiar que no está siendo detectada", expresó De Ambrosio.

"Brasil tiene un bajo nivel de testeo y de no muy buena calidad, han habido problemas con respecto a esto", contó Figueiredo. El problema es que los test son serológicos, lo que implica que se trata de análisis de sangre. Según la Organización Mundial de la salud, esta práctica de testeo no es recomendada ya que puede arrojar falsos negativos.

Según los datos recolectados por el conglomerado de medios, en Brasil actualmente no hay ningún hospital que tenga su sector de terapia intensiva colapsado pero salvo dos, todos tienen una ocupación por encima del 50%. De los 27 recolectados, 15 tienen una ocupación encima del 70%.

Los problemas no son solo de salud

Tanto en Argentina como en Brasil, al igual que en muchos países, la pandemia trajo consigo más problemas que simplemente los de salud. El confinamiento también afectó a la sociedad, economía y otras áreas.

"Es una situación compleja porque llevamos más de tres meses y hay dificultades económicas a pesar de que el gobierno impuso una enorme cantidad de medidas para intentar paliar la pandemia. Pero igual se siente porque los comercios que están abiertos también tiene una menor demanda. Es una situación complicada y también se está alertando en cuanto a las consecuencias de la salud mental", expresó De Ambrosio sobre Argentina.

Figueiredo, por su parte, declaró sobre Brasil: "Está viviendo lo que llaman los analistas como 'tormenta perfecta'. Estamos viviendo una crisis que no era esperada, se esperaba un crecimiento del 3%, también hay una tensión política permanente entre el presidente, el Supremo Tribunal Federal y un poco menos el Congreso. Y tenemos una crisis sanitaria que nos está llevando a ser el mayor epicentro de la pandemia, o uno de los mayores".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados