FEMICIDIOS

Vanesa y Sirley, dos víctimas más

En la última semana hubo otros dos femicidios: Vanesa Monzón en Treinta y Tres y Sirley Silva en Tacuarembó.

Todavía no terminó febrero y ya cuatro mujeres fueron víctima de femicidio en Uruguay. Foto: F. Ponzetto
Todavía no terminó febrero y ya cuatro mujeres fueron víctimas de femicidio en Uruguay. Foto: F. Ponzetto

Febrero es el mes más corto del año, sin embargo en escasos 20 días ha sido trágico en lo que respecta a violencia de género: en los últimos 15 días tres mujeres fueron asesinadas por familiares y una fue baleada por su expareja.

El lunes 19 de febrero Vanesa Monzón Martínez, se convirtió en el tercer femicidio del año al ser asesinada por su pareja de tres disparos en la cabeza en Vergara (Treinta y Tres), mientras uno de sus seis hijos y dos sobrinos dormían.

Tenía 32 años y fue encontrada por una de sus hijas mayores, quien había salido con hermanos y familiares a disfrutar del un espectáculo de carnaval.

Tras asesinar a su pareja, Daniel Araujo se dio a la fuga. Al ser detenido por la Policía fue encarcelado donde se ahorcó antes de declarar.

Eva Monzón Martínez, hermana de Vanesa, recordó a su hermana con cariño: "Nunca tuve intercambio de palabras o una discusión con mi hermana, era todo para mí, no podía estar sin verla más de una semana",

"Lo que me queda son los recuerdos que vivimos juntas. Las risas que compartíamos, la vamos a recordar mucho", sostuvo y agregó: "Extrañaré el mate de cada mañana como voy a extrañar sus mensajes de todos los días cuando estábamos cada una en su casa".

Sandra Rodríguez, amiga de Vanesa, destacó lo buena madre que era: "Era una madre ejemplar, dio todo por esas criaturas y los sacó adelante, los tenía educados, los amaba, los cuidaba", aseguró.

María Caldas era vecina de siempre y contó que Vanesa "era alegre, le gustaba mucho bailar, salir sola o con sus hijos". Además "fue una niña muy tranquila, muy enamorada desde chica pero buena gente".

En los últimos meses, luego de haberse puesto en pareja con su asesino, coincidieron su hermana y su vecina, Vanesa había ido perdiendo la alegría poco a poco. Sin embargo, ninguna de las dos pensaba que Vanesa hubiese sido víctima de violencia física. Y mucho menos que terminara asesinada.

Sonriente y dulce.

La noche del 21 de febrero Santiago, un niño de ocho años, se quedó sin madre por un nuevo femicidio en Uruguay, concretamente en la ciudad de Tacuarembó. Sirley Silva Ferreira tenía 25 años, se había tatuado el nombre de su hijo hacía solo unos días y lo mostraba orgullosa. La noche del miércoles fue asesinada por su tío, quien borracho tras una discusión "por motivos familiares" le dio una puñalada en el tórax. Sirley fue trasladada a un hospital, tras un llamado anónimo a la Policía, y allí falleció.

"Feliz de ser yo", así se definía ella misma en su cuenta de Facebook que familiares, amigos y conocidos han compartido desde la tragedia dejando sus mensajes de pésame y recuerdos.

Jennyfer Martínez era vecina y amiga de Sirley desde siempre. "El frente de mi casa es pegado al fondo de la suya y nos separa solo un muro de tablitas al que saltó varias veces para venir conmigo. Compartimos mates, almuerzos, meriendas y cenas. Siempre tan compañera para todos y hoy nos duele tanto esa triste partida", lamentó.

En el barrio Sirley era conocida por su buen humor y simpatía: "Ella con su sonrisa siempre. A las carcajadas con todos", rememoró.

Era una mujer dedicada a su hijo "al cien por ciento" y que "siempre estaba preocupada por que tuviera una buena alimentación, que toda la casa estuviera en orden así su hijito jugara en un lugar limpio y prolijo", aseguró Jennyfer. Además, destacó que el pequeño disfrutaba de la buena relación de sus padres.

La amiga contó que Sirley era una mujer que "amaba mucho a su madre y sus hermanos" y agregó: "Donde esté solo le pido que nos cuide y que jamás borre los lindos recuerdos que tenemos de ella".

El día de su muerte, como tantos, otros Jennyfer y Sirley habían compartido parte de su día: "Charlamos y reímos como siempre. Nunca imaginé que sería nuestra última vez", dijo y concluyó pidiendo justicia por su "dulce" amiga.

Baleada.

Durante la última semana los crímenes contra mujeres no pararon. En Piriápolis, en las primeras horas del jueves un hombre disparó tres veces a su expareja que se encontraba en su casa junto a su madre, informó el semanario La Prensa.

Dos de los disparos llegaron a destino y la hirieron en el abdomen, mientras que otro rozó su mano. Un policía que pasaba cerca de la casa escuchó las detonaciones e intervino, la mujer fue internada, operada y al cierre de esta edición estaba estable. El hombre fue detenido en el lugar.

Este no es el primer caso del año en el que un hombre intenta asesinar a su pareja y ella se salva. En San Carlos, en enero un hombre intentó asesinar a su pareja a martillazos y no lo consiguió. El agresor continúa prófugo.

Vea el especial Muertas No Sueñan

VIOLENCIA DOMÉSTICA

Información útil


Línea para asistencia a víctimas de violencia doméstica:


Desde una línea fija 08004141
Desde celulares *4141


El servicio es gratuito, confidencial y anónimo y la llamada no queda registrada en la factura. En función de la situación y la demanda planteada se deriva a la persona a servicios y recursos públicos o privados especializados.
Horarios: Lunes a viernes de 8:00 a 24:00hs , sábados y domingos de 8:00 a 20:00hs.

¿Qué hacer ante una situación de violencia? (Red Uruguaya de violencia doméstica)

• Hablalo con personas de tu confianza: familiares, amigas/os, vecinas/os.
• Si decidís hacer una denuncia policial buscá antes el asesoramiento y apoyo de los servicios especializados en violencia doméstica que te dan el Estado y las organizaciones civiles.
• Irte de tu casa porque te maltratan no es abandono de hogar. Si decidís hacerlo dejá una constancia en la Seccional Policial.
• Si estás lastimado, recurrí a cualquier centro asistencial, policlínica o emergencia móvil y pedí un certificado por las lesiones constatadas.
• Evitá estar solo cuando percibas que pueden agredirte.
• Alertá a alguna vecina/o para que pueda ayudarte. Dejá alguna ventana abierta y la puerta sin llave.
• Si el agresor ya no vive en tu casa, no le abras la puerta y si insiste llamá al 911.
• Cuando visite a tus hijos/as evitar estar solo
• Cambiar las rutinas si te persiguen.
• Pedí que te acompañen al salir del trabajo, fijate si el agresor se encuentra en las cercanías para evitarlo y/o llamar a la policía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos