Derribó árboles, cables y columnas en Río Negro, Durazno y Cerro Largo

Turbonada voló casas enteras y afectó a tres departamentos

Una familia se salvó de milagro en Young. El viento de la turbonada de ayer de madrugada tiró dos enormes pinos que se alzaban al costado de su casa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La turbonada voló una casa, y tiró al propietario "como cinco metros", según afirmó.

Los fuertes vientos afectaron localidades en distintos puntos del país: Young en Río Negro, Villa del Carmen en Durazno y Río Branco en Cerro Largo.

Más de 25 árboles caídos, algunos techos de chapa dañados y decenas de cables de UTE y Antel cortados fue el saldo de la tempestad que afectó una zona suburbana de Young.

Dos árboles de entre 15 y 20 metros de altura fueron derribados por el viento en esa ciudad de Río Negro, con tanta fortuna para los moradores que la caída se produjo al costado de las dos viviendas ocupadas por un total de ocho personas.

"Sentimos el sonido del viento por algunos segundos y el ruido de la antena que golpeó contra el techo, pero luego quedó serenito y nos asomamos. No podíamos creer lo que había pasado", contó Pascual Souzes a El País, mientras ayuda en su silla de rueda y machete en mano a quitar las ramas que el viento tiró en el patio.

Su madre, Milta Alzamendi, calificó como "horrible" el momento vivido. "Si este árbol inmenso hubiera caído arriba de la casa no nos quedaba nada", aseguró la vecina, a la que no dejaron salir de la vivienda hasta que llegó personal de UTE porque había cables caídos.

Durazno.

La turbonada también afectó zonas de Durazno. Villa del Carmen, distante a 45 kilómetros al noreste de la capital duraznense, se vio sacudida por un fenómeno climático, que no duró más de cinco a seis minutos y que se llevó todo a su paso, arrancando árboles de cuajo, techos y tirando columnas de alumbrado público.

Las primeras evaluaciones de las autoridades señalan que 22 casas ubicadas en diferentes puntos de la localidad fueron afectadas, construidas algunas de material y otras prefabricadas. En todos los casos, sus techos livianos (zinc y dolmenit) volaron por los aires y en tres sitios el vendaval desplomó e hizo volar varios metros casas enteras, dos de ellas de fabricación de chapa y madera.

"Perdí todo, me voló la casa que habíamos construido en los últimos dos años con gran esfuerzo; yo estaba durmiendo y de repente la casa voló por los aires y yo también, me tiró como a cinco metros", dijo Teherán, vecino de bulevar Artigas, que vive junto a su esposa e hijo. Perdió todo, alrededor de US$ 10.000 de la casa prefabricada y muebles.

"Fue un fenómeno muy particular por la forma de impacto que tuvo salteando lugares", dijo Jesús Mario Rodríguez coordinador del Centro Coordinador de Emergencia de Durazno.

Zulma Díaz es de Guichón (Paysandú). Está a cargo de una cuadrilla forestal que hoy termina su actividad en Villa del Carmen, pero la última noche en el poblado duraznense será difícil de olvidar. "Fue espantoso, un viento que parecía que se nos volaba todo, que se nos caía todo encima, además una fuerte tormenta eléctrica. Quedamos sin luz y sin agua a la una de la mañana hasta las 14:00 horas", dijo.

La ciudad de Río Branco también fue afectada por vientos fuertes, que tiraron varias columnas de UTE y de Antel. También hubo árboles caídos y techos volados. (Producción: Daniel Rojas, Víctor Rodríguez y Néstor Araújo)

Pueblos de Rivera aislados por crecida.

La ciudad de Minas de Corrales, en Rivera, está aislada. No se puede ingresar por el puente del arroyo Cuñapirú en Ruta 29 que comunica con Manuel Díaz, Tacuarembó y Rivera; por Paso Montero en Ruta 44 que comunica con Ansina, ni por el Paso del Tapado en la Ruta 28.

Quienes residen en pueblo Lapuente, en Rivera, y otras localidades que quedan al norte de ese centro poblado, están casi aislados porque una de las cabeceras del puente sobre el arroyo Yaguarí está comprometida por el embate del agua. Vecinos indicaron que ayer, por precaución, no se permitía que pasaran vehículos pesados. La creciente estaba a 100 metros de la escuela. Para llegar a Lapuente y a Cerrillada y Cruz de San Pedro se puede ingresar por el camino ubicado en el kilómetro 75 de Ruta 27 o en el 86 de la misma ruta. Quienes pretenden ir hasta el pueblo ingresando por el kilómetro 86 no pueden hacerlo porque dos afluentes del Yaguarí están desbordados.

Evacuados.

Ayer aumentó a 649 el número de personas que debieron dejar sus hogares por las inundaciones en el país.

De las 649 personas que debieron dejar sus hogares por las inundaciones 28 viven en Bella Unión, Artigas, 37 son de Río Branco, Cerro Largo, 147 son residentes de la capital de Paysandú, 21 son de Rivera y 416 de la capital de Salto.En Bella Unión, Salto y Paysandú la inundación es por el desborde del río Uruguay; en Río Branco por el Río Yaguarón y en Rivera por drenajes saturados. (Producción: Freddy Fernández).

DATOS DEL TEMPORAL.

Lluvias en 24 horas.

Las localidades de Quintana (Salto) y de Minas de Corrales (Rivera), fueron las que registraron las mayores precipitaciones hasta las 7:00 de ayer, según los datos del Instituto Uruguayo de Meteorología. En Quintana cayeron 170 mm y en Minas de Corrales, 110 mm en 24 horas. La media mensual de lluvias en el país es de 200 milímetros.

Rutas que no dan paso.

Hasta ayer, estaban cortadas las rutas 44, 28 y 29 por desbordes de arroyos, informó la Policía Caminera. La Ruta 44 está cortada en el kilómetro 60 en el paraje Mazangano (Tacuarembó), la 28 no da paso en los kilómetros 61, 68 y 71 en Corrales, Cuchilla de Maguera y Paso Tapado (Rivera) y la 29 está cortada en el kilómetro 11 en el arroyo Cuñapirú (Rivera).

Altura de los ríos.

En Cerro Largo, el río Yaguarón se encontraba ayer en 3,62 metros, esto es 42 centímetros por encima de la cota de seguridad que es 3,20 m. El río Uruguay, en Bella Unión, estaba en 7,38 m, cuando la cota de seguridad es 6,5 m. En Paysandú estaba en 6,67 m y la cota de seguridad es 5,5 m y en Salto estaba en 12,55 m, 55 cm sobre la cota de seguridad.

Personas sin luz.

El temporal dejó sin luz a 8.000 clientes de UTE, pero luego, con las reparaciones, a las 16:00 había 5.760 clientes sin luz en Cerro Largo y Durazno, donde más se afectó el servicio por el temporal. En Cerro Largo había 3.518 clientes sin energía eléctrica (9,91% de los clientes) y en el departamento de Durazno eran 2.242 sin luz (9,24% de los clientes), según la web de UTE.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)