JORGE BATLLE 1927-2016

Uruguay dice adiós a un indomable defensor de la democracia y la libertad

Velatorio con honores de Estado en el Palacio Legislativo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El expresidente en su biblioteca que ocupaba todo un apartamento. Foto: archivo El País

Jorge Batlle Ibáñez falleció ayer lunes 24, un día antes de cumplir 89 años de edad. El ex presidente estaba internado en el Sanatorio Americano, donde había sido trasladado el domingo 16 desde el Hospital de Tacuarembó. Un accidente en esa ciudad el jueves 13, en el que se golpeó la cabeza, le provocó un hematoma intracraneal. Fue operado de urgencia en el hospital tacuaremboense.

Sus restos serán velados hoy a partir de la hora 8 en el Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo. A la hora 15 el cortejo saldrá hacia la Casa del Partido Colorado y a las 16.30 será su entierro en el Cementerio Central.

El Poder Ejecutivo decretó duelo oficial en esta jornada con honras fúnebres y bandera a media asta en todas las reparticiones del Estado. El gobierno destacó la defensa de los valores democráticos del ex mandatario.

El decreto recuerda que Jorge Batlle Ibáñez fue el primer presidente uruguayo del siglo XXI, para el período marzo de 2000 a marzo de 2005, y su larga trayectoria política. Señala además que tanto en el ejercicio de los cargos públicos como en su vida política en general, fue defensor de los valores democráticos y tuvo una intensa y comprometida labor a favor del país.

Batlle es el primer presidente de la República desde la recuperación de la democracia en 1985 que fallece.

El prosecretario de la Presidencia, Juan Andrés Roballo, dijo anoche a El País que el Poder Ejecutivo fijó "duelo oficial" y no "duelo nacional" que supone feriado, porque hubiera sido necesario remitir un proyecto de ley al Parlamento.

El duelo oficial no implica la suspensión de las clases.

" Falleció como consecuencia del grave estado en que se encontraba internado", informó el centro médico en su página web. "Lamentablemente el esfuerzo realizado por todo el equipo de salud no fue suficiente para revertir el cuadro clínico en el que ingresó el doctor Batlle tras el suceso que vivió días atrás", agregó el comunicado del Sanatorio Americano.

Reacciones.

Políticos de todos los partidos consultados por El País lamentaron el fallecimiento de Batlle.

"Sentimos que con él se va también parte de nuestra propia vida. Dejándonos, sin embargo, ese legado de patriotismo y grandeza que, aun en la controversia, le hacía admirable", escribió el ex presidente colorado Julio María Sanguinetti, en una columna que se publica en la página B/4 de la edición de hoy de El País.

El expresidente Luis Alberto Lacalle, del Partido Nacional, señaló a El País que "nunca fue fácil en Uruguay hablar de Batlle, porque hay demasiada historia, demasiada genética" y destacó que es un "caso único en el mundo que una familia haya tenido cuatro presidentes".

"Podemos decir que Batlle fue digno de esa tremenda carga de tradición, más allá de lo que hayamos discrepado los blancos con los colorados en estos 150 años de historia. Fue un patriota, un hombre honesto, que a la vez no se callaba las cosas y le hizo por eso un gran favor a la opinión pública", destacó Lacalle, quien por otro lado destacó que el Partido Nacional "decidió acompañarlo en 1999", cuando le dio su apoyo en la campaña por el balotaje, en la que Batlle enfrentó a Tabaré Vázquez, candidato del Frente Amplio.

En tanto, el senador Jorge Larrañaga, también del Partido Nacional, dijo a El País que "como excepción y como blanco" iba a decir por primera vez "¡Viva Batlle!". El senador dijo sentir "mucho dolor por la muerte de un amigo".

"Como diría mi padre: genio y figura hasta la sepultura. Una persona con gran coraje y con una actitud de servicio. Por eso vaya mi respeto a sus familiares, al Partido Colorado y a todo el pueblo uruguayo que seguro reconoce en él un servidor", añadió.

