vea el video

Vecinos pelearán "hasta el final" con la IMM por espacio verde

En el límite del Prado con Aires Puros existe un espacio libre que para algunos puede parecer un simple descampado, pero que para los vecinos es el pulmón del barrio, además de la última parcela virgen de lo que fuera la primigenia Sociedad Criolla Elías Regules.

Desde hace años el terreno ha servido también de estacionamiento para el teatro de verano Pablo Estramín (quien viviera pocas cuadras de allí), el segundo más grande de Montevideo después del Ramón Collazo.

El 22 de agosto de 2013, los vecinos de este espacio ubicado sobre Pedro Trápani, entre Bayona y Comandiyú, fueron a la Junta Departamental de Montevideo a presenciar lo que sabían era una muerte anunciada: la expropiación del terreno para hacer 11 unidades habitacionales en las que se realojarán las últimas familias del asentamiento "Las Duranas". La expropiación se aprobó con los votos del Frente Amplio y la sesión terminó de forma abrupta, con insultos e incluso con amenazas de agresión física.

Pasados más de dos años, nada se hizo en el lugar, hasta que hace pocos días fue cercado por una empresa constructora que, finalmente, hará las viviendas a pedido de la Intendencia de Montevideo.

Los vecinos tenían la esperanza de que la comuna hubiera "recapacitado", o de que "el nuevo intendente Daniel Martínez mantuviera su promesa de preservar los espacios libres y patrimoniales", según comentaron varios de ellos a El País. "Vamos a defender nuestro espacio libre hasta el último momento", destacaron.

Casi inmediatamente de iniciadas las tareas de preparación del suelo, el frente de obra se vio tapizado con grandes grafitis: "La Intendencia no escucha a los vecinos, viola el digesto y destruye el espacio verde", resumen las inscripciones.

Antes que la comuna tomara la decisión de expropiar el predio, los vecinos venían promoviendo un proyecto para equipar el espacio abierto (que se encuentra así desde hace unos 70 años) y hacer una plaza de juegos para niños, así como un lugar donde se pudieran reunir las personas mayores. Con estas ideas se anotaron incluso para un Presupuesto Participativo, pero la Intendencia les confirmó después que tenía otros propósitos.

El espacio libre comenzó a ser intervenido hace pocos días. Foto: F. Ponzetto
El espacio libre comenzó a ser intervenido hace pocos días. Foto: F. Ponzetto

Tenso encuentro.

Ayer, mientras un equipo periodístico de El País recorría la zona y se entrevistaba con vecinos, el alcalde del Municipio C, Rodrigo Arcamone, se hizo presente.

—Esta área verde era nuestra, acá jugaban nuestros hijos —le reprochó una de las vecinas al jerarca municipal.

—Esa aérea verde es un cuadrado de pasto que para lo único que sirve es para estacionamiento de los autos, de los vecinos también —respondió Arcamone.

— Lo que pasa es que no estás familiarizado con lo que hay acá. Es la primera vez que venís, no sabías ni donde quedaba el lugar.

—¡Hábleme con respeto señora! —dijo el alcalde.

—Te estoy hablando con respeto, no te estoy tomando el pelo.

El intercambio con los vecinos transcurrió mientras Arcamone era entrevistado por El País. El clima se fue poniendo más tenso con el paso de los minutos.

—¡Déjeme hablar señora, por favor! ¡Ubíquese! —le dijo el alcalde a una de las vecinas que replicaba sus dichos. —No creemos, como dicen los vecinos, que esto mañana se va a convertir en un cantegril de bloques. Eso es lo que dicen los vecinos. Parece que hacen una proyección a futuro, saben lo que va pasar a futuro. Y nos plantean que esto va a ser un asentamiento. Yo lo que les planteo es que esto es parte de la transformación social. Sabemos cuáles son las familias que se van a realojar, son nueve y sabemos en qué trabaja cada uno de ellos.

—Los vecinos no sabemos absolutamente nada. Y nosotros somos los que vivimos en este barrio.

—No creemos que los pobres tengan que irse a otro barrio. Esta gente (las familias del asentamiento) vivía a dos o tres cuadras de acá.

—Hay 60 personas que mandaron para otro lado, fuera del barrio Las excluiste. Y a nueve las privilegiás. ¡Entonces son un clasista! —le espetó un hombre.

Epítetos varios.

Entre acusaciones de ser "soberbio", un "chiquilín que recién arranca en la política" (Arcamone tiene 30 años), un "tupita con IPhone" (expresión recientemente popularizada), de "tomarle el pelo a la gente" y de "desconocer el digesto municipal", Arcamone terminó por anotar con una colaboradora que lo acompañaba algunos reclamos que le plantearon, con el compromiso de analizarlos.

Algunos de los reproches partieron de Myriam Machado, una abogada jubilada de 72 años que le dijo tener "muchísimos años de militancia, muchos más que vos, dentro del Frente Amplio".

También le explicó que si elimina el parking, violará el digesto municipal, "que dice que tiene que haber una plaza de estacionamiento por cada 15 espectadores".

El alcalde se molestó cuando la vecina le tocó el hombro. "No me toque", le pidió, corriéndole rápidamente el cuerpo.

Arcamone aseguró a El País que el proyecto establece la creación de plazas de estacionamiento para el teatro —los vecinos le indicaban que no hay espacio para ello— y que "como ocurre en otros barrios", los autos "podrán parar en la calle". Dijo desconocer si el proyecto de viviendas abarca dos ombúes centenarios que los vecinos quieren preservar, aunque señaló que "si tienen algún tipo de protección patrimonial, seguramente serán preservados".

HISTÓRICO.


Predio que fue de la criolla Elías Regules.


Los terrenos fueron adquiridos en el año 1895, pero la piedra fundamental de la Sociedad Criolla Elías Regules recién se coloca en 1899. Un año después se inauguran las instalaciones con una estructura muy similar a la que actualmente subsiste, particularmente en su nave principal. Allí estuvo hasta 1943, cuando por un convenio con la Intendencia y por necesidades de la propia comuna, para atender las necesidades del saneamiento de la zona, la sociedad se muda a su local actual de la Avenida Bolivia.

PEDIDOS.


Carta al intendente Daniel Martínez.


El 14 de septiembre de este año, los vecinos movilizados le enviaron una carta al intendente Daniel Martínez, solicitándole "la inmediata detención de toda intervención en dicho predio, hasta lograr una nueva instancia de intercambio entre los vecinos y las autoridades comunales, considerando que uno de los ejes fundamentales de su programa es la conservación, preservación y desarrollo de los espacios verdes". En la misiva también solicitan se preserven los viejos ombúes, alertan por la afectación del espacio cultural y piden "se reconsidere la propuesta de los distintos emplazamientos sugeridos por la Comisión en Defensa del Espacio Verde y Cultural".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados