Fuego cruzado

Uber inicia batalla legal con IMM

Representantes de la aplicación móvil en Uruguay dicen que la Intendencia está por fuera de las normas al sancionar a sus choferes en “emboscadas”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Inspectores esperan a que los pasajeros se bajen de los autos y preguntan si pagaron.

La aplicación de celulares Uber, que conecta a pasajeros con conductores de vehículos particulares para servicios de transporte público, estudia la posibilidad de emprender medidas legales contra la Intendencia de Montevideo (IMM) por entender que la comuna "está infligiendo la ley" al multar a sus choferes.

La IMM creó un "grupo cerrado" de inspectores de tránsito conformado, al menos, por diez funcionarios que se dedican únicamente a multar a los choferes que hagan uso de la aplicación móvil. Se dividen en dos turnos: mañana y tarde, mientras que la noche queda libre de sanciones porque aún no se asignó personal para la tarea.

Los tres choferes que ya fueron sancionados por la IMM y que tendrán que pagar una multa de $ 29.205 cada uno para que la comuna les devuelva las chapas de sus vehículos, aseguraron ante la empresa que sus pasajeros los llevaron a lugares donde había inspectores y policías.

"Eso en la doctrina legal tiene un nombre y se llama agente provocador, que es lo que hace la Intendencia. La persona que llama a un chofer de Uber para hacerse llevar hasta donde están los inspectores, con el fin de que estos multen al trabajador, es claramente un agente provocador del hecho. Eso es una falta y es lo que se está estudiando en este momento por parte de la empre- sa", aseguró a El País una fuente de Uber.

"Hay consenso en sostener que los procedimientos en los cuales interviene un agente provocador no están permitidos por ley, salvo para los casos de lavado de activos o el narcotráfico a los efectos de determinar quién está traficando, pero es solo bajo la orden de un juez", explicó la fuente, que además advirtió que "la persona que oficie de vínculo con los inspectores de tránsito puede ser responsabilizado, así como quien lo haya incitado a llevar adelante esa práctica".

El artículo 8° del Código Penal alude a este tipo de hechos, asegurando que para "el delito pu- tativo" y la provocación por la autoridad, no se castiga el hecho jurídicamente lícito, cometido bajo la convicción de ser delictivo, ni el hecho delictuoso provocado por la autoridad para obtener su represión. Queda el juez facultado en tales casos para adoptar medidas de seguridad.

Según la fuente de Uber, "ya existen claros elementos para determinar que se está cometiendo una ilegalidad por parte de la Intendencia", aunque "todavía no se ha podido determinar sí es un funcionario de la Intendencia o alguien contratado por la Intendencia el que funciona de nexo para la posterior sanción".

El abogado penalista Juan Fagúndez, fue consultado por El País al respecto. "Sí la Intendencia confabuló para llegar a una falta administrativa de un tercero, está en problemas porque eso es lo que se conoce en el ámbito penal como agente provocador, buscan que se incurra en una ilegalidad, a no ser que lo haya avalado un juez", explicó Fagúndez.

Procedimiento.

La IMM lleva a cabo una modalidad de "emboscada" para sancionar a los choferes. Los conductores aceptan el viaje a través de la aplicación, luego son llevados a la calle Colonia esquina Ciudadela, en la entrada al casino del Hotel Radisson. Allí, cuando el supuesto pasajero se baja, le avisa a los inspectores que lo esperan que es usuario de Uber, y que el conductor hace uso de la aplicación.

Luego los oficiales de tránsito que están acompañados por dos policías proceden a interrogar al conductor, con la posterior sanción y el retiro de la chapa del automóvil.

Un chofer de Uber se comunicó en la tarde de ayer con El País para denunciar este mismo procedimiento. Si bien no quiso dar su identificación ni dejar su número telefónico "por miedo a represalias" o a que "sea identifi-cado", aseguró que "la Intendencia logró multar a los conducto-res porque el cliente está en contacto con el inspector de tránsi-to. Nosotros damos OK al viaje y después cuando llegamos nos multan".

En tanto, Beatriz Tabacco, directora de Movilidad Urbana de la IMM, dijo a El País que "se trabajó en este proceso conjuntamente con el área de Jurídica de la Intendencia, y Uber hará lo que tenga que hacer, yo le diría que estoy segura que no incurrimos en ilegalidades, en todo caso quienes están incurriendo en una ilegalidad son ellos que incitan a que la gente brinde un servicio que es ilegal".

La directora de la IMM, al ser consultada sobre la modalidad que denuncian los conductores de Uber, respondió que "no le sé decir porque los detalles de los procedimientos se definieron con Jurídica y es un procedimiento de trabajo, no sé de dónde saca Uber eso. Igualmente no se dan a conocer los operativos que se llevan a cabo".

No hay norma.

El principal problema que encuentra la Intendencia de Montevideo, al igual que el resto de los países del mundo en donde ha logrado insertarse Uber, es que ninguno tenía normas o leyes sobre este tipo de tecnologías.

La aplicación que funciona desde 2009 y que inauguró su negocio en Estados Unidos, logra meterse en aquellos países donde básicamente no hay legislación sobre el tema, quedando cubierta bajo un "vacío legal".

Fuentes allegadas a Uber indicaron a El País que "los choferes que usan nuestra aplicación están amparados siempre porque, en el caso de Uruguay, no existe una norma; en todo caso, para que se sancione tiene que existir una norma, y actualmente no la hay".

Señalaron, además, que "si un conductor quiere regularizar su servicio o su trabajo en Uruguay, hoy no tiene como hacerlo. Supongamos que cuando lo vienen a multar los inspectores él pregunta adónde tiene que ir para no estar por fuera de la ley. ¿Qué creés que le van a decir? Nada, porque no tienen de dónde agarrarse".

México creó norma.

En abril de este mismo año, Uber pudo expandirse a Guadalajara, México. La situación fue exactamente la misma al comienzo, pero después las autoridades decidieron dar un debate público sobre el tema donde se incluyó a todas las partes interesadas: taxistas, remiseros, dueños de remises y legisladores.

Como resultado, habrá una nueva legislación que obligará a la empresa a pagar un registro ante la Secretaría de Movilidad del Distrito Federal (DF).

A partir de octubre de este año, se emprendieron negociaciones en México entre Uber y el cuadro de fútbol Chivas, que consiste en emplearlo como medio de transporte para los aficionados de ese equipo.

Los taxistas de México, en tanto, han dicho a los medios locales que "Uber vino a sacarnos el trabajo, aunque estén regulados estamos en contra de ellos".

Remiseros de Argentina envían apoyo a los taxistas.

La Federación Argentina de Remises (FAR) envió su apoyo a "los trabajadores taxistas y remiseros que están bajo protesta contra esta pseudoempresa que sin permiso y tapujo alguno crea una aplicación de móvil denominada Uber y propone trabajar a personas que no están registradas ni capacitadas para dicha labor". En tal sentido, los sindicalistas argentinos aseguran que "la cultura del trabajo se rige desde la Ley, y para los que están por fuera de la misma, que sepan que hay sindicatos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)