Le preocupa el consumo temprano entre adolescentes

Vázquez consigue apoyo para su guerra al alcohol

El presidente Tabaré Vázquez convocó a Cambadu, al sindicato de la bebida y a la oposición a la residencia de Suárez y les dejó en claro que quiere, con el concurso de todas las partes a las que recibió, elaborar un proyecto de ley nuevo para combatir el consumo problemático de alcohol sin un enfoque "fundamentalista". Vázquez dejará sin efecto el proyecto que había impulsado el anterior gobierno. 

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Vázquez ayer con la oposición, comerciantes y la FOEB. Foto: Presidencia.

En una introducción de carácter general que realizó, el mandatario explicó que no quiere combatir el consumo en la calle de alcohol ni tomar una actitud "fundamentalista", ni implantar una "ley seca", pero que le preocupan las consecuencias del consumo excesivo de alcohol como los accidentes de tránsito y la violencia doméstica. También le inquieta el consumo temprano de alcohol.

El diputado blanco Álvaro Dastugue planteó en la reunión que la edad promedio de inicio en el consumo de alcohol pasó de entre 15 y 16 años hace un lustro a entre 12 y 13 años. Por ese motivo, el Partido Nacional insistirá en el grupo de trabajo que se conformó para avanzar en la elaboración de la ley, en la necesidad de contar con una política nacional que abarque a todas las edades y a todos los consumos. Se deberá enfatizar en los esfuerzos de educación y prevención y para asegurar que no haya expendio de alcohol en escenarios deportivos y centros educativos, comentó. Por su parte, el senador colorado Germán Cardoso consideró fundamental comenzar cuanto antes con los trabajos para redactar una nueva ley.

El diputado del Partido Independiente Daniel Radío dijo en la reunión que se había opuesto al proyecto del anterior gobierno porque creaba "una nueva institucionalidad y era demasiado general". Para Radío deberá focalizarse la atención en los grupos de riesgo y prohibir que se venda alcohol en las estaciones de servicio. "Es una contradicción que donde van los autos haya alcohol", comentó Radío. "Hay que focalizar porque el 80% de alcohol no es problemático y se calcula que el 5% corresponde a menores de edad", señaló. "El presidente dijo que quiere trabajar con cabeza abierta y la reunión nos pareció esperanzadora", señaló.

Por su parte, Richard Read, dirigente de la Federación de Obreros y Empleados de la Bebida (FOEB), comentó que "hay un 8% de la población que tiene un consumo problemático, pero hay un efecto en la opinión pública y de sensación térmica que es real y que son los accidentes en el trabajo y en el tránsito". "Con los diagnósticos todos coincidimos, hacen faltan propuestas porque esto es un flagelo al que hay que ponerle un alto", agregó.

El gobierno baraja implantar limitaciones publicitarias, nuevas exigencias para los vendedores que incluyen licencias especiales y pagadas, fuertes sanciones para quienes expendan a menores de edad y, eventualmente, cambios impositivos.

El grupo de trabajo volverá a reunirse el 29 de abril y todas las partes llevarán sus aportes al encuentro.

El anterior gobierno había marcado como prioridad la regulación del mercado de alcohol al que se oponían las fábricas de cerveza pero finalmente el proyecto respectivo no llegó a ser tratado. Ese proyecto creaba la Unidad Reguladora de Bebidas Alcohólicas que iba a depender de la Presidencia de la República que ahora quedaría de lado y que se financiaría con una tasa.

Se calcula que entre el 50 y el 60% del consumo de alcohol corresponde a vino, entre el 20 y el 22% a alcoholes destilados (como el whisky) y entre el 18 y el 20% a la cerveza. Unos 70.000 uruguayos son consumidores "abusivos" de alcohol.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados