LA COLUMNA DE PEPEPREGUNTON

¿Dónde viven?

¿De dónde pretende esta gente que se saque el dinero para financiar todo lo que exige y por lo que se moviliza?

El Pit-Cnt realizó ayer una movilización desde la intendencia a la Torre Ejecutiva. Foto: Marcelo Bonjour
El Pit-Cnt realizó una movilización desde la intendencia a la Torre Ejecutiva. Foto: Marcelo Bonjour - Archivo El País

El movimiento sindical uruguayo luce cada día más divorciado de la realidad. Mientras el país, como el mundo todo, atraviesa una crisis de proporciones épicas cuyo final aún no puede vislumbrarse, los principales dirigentes del Pit-Cnt, poco afectos a cualquier trabajo que no sea el de convocar asambleas, redactar plataformas reivindicativas, organizar paros u ocupaciones, solicitar aumentos o hablar de la lucha de clases, le reclaman al gobierno que mire “los números sociales” y deje de preocuparse por “las cuentas fiscales”.

“El déficit social es mucho más importante que el déficit fiscal. Y yo prefiero que cierren los números sociales a que cierren las cuentas fiscales. No desconocemos el problema del déficit fiscal. Es que el déficit social es mucho más importante que el déficit fiscal”, ha explicado el presidente del Pit-Cnt, Fernando Pereira.

¿En qué mundo vive esta gente? ¿No lee los diarios? ¿No escucha la radio ni ve los noticieros de televisión? ¿No se ha enterado que, aunque está entre los países que menos están padeciendo los efectos de la crisis derivada de la pandemia, Uruguay ha visto a su economía desplomarse un 10,6% en el segundo trimestre del año?

¿Qué creen que le pasa al Estado cuando la economía registra una caída de tal magnitud? ¿Qué piensan que sucede, por ejemplo, con la recaudación del Estado? Sí, claro. Bajará. Y no un poco. Muchísimo. Porque si la gente no sale, no consume. Y si el consumo se desploma, se derrumba la recaudación. De primer año, ¿no?

¿Y los gastos de ese mismo Estado? No hace falta ser economista para entender que aumentarán fuertemente. Habrá que atender a los enfermos por la pandemia pero, además, controlar a la mayor cantidad de población posible. Habrá que poner a disposición recursos financieros extraordinarios para ayudar a muchos a atravesar lo peor de la crisis y, a la vez, para pagar más de doscientos mil seguros de paro de uruguayos.

¿Y cómo estaba la caja del Estado cuando empezó este desastre? El gobierno que asumió el 1° de marzo recibió una economía en caída, que ya no generaba empleo ni atraía inversión, y heredó un déficit fiscal de más de cinco puntos del PIB, el más alto en décadas.

¿Y entonces? ¿De dónde pretende esta gente que se saque el dinero para financiar todo lo que exige y por lo que se moviliza?

¿Qué sugieren? ¿Deteriorar aún más las arcas del Estado y disparar un déficit fiscal que ya debe haber superado el 7% del PIB? ¿A qué costo? ¿Al de perder el grado inversor de la economía? ¿Al de transformarnos en Argentina? ¿Al de dejar de ser atractivos para los inversores, que son los únicos que pueden generar los puestos de trabajo que se necesitan para que cada día menos uruguayos padezcan el desempleo?

Porque al ser una central de trabajadores uno debería asumir que al Pit-Cnt le interesa que se genere más empleo. ¿Y cómo se proponen hacerlo si Uruguay no mantiene su economía ordenada? ¿Con más empleados públicos, financiados por todos los uruguayos?

Piden lo que saben que no se puede conceder. No buscan una solución, sino el conflicto. La lucha. La resistencia. ¿A qué costo? Ya se verá.

Hay tiempo. Y cambiar, a veces, es señal de sabiduría.

[email protected]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados