Competición Solar Decathlon

Uruguay líder en casas ecológicas

Grupo de universitarios obtuvo primer premio en certamen internacional de arquitectura.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Integrantes de "La Casa Uruguaya", en Cali, en evento internacional universitario.

Una casa creada y construida por jóvenes uruguayos obtuvo el primer puesto en el Solar Decathlon 2015, una competencia internacional que premia la construcción de viviendas sustentables de tipo social. Es decir, que no tengan un valor superior a los 50.000 dólares.

Todos eran estudiantes, docentes o egresados de la Universidad ORT y compitieron con 15 equipos de Colombia, Panamá, México y Perú. Algunos estaban asociados con universidades inglesas, españolas y norteamericanas.

Este certamen de arquitectura sostenible no se había hecho nunca en América Latina; las ediciones anteriores habían sido en países como Estados Unidos y Japón.

La obtención del primer premio por parte de "La Casa uruguaya", (así la llamaron) fue el final de un camino que comenzó hace dos años. A fines de 2014, el equipo de uruguayos fue seleccionado para participar de la competencia, y para esto debían crear una vivienda que utilizara tecnología de vanguardia y sistemas innovadores a costos acordes al contexto, con la mayor eficiencia energética y el máximo confort, demostrando que era realizable en el mundo real y no solo en un concurso.

En septiembre de este año crearon un prototipo y lo montaron en la explanada del shopping Tres Cruces para que el público pudiera recorrerla.

Tres meses después, hacia fines de noviembre desembarcaron en Cali, Colombia para hacer la definitiva (la casa debía poder ser construida en 10 días). "Los últimos dos días casi ni dormimos", narró a El País Nicolás López (31), licenciado en Gerencia y Administración por la universidad, y miembro del equipo que viajó al país caribeño.

Finalizada la construcción comenzaron las pruebas. Para quedarse con el primer premio, debían superar 10 competencias. Este tipo de instancias estaban enfocadas en aspectos como la arquitectura y la adaptación de los planos al entorno; la ingeniería, la eficiencia energética o el confort.

Cada instancia sumaba puntos para la calificación final. Según López, en la mayoría "La Casa Uruguaya" salió entre los primeros tres puestos. En el rubro innovación incluso se quedó con el primer lugar. Sin embargo, en las últimas dos competencias, sobre diseño urbano e ingeniería y construcción, prácticamente no sumaron puntos.

"Eso nos dio muchos nervios porque no sabíamos si nos daban los puntos", apuntó López, quien siguió la definición final desde Montevideo a través de Youtube. Estudiantes, egresados, familiares, docentes e integrantes de Ñande, (constructora de viviendas innovadoras destinadas a realojos) se reunieron en la Universidad ORT para ver la transmisión.

López y otros miembros del equipo ya habían vuelto a Uruguay una vez que terminó la etapa de la construcción. Otros permanecieron hasta la instancia final, que se llevó a cabo el pasado martes 15.

La presentación de los resultados estaba prevista para las 21 horas pero hasta las 23.30 no llegó la noticia.

"Cuando dijeron que habíamos ganado explotó todo", rememoró López. "Estábamos todos súperemocionados. Yo nunca había llorado de felicidad, me acuerdo y se me corta la voz".

ADAPTABLE.

El Solar Decathlon es valorado en el mundo como un certamen de alto prestigio en lo que respecta a la arquitectura sostenible y sustentable.

Por arquitectura sostenible se entiende el tipo de diseño y construcción que optimiza los recursos naturales y los sistemas de edificación, de tal modo que minimicen el impacto ambiental de los edificios sobre el medio ambiente y los habitantes del inmueble.

"La Casa Uruguaya" cuenta con detalles que la posicionaron en ese lugar. Por ejemplo, cuenta con un mecanismo de refrigeración llamado "Sistema de enfriamiento radiativo".

Creado por los uruguayos, consiste en una placa colocada en el techo que se enfría durante la noche. Los universitarios probaron que en ese tiempo la estructura se enfría entre 10 y 11 grados por debajo de la temperatura ambiente. Ese frío es conservado por el sistema y "entregado" hacia adentro de la casa al día siguiente después del mediodía. Así, se enfría el interior sin consumir energía.

La vivienda debía poder adaptarse al calor de Cali pero los uruguayos la crearon para que, al mismo tiempo, cumpliera con los requisitos de las viviendas uruguayas, en cuanto a ser fresca en verano y cálida en el invierno.

Otro de los modos que encontraron para protegerla de las temperaturas exteriores fue envolverla en una suerte de malla que en invierno frena el viento y en verano la protege del calor. La construcción cuenta con dos paredes, una cubierta por una malla y otra que tiene contacto con el sol. Entre medio de ambas circula aire, que también refrigera.

Las ventanas dan al norte, para que haya iluminación en el interior; en esa zona no hay malla. "Es como ponerle un sobretecho, una sombrilla", ilustró Eliseo Cabrera, arquitecto que coordinó el proyecto.

Con este premio, "Uruguay queda en un lugar de privilegio en lo que es arquitectura sustentable", consideró Cabrera, para quien la competencia demuestra que el país puede hacer este tipo de edificaciones sin incurrir en gastos excesivos.

"En Uruguay ya es posible la sostenibilidad y la energía solar. La idea es que esto sirva para los tomadores de decisiones que aún dudan si hay capacidad técnica", subrayó.

¿Con o sin aire acondicionado?

Una de las discusiones que se planteó en el certamen internacional fue si las viviendas de interés social, dirigidas a personas de bajos recursos, podían o no tener aire acondicionado. Los uruguayos plantearon que esto era posible y que, acompañado de otras ideas incorporadas en el diseño, no representaba un gasto desmedido. Para Eliseo Cabrera, coordinador del proyecto uruguayo, es un prejuicio que en Uruguay también está instalado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados