Forman asociación de militares y civiles que participaron en misiones 

Veteranos en operaciones de paz

En 1992 una patrulla del contingente de paz uruguayo reconocía la frontera entre Camboya y Vietnam. De pronto, llegó a una aldea donde vivían unas 400 familias. Tras el primer intercambio, los aldeanos confesaron que eran opositores al Vietcong y que estaban refugiados en la zona. Habían quedado a la espera de apoyo militar de sus aliados americanos.

Aquella gente no sabía que la guerra había culminado casi dos décadas atrás.

A la misión uruguaya no le competía esa situación. Sin embargo, el jefe del destacamento, el hoy coronel retirado Arquímedes Cabrera, ordenó dar seguridad militar a la aldea y empezó a hacer gestiones con ONU. Fracasó en su intento.

En esos días llegó un periodista americano. Cabrera lo disfrazó de militar y lo trasladó hasta la aldea en un helicóptero ruso. El periodista con su crónica salió de Camboya en elefante. La historia alcanzó gran impacto en el mundo occidental.

Finalmente, un avión de la Air Force se llevó a las 400 familias como refugiados a EE.UU.

Historias como esta resurgirán este viernes durante la presentación formal de la asamblea fundacional de la Asociación de Veteranos de las Operaciones de Paz (Avopu).

Se trata de una agrupación compuesta por un 90% de militares a los que se suman policías y personal de distintos organismos del Estado que han prestado servicio en zonas de conflicto del exterior.

La presencia de soldados uruguayos en diversas misiones de paz fue un elemento central para que el país alcanzara el sillón en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, según han reconocido distintos actores de la escena política global. Hasta el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha reconocido y agradecido su labor.

Hasta el momento no había una organización que sirviera para acumular y sistematizar la experiencia adquirida por los efectivos uruguayos.

La Avopu será presidida por el general de Ejército retirado Hebert Fígoli, uno de los jerarcas castrenses con mayor experiencia en el exterior. A lo largo de su carrera estuvo destacado en la frontera de India y Paquistán, Camboya, Ruanda y Tayikistán. En la última etapa fue el comandante de los Cascos Azules en Chipre.

Fígoli indicó a El País que "luego de varias décadas de participación en lejanos escenarios de conflicto, existe una experiencia acumulada, variada producción intelectual y natural sentimiento de camaradería entre quienes han desarrollado conjuntamente tareas en estas modalidades operativas".

Se entiende por "veterano", a los ciudadanos que hayan prestado servicios o cumplido funciones por un período mínimo de tres meses continuados en Operaciones de Paz en el exterior, y cuyo fin de misión haya sido acreditado por el organismo pertinente.

La Avopu no tiene fines de lucro, brindará asesoramiento, publicará material sobre las misiones y hará actos de beneficencia en caso de necesidad.

Si no puede ver el mapa haga click aquí 

Misiones.

Se estima que desde el año 1982 unos 44.000 uruguayos han integrado contingentes o se han desempeñado como observadores militares y policiales e integrando los estados mayores multinacionales.

Las primera participación de las Fuerzas Armadas uruguayas en misiones de paz fue tras el conflicto bélico entre Bolivia y Paraguay por el control del Chaco Boreal entre los años 1935 y 1937 con un grupo de 10 observadores militares.

Décadas después, entrados los años de 1980, militares uruguayos integraron el contingente de la Fuerza Multinacional y Observadores (MFO) en el Sinaí en el marco del Tratado de Camp David suscrito entre Egipto e Israel, con apoyo de Estados Unidos en 1979 tras la guerra por territorios.

En 1992 surgió la posibilidad de destacar un batallón en Camboya, luego vino Mozambique y más tarde Angola. En 1999 se instaló la misión en el Congo y en 2004 en Haití.

En la actualidad, también hay presencia uruguaya en lugares tan remotos como India/Pakistán (Cachemira), Costa de Marfil y Sinaí.

La presencia uruguaya en misiones de paz ha costado la vida de 34 efectivos nacionales. La mayor tragedia ocurrió el 9 de octubre de 2009 en Haití cuando, en un accidente de aviación, fallecieron seis efectivos de la Fuerza Aérea.

VUELO DIFÍCIL.

Volver a nacer en Tayikistán.

En septiembre de 1997 el hoy general retirado Hebert Fígoli concurrió a una reunión en el norte del Tayikistán en una zona montañosa, cerca de la frontera con Pakistán y Afganistán. Iba en un helicóptero de Naciones Unidas junto a representantes del gobierno y de la Resistencia Islámica.

La misión era planificar la repatriación y desarme de 2000 combatientes tayikos refugiados en Afganistán.

A unos 10 minutos de emprender el vuelo de retorno el helicóptero comenzó a perder altura, los pilotos intentaron mantener el control de la nave pero debieron improvisar un aterrizaje en una zona despoblada.

Al bajar comprobaron que uno de los rotores no estaba en condiciones de volar.

De inmediato fueron rodeados por una banda armada. Al principio los "visitantes" se mostraron hostiles pero luego facilitaron los medios para pedir el rescate. Tras subir a otro helicóptero, los técnicos de ONU comprobaron que a escasos 10 centímetros del asiento de Fígoli había cinco impactos de bala que también impactaron sobre el rotor. Por eso, desde ese día, en la misión pasaron a ser conocidos como "los que volvieron a nacer".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados