ACUERDO DE ÚLTIMA GENERACIÓN

Uruguay se acerca a Chile, el país más abierto de la región

Ayer quedó liberalizado el comercio bilateral de servicios y el electrónico.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Presidencia

Uruguay y Chlle firmaron ayer un ambicioso acuerdo "de última generación" que suma a la ya existente desgravación arancelaria de la venta de bienes entre ambos países, la liberalización del intercambio de servicios y del comercio electrónico.

El acuerdo supone para Uruguay librarse un poco del corsé del Mercosur que en los últimos años le ha impedido lograr acuerdos comerciales bilaterales relevantes y un acercamiento a la Alianza del Pacífico.

El acuerdo fue rubricado por el presidente Tabaré Vázquez, el canciller Rodolfo Nin Novoa y su colega chileno, Heraldo Muñoz, el ministro mejor conceptuado de la administración de Michelle Bachelet.

Nin Novoa desestimó las críticas del Pit-Cnt que se opuso al acuerdo con el argumento de que la normativa laboral chilena protege menos a los trabajadores que la uruguaya y eso puede generar competencia desleal trasandina. Según el canciller, que entregó el texto del acuerdo a la central sindical unos días antes de su rúbrica, los temores en ese sentido son infundados. La inversión chilena en Uruguay es importante y se destacan por ejemplo las empresas Ipusa, Sodimac y Arauco, que es accionista de la fabricante de pasta de celulosa Montes del Plata. Se calcula que las empresas chilenas en Uruguay generan más de 10.000 puestos de trabajo.

Uruguay vendió al país trasandino en 2015 alrededor de US$ 199 millones. Los medicamentos para uso humano llegaron a US$ 33 millones de ventas (16,5% del total exportado), la carne bovina a US$ 30 millones (15%) y el arroz a US$ 10 millones (5%). Y Chile le mandó a Uruguay mercaderías por US$ 148 millones en 2015.

La producción de Uruguay es complementaria de la de Chile por lo que habría posibilidades interesantes de crecimiento. Pero como Chile es una economía abierta, Uruguay enfrenta la competencia allí de países con los que la nación trasandina ya tiene acuerdos comerciales como (nada menos) China y Estados Unidos que en algunos aspectos tienen una oferta exportable que es similar a la local.

El acuerdo también liberaliza las compras gubernamentales lo que dará la posibilidad a las empresas uruguayas de participación en licitaciones chilenas y viceversa.

Las mercaderías uruguayas demoran unas 96 horas en llegar a Chile por tierra. El servicio lo brindan tres empresas marítimas, cuatro aéreas y cinco de camiones. El 85% de las exportaciones a Chile ingresa por tierra.

Un análisis del instituto Uruguay XXI estableció que los sectores de producción de Uruguay con más potencial de vender en Chile son los de producción de químicos, artículos de caucho y plásticos, los alimentos y bebidas (carne, arroz y lácteos fundamentalmente) y los productos derivados de la madera, en particular el papel y el cartón.

El acuerdo con Chile despierta la desconfianza de algunos sectores del oficialismo como el Partido Comunista, el Partido por la Victoria del Pueblo y el sector socialista más ortodoxo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)