Presentó licencia luego de ser criticada por la Departamental de Canelones

Xavier se hartó de las críticas y dio un portazo en el Frente

Harta de los cuestionamientos de sus propios compañeros de partido, la senadora socialista Mónica Xavier decidió pedir licencia como presidencia del Frente Amplio (FA).

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Topolansky, Sendic, Xavier y Vázquez: cuatro primeras figuras del FA que tienen sus internas.

"Es a la primera presidenta que le marcan cuándo caduca su mandato", dijo Xavier en la Mesa Política de la coalición de izquierda de ayer. Con estas palabras marcó su enojo con la Departamental de Canelones y sectores que no apoyan su continuidad hasta que convoquen a elecciones internas en 2016.

El mandato de Xavier era hasta el 31 de enero, pero una resolución del 7 de febrero la habilitó a seguir siendo presidenta del FA y al mismo tiempo senadora hasta que un nuevo Plenario —máximo órgano de conducción de la coalición de izquierda— definiera otra cosa.

En una reunión de la comisión encargada de estudiar la nueva forma de elección del próximo presidente del FA —realizada el pasado jueves 4— un delegado de la Departamental de Canelones, sin tomar en cuenta la resolución del 7 de febrero, señaló que la presi-dencia del partido de gobierno estaba "acéfala" porque el mandato de Xavier ya había finalizado.

El comentario enojó a Xavier, que no estaba presente en esa reunión, pero que ayer planteó el asunto en la Mesa Política. En ese momento, se desató una "pequeña crisis", dijeron fuentes del FA, que luego la coalición se encargó de ponerle paños fríos.

Una de las delegadas de las bases de Canelones aclaró ayer los comentarios de su compañero en la comisión de transición sobre Xavier. Dijo que se trató de un "error" porque no se tuvo en cuenta la resolución del 7 de febrero que la habilitaba a continuar en la presidencia.

De todos modos, Xavier se mostró dolida y expresó su malestar por entender que cuestionaban la legitimidad con la que estaba ejerciendo su cargo. Fue ahí cuando dijo que si ella era un obstáculo para la elección de la nueva presidencia, prefería pedir licencia.

De inmediato los vicepresidentes del FA, Rafael Michelini (Nuevo Espacio) e Ivonne Passada (MPP), se solidarizaron y también manifestaron su intención de solicitar licencia.

En ese marco, varios sectores decidieron intervenir para pedirle a Xavier que reconsiderara el planteo porque podría ser inconveniente su alejamiento de la coalición, con el gobierno recién instalado.

Al final, la Mesa Política no votó el pedido de licencia y Xavier quedó de evaluar con el equipo de presidencia si sigue al frente de la coalición.

La comisión de transición que está encargada de definir los criterios para la elección del nuevo presidente del FA está empantanada por falta de acuerdo. El Partido Socialista y Asamblea Uruguay son partidarios de que Xavier siga siendo presidenta hasta que asuma la nueva dirección. En tanto, el Movimiento de Participación Popular (MPP) pidió que un triunvirato se encargue de conducir el FA hasta que se convoquen nuevas elecciones.

Por su parte, las bases reclaman que el nuevo presidente sea elegido por el Congreso del FA y no por elecciones a padrón abierto como en el año 2012.

Sin embargo, la mayoría de los sectores no está dispuesta a que un congreso elija "a dedo" un nuevo presidente. "Sería como dar marcha atrás. No lo entendería la militancia", dijo a El País una fuente de la coalición.

Hasta ahora ninguna de estas posturas tiene los apoyos necesarios para prosperar, ya que se requiere una mayoría especial de cuatro quintos del Plenario para resolver la forma y los criterios de elección de la nueva presidencia.

La comisión que trabaja en estos temas de transición deberá proponer en un Plenario que se convocará este mes "la forma de conducción política hasta que asuma la nueva dirección".

La discusión sobre la presidencia del FA abrió una vieja herida de Xavier con el MPP. Esta no es la primera vez que la senadora socialista no obtiene el respaldo del sector del expresidente José Mujica.

Cuando recién fue electa, en 2012, el MPP promovió la aprobación de un impedimento para que asumiera como senadora y fuera presidenta del FA al mismo tiempo, por lo que debió abandonar su banca. En enero de este año, el senador Ernesto Agazzi declaró que "el MPP no acepta una presidencia a tiempo parcial" y señaló que en ese sector son partidarios de conformar una dirección colectiva provisoria.

En el FA entienden que con la propuesta de conformar un triunvirato interino para conducir al partido, el MPP pretende "rearmarse" y volver a ganar el peso que perdió en la interna de la coalición en las pasadas elecciones de mayo, cuando la candidatura a la Intendencia de Montevideo de Lucía Topolansky cayó ante la del socialista Daniel Martínez.

Con Tabaré Vázquez, socialista, en la Presidencia de la República, y Martínez en la IMM, el MPP quedó en un segundo planto. Por eso uno de los nombres que suena con fuerza dentro de la coalición para reemplazar a Xavier es el del expresidente Mujica.

Consultado sobre si está dispuesto a presentarse como candidato a la presidencia del FA, Mujica dijo ayer a El País: "Por ahora no la veo. No sé si tendría sentido ser presidente, la verdad que no me lo he planteado, tendría que descifrarlo, pero no me desvive ni nada por el estilo". Algo parecido respondía cuando se le preguntaba si iba a ser candidato a la Presidencia de la República en 2009.

"Pienso que había que definir un equipo de dos o tres compañeros que se dediquen y que pongan el énfasis en la tarea formativa de las generaciones nuevas que aparecen", aseguró Mujica.

Cuatro presidentes en 44 años.

El primer presidente que tuvo el Frente Amplio fue el general Líber Seregni, quien también fue uno de los fundadores de esa fuerza política en 1971. Después de conducir el Frente Amplio por 25 años, Seregni renunció a la presidencia de la coalición en 1996. Tabaré Vázquez fue proclamado como el nuevo presidente del Frente Amplio en el segundo Congreso Extraordinario del 22 de diciembre de 1996 y fue ratificado en 1998 y 2001. Cuando Vázquez renuncia, Jorge Brovetto pasa a ocupar la presidencia de la coalición hasta el año 2012, cuando se convocan elecciones internas y resulta electa la socialista Mónica Xavier.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)