Secundaria entre abrir liceos los sábados o postergar el fin de los cursos

Vázquez pidió recuperar clases perdidas por paros

El presidente Tabaré Vázquez pidió que los consejos de educación Primaria y Secundaria busquen alternativas para que se recuperen las clases perdidas por paros.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Escolares: la opción que se maneja es postergar el fin de cursos.

La ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, dijo a El País que fue ella quien, a solicitud del mandatario, le pidió a la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) que comunicara a los diferentes consejos que tienen la misión de buscar la forma de recuperar los días.

"Esta no es una idea de la ministra de Educación y Cultura, es algo que pidió el propio presidente Vázquez", señaló Muñoz.

La jerarca reconoció que no sabe "de qué manera" se va a hacer esto, y que "cada consejo deberá ver cómo es que lo hace, pero se tienen que recuperar".

En Montevideo es donde se presentan los mayores desafíos, ya que en Primaria se han perdido 15 días por paros, y 20 en Secundaria.

A esto hay que sumarle el paro de hoy jueves. El Pit-Cnt convocó a un paro parcial, pero la Asociación de Maestros del Uruguay (Ademu-Montevideo) y la Asociación de Docentes de Educación Secundaria (ADES-Montevideo) pararán por 24 horas (ver página A7).

En el interior, en tanto, el promedio de días perdidos, en ambos subsistemas, es de tan solo cinco. Y hoy en los demás departamentos pararán solo desde las 9 a 13 horas, como llamó el Pit-Cnt.

Perspectivas.

En Primaria no parece tan difícil poder cumplir con la misión encomendada por el presidente Vázquez, ya que estaba previsto terminar las clases el 14 de diciembre, y tienen margen para extender el fin de cursos hasta el 22.

El problema está en Secundaria, donde enseguida que terminan las clases empieza el período de exámenes.

El primer plan que planteó Secundaria fue el de aumentar los horarios de clase de cada jornada. Esto fue descartado de lleno por la Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria (Fenapes). Su presidente, José Olivera, dijo a El País que la idea es "inaplicable", porque cuando termina un turno enseguida empieza otro, y los profesores deben muchas veces trasladarse a otros liceos.

La directora general de Secundaria, Celsa Puente, planteó ayer un segundo plan, que implicaría tener clases los días sábado. Ya hay varios liceos que abren sus puertas ese día, pero se suelen llevar adelante actividades recreativas y de integración, y no materias tradicionales. En declaraciones a El Observador, Puente precisó: "Estamos proponiendo que se discuta en las instituciones qué profesores podrían trabajar los sábados".

Por su parte, Muñoz, señaló que otra alternativa posible es postergar la fecha del fin de cursos, sin importar que este coincida con las fechas en las que comúnmente se llevan a cabo los exámenes. "Se puede aumentar el tiempo igual, corriendo todo para adelante, inclusive los exámenes", sostuvo la jerarca.

Sin embargo, la ministra dijo que ella no "incidirá" en la decisión, porque "resolver de qué manera se recuperan las clases está en manos de la ANEP" y que el Ministerio "no quiere violar su autonomía".

Hasta ahora, lo que sí está resuelto es que se suspenderán las vacaciones de septiembre, lo que implica una semana más de clases para los alumnos de liceos, y tan solo un día más para los de Primaria —pues tenían solo tres días libres, y dos se perderán por una Asamblea Técnico Docente (ATD) y el Día del Maestro. Estas vacaciones será la próxima semana.

Situación.

Según un informe publicado la semana pasada por El País, si las clases en los liceos terminan en las fechas que están previstas, o sea en la última semana de noviembre, en el Ciclo Básico, en Montevideo se llegará a 150 días de clase y a 145 en el Bachillerato.

El objetivo que se habían puesto para este año era llegar a entre 180 y 185 días de clase. Viendo la realidad actual parece algo poco posible. Tanto ADES como Ademu están en pie de guerra con la propuesta presupuestal del gobierno, y se declaran en conflicto, pese a que decidieron volver a las aulas hace un par de semanas. Así que, es muy posible que mientras el Parlamento discute el proyecto de ley presupuestal que entregó el Poder Ejecutivo, se resuelvan más días de paros. Entre otras cosas, porque no parece haber margen para responder al reclamo principal de estos gremios, de llegar a un piso salarial para los recién recibidos de 30.000 pesos en 2019; el gobierno (con el apoyo de la ANEP) ofreció hasta 25.000.

Voces de diferentes partidos han señalado la necesidad de llegar a una cantidad mínima de 200 días de clase. Lo hizo el presidente Vázquez durante su campaña, lo sugirió una vez el expresidente José Mujica y el senador colorado Pedro Bordaberry presentó el año pasado un proyecto en este sentido (que desde febrero está en los cajones de los legisladores de la Comisión de Educación de la Cámara Alta).

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) recomienda llegar a 210 días de clase.

Murro: "La plata a cambio de nada, no".


El ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, advirtió que para el gobierno es fundamental el cumplimiento de metas de gestión en el sistema educativo y el cumplimiento de las cláusulas de paz que se firmen con los sindicatos de la enseñanza estatal. Ambos puntos están incluidos en el proyecto de ley de Presupuesto que el Poder Ejecutivo envió al Parlamento.

"La moneda de cambio es la mejora del proceso educativo. No puede ser que la gente se lleve la plata al bolsillo a cambio de nada", sostuvo el ministro a El País. "No se puede parar por las cosas que se acordaron. Puedo parar por otras cosas. Los acuerdos son para cumplirse", añadió.

Murro dijo que apoya la inclusión en el proyecto de presupuesto del artículo que condiciona la concesión de partidas extras a los trabajadores de la enseñanza a la firma de un convenio entre los sindicatos de la educación pública y el gobierno antes de que termine el año.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados