LA JUSTICIA SIGUE TRAS BARRA DE PEÑAROL

Unificarán investigación de tres juzgados sobre barras

Esta semana podría haber más detenciones por incidentes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Indagatoria: la barrabrava de Peñarol sigue en la mira. Foto: A. Colmegna

El procesamiento de cinco barras de Peñarol por extorsión y asociación para delinquir es un primera etapa de una investigación que continúa.

Ahora los operadores judiciales apuntarán a la responsabilidad que tendrían hinchas violentos con el tráfico de drogas en los barrios Marconi, 40 Semanas, Villa Española y Borro, entre otros, el trasiego de delincuentes prófugos en la frontera y el eventual tráfico de armas.

"Ser integrante de la barrabrava de Peñarol da más jerarquía dentro de una organización vinculada al crimen organizado en su territorio", dijo una fuente del caso a El País.

Varios barrabravas procesados y en libertad tienen antecedentes por tráfico de drogas.

En las escuchas telefónicas no surgen datos sobre la comercialización de estupefacientes. Pero la Policía cree que barrabravas mirasoles están relacionados con el asesinato a balazos en 2014 de una supuesta pareja de traficantes mientras su auto estaba detenido en la esquina de Ariel y Sayago. Los dos hijos de la pareja, que viajaban en la asiento trasero, no fueron heridos por los disparos.

Investigadores de Inteligencia y de la Brigada Antidrogas trabajarán en conjunto con el propósito de dilucidar si existe o no un vínculo entre algunos referentes de la barra de Peñarol y narcotraficantes.

El procesamiento con prisión ocurrido el sábado 3 de cinco barrabravas por extorsionar a directivos y jugadores aurinegros es un hecho inédito en el país. En el pasado, solo hubo procesamientos de hinchas por desmanes en lo estadios durante los partidos.

El juez del caso, Néstor Valetti, y el fiscal penal Gilberto Rodríguez concluyeron, en sus dictámenes, que la puja dentro de la barrabrava aurinegra se debía a una disputa por el poder. De aquí en más, investigadores de Inteligencia realizarán un análisis en conjunto sobre los hinchas violentos mirasoles. Ello se denomina en la jerga policial "investigación de contexto". Ello ameritará que Valetti o Rodríguez soliciten información sobre barras a los jueces Tabaré Erramuspe —investiga la balacera contra "Nandito"—; Gustavo Iribarren —indaga sobre los incidentes en la Tribuna Ámsterdam— y Ana Ruibal —tiene un expediente archivado sobre el trasiego de delincuentes en la frontera en ómnibus de la barra aurinegra—.

El 20 de julio de 2014, un informe del Departamento 4 de Inteligencia Policial elevado al entonces juez Homero da Costa señala: "Cada vez que Peñarol juega afuera del país, barrabravas de ese club contratan ómnibus para llevar hinchas y evaden los controles migratorios, registrando una menor cantidad de personas que las que cruzan realmente la frontera. Esto fue confirmado por personal de esta Dirección en diversos controles realizados".

Detenciones.

El Juzgado de 3° Turno, que investiga los desmanes ocurridos en la Tribuna Ámsterdam, podría ordenar detenciones de barras esta semana, entre ellos el sujeto que le entregó la garrafa de gas a "Papo" para que la tirara encima de policías de choque.

Entre los detenidos también podría encontrarse uno de los individuos que participó en los saqueos a puestos de la Ámsterdam.

Efectivos de Inteligencia también procuran identificar a los hinchas que agredieron a personal de recaudación ubicados en las puertas de la Tribuna Ámsterdam el domingo 27.

Muerte a los dirigentes.

Las escuchas telefónicas de barrabravas muestran que estaban dispuestos a matar a dirigentes de Peñarol. "Vamos hasta la casita, dirección, pim, pum, pam", dijo un hincha en relación a disparos con armas. "Sin decir nada pasás, rrrrrrrrrr", agregó. Ello significa tirar una ráfaga de ametralladora contra la fachada de una casa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)