En tanto, el senador Pedro Bordaberry, del Partido Colorado, dijo a El País que "los uruguayos deberían sentirse medio huérfanos" por el fallecimiento de Batlle. "Fue un actor de primera línea del Uruguay desde hace 60 años y es muy difícil imaginarse el país sin él. Sin este hombre no se explica el Uruguay", destacó. Bordaberry, que fue Ministro de Turismo entre 2003 y 2005, en los últimos años de la presidencia de Batlle, lo definió como "una persona que con el ruido de sus palabras provocaba el pensamiento. Un gran provocador que siempre miraba las cosas de un ángulo distinto".

El senador destacó que semanas atrás el exmandatario le informó sobre la gira que iba a hacer por el interior —Batlle se golpeó la cabeza en la ciudad de Tacuarembó mientras practicaba de una charla con militantes colorados, un acontecimiento que luego desencadenó en su muerte— para "convencer a la gente".

También el ex presidente y actual senador del Frente Amplio, José Mujica, se pronunció anoche. "En la coincidencia o en la diferencia siempre puso su diseño a favor de lo que él pensaba como rumbo para el país y en ese momento cabe dar un abrazo a sus familiares íntimos, a sus partidarios y a todo el pueblo porque fue nuestro presidente", dijo Mujica a Telenoche.

El senador del MPP recordó a Batlle como "un luchador", "talentoso", "entretenido" y "soportaba las bromas".

El senador Pablo Mieres, del Partido Independiente, dijo a El País que Batlle "fue un gran demócrata y un gran republicano, un protagonista de primera plana de los últimos 55 años de la vida del país y alguien con una brillante inteligencia".

"Obviamente fue polémico pero estuvo hasta el último día preocupado y aportando al país desde sus convicciones", acotó.

El senador nacionalista Luis Lacalle Pou expresó ayer por Twitter sus condolencias a la familia. "Vaya nuestro abrazo a su familia, amigos y al Partido Colorado", escribió. Consultado por El País, el senador Rafael Michelini (Nuevo Espacio) afirmó: "Murió un grande y a pesar de las diferencias políticas que teníamos no se puede pensar la vida del país sin él".

El Partido Socialista envió ayer un comunicado donde saludó a la familia de Batlle y al Partido Colorado. "En las coincidencias, pero sobre todo en las diferencias, los y las socialistas reconocemos en Jorge Batlle a un político de fuste, quien pese a tener un proyecto de Uruguay diferente, fue siempre honesto en sus planteos, desafiante y un eterno provocador", subraya la nota.

Por el fallecimiento de Batlle se suspendió la interpelación que el senador Bordaberry le iba a realizar hoy al ministro del Interior, Eduardo Bonomi.

Anoche el primer piso del Sanatorio Americano estuvo abarrotado de personas que se acercaron para dar la despedida al expresidente. Su esposa Mercedes Menafra fue una de las primeras en llegar. "Estén feliz por él, eso es lo que quería", dijo.

El senador José Amorín Batlle y sus hijos también acompañaron el momento y ayudaron a establecer la hora y lugar del velatorio y el entierro.

Beatríz Silva, expresidenta de ASSE, también acompañó a la familia. Fernando Pereira, el presidente del Pit-Cnt, y el abogado Jorge Barrera fueron otros de los que llegaron hasta el sanatorio a saludar a la familia.

Menafra se retiró sobre las 23:30 horas

En en estos, la esposa de Batlle compartió varios mensajes en la red social Facebook de amigos o seguidores del expresidente.

"Ríos de tinta se podrían escribir sobre él. Sintetizar lo que es y representa Jorge Batlle sería un gran acto de injusticia e irresponsabilidad, pues habrían omisiones e imprecisiones conceptuales inevitables, que probablemente lejos de acercarnos a la noción de Jorge, nos alejarían de ella (…) Iré a visitarte, simplemente a estar, y te esperaré de vuelta luego aquí en Montevideo, para seguir haciendo todo eso que hacemos, y me niego, me niego a que se termine. No todavía. No todavía, querido amigo", escribió, por ejemplo, el colorado Guzmán Ifrán.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)