La Policía prometió ayer reforzar la seguridad en los barrios

Veinte rapiñas a taxis en menos de un mes

El tema seguridad preocupa a los trabajadores del taxi. En poco menos de un mes y solo en Montevideo, 20 taxistas fueron rapiñados en diversos puntos de la ciudad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Días atrás fue asaltado un empleado del presidente de la Gremial del Taxi. Foto: A. Martínez

Las rapiñas se producen bajo diferentes modalidades en Cerro, Curva de Maroñas, Marconi, Casavalle, Pajas Blancas, entre otros barrios. Pero la zona más peligrosa para los taxistas este mes fue Cerrito, donde se cometieron seis de las 20 rapiñas del mes.

Precisamente, el tema seguridad fue el eje central de una reunión entre autoridades policiales, ministeriales y parte de la Patronal del Taxi.

En dicha reunión participó una delegación de Cpatu (Centro de Propietarios de Autos con Taxímetro del Uruguay), encabezada por su tesorero Enrique Mera, el ministro interino del Interior, Jorge Vázquez y el jefe de Policía de Montevideo, Mario Layera.

El encuentro había sido motivada por los hechos de violencia ocurridos durante los últimos días, en los que un trabajador del taxímetro fue golpeado durante una manifestación del Suatt y por el robo e incendio de un coche que era propiedad del presidente de la Gremial, Óscar Dourado.

El encuentro había sido pactado para las 16:30, pero temas de agenda del jefe policial obligaron a adelantar la reunión, que comenzó pasadas las 14:30 en el despacho de Layera. El diálogo duró poco más de una hora y los participantes, al salir, manifestaron conformidad con las respuestas recibidas.

"Layera transmitió sensibilidad por el momento que estamos viviendo. Nosotros por nuestra parte, brindamos la información que teníamos respecto a los hechos ocurridos", señaló Mera en diálogo con la prensa a la salida de la reunión en Jefatura.

Mera también aclaró que "durante la reunión separamos el robo e incendio del taxi de Dourado de los temas sindicales", aunque reconoció que "alrededor de toda esta situación hay mucha violencia".

Respecto a la seguridad de los trabajadores del taxímetro, Mera anunció que "ya hay procedimientos marcados" para preservarlos.

"Ya hemos actuado sobre nuevas líneas de comunicación para actuar con mayor velocidad", explicó Mera. Dijo que la Policía "va a brindar el apoyo necesario en los puntos más complejos y donde suceden más asaltos".

Por su parte, Jorge Vázquez, a la salida de la reunión señaló que se reafirmó "nuestra voluntad acerca de la solución de estos temas".

Respecto a las investigaciones que viene llevando a cabo la Policía sobre los casos ocurridos en los últimos días, el ministro interino afirmó que no se pueden relacionar todos los hechos con el tema sindical.

"Estamos en un momento de mucha sensibilidad y hay cosas que se pueden vincular, pero no podemos hacerlo con todo lo que pasa, por lo menos hasta que se demuestre fehacientemente que tienen relación", afirmó Vázquez.

Conflicto.

El sector del taxi vive un duro conflicto sindical como consecuencia del despido de dos telefonistas, lo cual ha enfrentado a la patronal con los trabajadores.

Ayer, una representación de la Unott, integrada principalmente por trabajadores del taxi, se reunió con el ministro de Trabajo José Bayardi y el director nacional de esa cartera, Luis Romero. "Hubo un compromiso público, por parte de la gremial, de reincorporar a la totalidad del personal que había sido enviado al seguro de paro y quedan dos trabajadoras que aún no resolvieron su situación", estableció Romero, en declaraciones a El País.

"La posición del Ministerio de Trabajo es que estas dos trabajadoras deben ser retomadas y la patronal debe cumplir con los compromisos asumidos", afirmó el jerarca.

Hoy a la tarde, la patronal tiene pactada una reunión con la delegación del Ministerio de Trabajo. De no concurrir, el propio Romero anunció que "habrá sanciones".

En tanto, desde las 20 horas de ayer, el sindicato del taxi realizó una paralización de actividades acompañada de una movilización. Al grito de "se va a acabar la prepotencia sindical", unos 60 trabajadores del taxi y 12 coches, marcharon desde la sede del Suatt hasta Burgues y Bulevar Artigas, a pocos metros de la sede de la patronal.

Carlos Silva, dirigente del Suatt, dijo a los medios que en la jornada de mañana habrá un plenario en el que "se evaluará esta semana de conflicto y se estudiarán los pasos a seguir en la próxima semana".

Rosa negó acusación

Alberto Rosa, el taxista agredido el pasado sábado mientras trabajaba cuando el Suatt realizaba una manifestación, desmintió que tuviera un cuchillo, como dijo el dirigente sindical Carlos Silva en declaraciones a El País, pero aclaró que "si hubiera tenido un revólver, 4 o 5 quedaban en el suelo". El trabajador señalo, además, que "el muchacho del sindicato, cuando declaró ayer, dijo que sintió un tumulto en la esquina y cuando llegó me encontró con un cuchillo en la mano y que ellos no tuvieron nada que ver. Pero yo no tenía ningún cuchillo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)