Monseñor Sanguinetti dijo que se hizo “un mar de una cañada”

Visita de obispo a escuelas: "Abramos la cancha"

El obispo de Canelones, monseñor Alberto Sanguinetti, respondió ayer a los políticos que criticaron sus visitas a escuelas públicas de ese departamento para hablar de religión.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sanguinetti, obispo de Canelones. Foto: Iglesia Católica.

Dijo que las reacciones que provocaron hicieron "un mar de una cañada", y aclaró que recurrió a los "canales normales" y que habló "directamente con quien corresponde" antes de ir a los centros educativos.

"Tratamos con las mismas realidades, procurando ayudar. En algunos medios, sobre todo en los más vulnerables, la comunidad católica tiene diversos servicios dirigidos a la promoción de las personas, que frecuentemente son también estudiantes de los centros. Es común que haya complementación de servicios y de visiones", recordó Sanguinetti.

En este sentido, expresó su agradecimiento público por "esos encuentros civilizados, entre gente que piensa libremente, en una sociedad plural, que reconoce distintas pertenencias".

Para Sanguinetti este no es el momento para una discusión acerca de la laicidad, pero se permitió recordar que "no es un dogma de fe". "Es natural que los cristianos aceptemos dogmas revelados, pero estos marcos de interpretación —como el llamado principio de laicidad— permiten distintas formas de aplicación, de variación en el tiempo", sostuvo Sanguinetti en su columna Acerca de mis visitas publicada en la página de la Conferencia Episcopal. Y más adelante recordó que "la ley de educación dice que la enseñanza está abierta a todas las ideas y creencias".

"Aunque no sea políticamente correcto, pienso que no estaría fuera de lugar que, si alguna vez visitara una institución un gran rabino, este diera una charla sobre judaísmo y le hicieran preguntas: los alumnos pueden pensar y alguna vez oír de creencias directamente del que las tiene y no de quienes se oponen", argumentó.

"Algunos creyeron encontrar en este obispo al mismo demonio, porque dicen que soy un duro crítico de José Pedro Varela. Más allá de que lo sea o no, critiqué que solamente haya que repetir lo que dijo Varela, como si fuera palabra sagrada. Porque —creo— se puede evolucionar y pensar distinto", agregó más adelante.

"Abramos la cancha, que saldremos todos ganando, en especial las nuevas generaciones, que ya tienen verdaderos problemas, no la visita de este servidor", concluye el obispo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)