El 4 de junio tiraron bombas de alquitrán en clínica de ex director del Zoo

Veterinario denunció ataques y amenazas de grupos animalistas

La vida del veterinario Fernando Cirillo dio un giro y muy negativo el 4 de junio de 2012. Ese día supervisó el operativo de eutanasia de la última elefante que había en Uruguay —Yothi— y se convirtió en el blanco de grupos de "animalistas" radicales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Con los rostros ocultos por caretas, agreden, acosan y se manifiestan ante veterinario.

Cirillo, quien afirma llevar tres años sufriendo acoso por parte de estos grupos, presentó denuncias policiales y judiciales por amenazas y ataques, el último de ellos el pasado 4 de junio, cuando manifestantes extremistas, con los rostros cubiertos por caretas de animales, arrojaron bombas de alquitrán contra su consultorio y pintaron consignas en calles y paredes, ante la ininmutable presencia de policías de Tránsito que cortaron la calle.

Este hecho derivó en un comunicado de la Facultad de Veterinaria y de organizaciones de veterinarios que repudiaron lo que catalogaron de atentado, solicitaron una reunión con el ministro del Interior Eduardo Bonomi y exigieron que se investigue a los grupos que participaron de la manifestación.

Cirillo era el director del zoológico de Villa Dolores y fue quien decidió la eutanasia de la elefanta Yothi, que sufría artrosis, la enfermedad reumática más frecuente en ejemplares de su especie en cautiverio, informó en su momento la IMM.

El zoológico fue cerrado para este procedimiento y en principio Cirillo junto a otros funcionarios intentaron que se hiciera mediante medicación administrada al animal, pero no lo lograron. Se le inyectaron fármacos para producir "una inmovilización y sedación que nos permitiese en caso de no provocar su muerte, proceder a realizarle dos disparos a un animal narcotizado", detalló un informe elevado por Cirillo a la Facultad de Veterinaria.

"Ya estaba establecido que no íbamos a dejar que el animal muriese por la compresión de sus pulmones ocasionada por su propio peso" y tras evaluar la situación se dio paso a funcionarios de la Guardia Metropolitana que hicieron los disparos.

Represalias.

El 20 de septiembre de 2012, la Facultad de Veterinaria emitió un dictamen, aprobando sin objeciones el procedimiento realizado por Cirillo. Sin embargo, el veterinario fue amenazado en varias ocasiones e incluso en 2013 denunció esto a la Policía y al juzgado penal de 20° Turno.

La situación se hizo más complicada el pasado 4 de junio, fecha en que al cumplirse los tres años de la muerte de la elefanta, se hizo una marcha hasta el zoológico de Villa Dolores por parte de una organización denominada "Este Año Cierra el Zoo", cuyos miembros se cobijan bajo el anonimato en una página de Facebook.

La marcha tuvo un desvío y fue para manifestar frente a la clínica particular de Cirillo. El veterinario denunció a la Policía que tiraron bombas de alquitrán y pintaron con spray las paredes del edificio donde está su consultorio.

La Facultad de Veterinaria, la Academia Nacional de Veterinaria, la Sociedad de Medicina Veterinaria del Uruguay, sus Centros Veterinarios departamentales y las Sociedades de Especialistas acordaron un comunicado en que repudian "el cobarde atentado sufrido en la clínica veterinaria de Cirillo".

También solicitan una entrevista "urgente" con Bonomi y exigen "una profunda investigación de esas autodenominadas organizaciones que pretenden arrogarse el derecho de ser los representantes de los animales" y que "carecen de ética civil y moral", afirma el comunicado.

Al Zoo de Villa Dolores “¡lo vamos a cerrar!”.

La proclama leída el pasado 4 de junio en la manifestación en reclamo del cierre definitivo del zoológico, expresa: “Fuimos nosotros y nuestra lucha los que pusimos el tema en las calles, fue por nosotros que, presas de la desesperación, tuvieron que cerrar temporalmente el zoológico por reformas para intentar calmar las protestas”.

“Los indomesticables, los salvajes, los rebeldes no seremos acallados por las reformas”, agregó la proclama, cuyo texto hace mención a la intendente Ana Olivera, el intendente electo Daniel Martínez, a otros jerarcas de la IMM vinculados al zoológico “y a todos los defensores del encierro”.

“Recuerden lo que decimos nosotros acá… y sepan que no son solo palabras: ¡las reformas no nos pararán, al Villa Dolores lo vamos a cerrar!”

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)