Comisión de vecinos que empezó a investigarlos terminó por disolverse

Túneles ocultos siguen siendo un tema tabú en Maldonado

Hace nueve años una comisión integrada por vecinos de Maldonado comenzó a estudiar la red de túneles y bóvedas coloniales en el casco histórico de la ciudad. La comisión logró conformar un interesante archivo con filmaciones y fotografías de los lugares y pudo trabajar con un georradar (que detecta la topografía del subsuelo), obteniendo evidencia científica sobre la existencia de construcciones inexploradas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Maldonado guarda, al igual que Montevideo, secretos de su pasado como colonia. Foto: R. Figueredo.

También obtuvo en su momento el respaldo de la Dirección General de Cultura de la Intendencia fernandina. Pero finalmente sus miembros se dispersaron; se dieron por vencidos.

"Los arqueólogos taparon todo, dijeron que la Comisión de Patrimonio no quiere que se toque nada. Dicen que no se pude poner nada en valor porque después no se sabe por cuenta de quién corre la conservación", comentó a El País Estela Baquet, una de las integrantes de la desaparecida Comisión de Investigaciones Subterráneas

"Te tiran con la academia. La psicóloga social que vino dijo que éramos únicos en Uruguay, porque éramos una comisión de vecinos de diferentes profesiones que nos habíamos reunido y que estábamos bregando por la tradición oral de Maldonado", agregó.


Si no puede ver el mapa haga click aquí

Sin embargo, la chispa sigue encendida. Otro de los miembros de la comisión, Carlos Samano, dijo a El País que "en el presupuesto del quinquenio anterior había US$ 72.000 para que el georradar tuviera acceso, y se dejaran los subterráneos prontos para que la Intendencia fuera a abrirlos. Pero a pesar de todas las pruebas que había del georradar, ese presupuesto fue rechazado. Hace unos meses contrataron a la Facultad de Humanidades, que sacó una declaración diciendo como que acá no había nada. Jamás preguntaron nada a la gente de la comisión, que se tuvo que abrir porque después de dos años de trabajo se cansó. No les hicieron caso".

"Pero a mí no me van a cansar, porque nosotros tenemos un tesoro bajo tierra que tiene más de 250 años. A mí nadie me va a decir que no hay nada. La Intendencia nos ha tomado el pelo", destacó Samano.

Enterrados.

Mucho se ha escrito de la historia fernandina. Sin embargo, poco y nada se sabe del sistema de túneles que, al igual que en Montevideo, unió a varios edificios importantes de la ciudad. ¿Por qué nadie habla de ello? Porque históricamente, los túneles tuvieron propósitos militares o clandestinos. Y porque actualmente se encuentran, ya sea en tramos transitables, tapiados o inundados, en predios privados o cerca de edificios públicos como el Banco República y la Jefatura de Policía de Maldonado. Tampoco el Estado ha manifestado demasiado interés en ellos, por cuanto la prospección arqueológica demanda recursos. Y el mantenimiento de los hallazgos, aún más.

Además, como en otros casos, existe un choque de intereses arqueológicos y patrimoniales con la imaginación ciudadana y la información aportada por personas que han visitado, e incluso fotografiado o grabado, estas oscuras galerías.

El resultado de las investigaciones realizadas con el georradar indica, por ejemplo que "los datos recabados en la Catedral, el atrio y los terrenos laterales son registros que muestran ciertas formas que pueden asociarse a posibles cavidades". Según Samano, son varios los lugares del casco histórico en los que hay existencias subterráneas del pasado colonial.

"Hay que comenzar por la bóveda que está en el museo Nicolás García Uriburu, hacer un cateo serio ahí. Hay otra bóveda frente a la Oficina de Investigaciones y otra frente a la Casa de Gorlero, donde ahora hay una academia. También en el bazar San José, en Ituzaingó y Román Guerra: cuando ellos hicieron la reforma, apareció un túnel subterráneo que iba de norte a sur. Todos los escombros los tiraron adentro del túnel y no pudieron llenarlo porque era inmenso", explicó.

En un artículo publicado en Maldonado en diciembre de 1944 por Francisco Mazzoni, se explica que los túneles subterráneos llegaron a un principio de ejecución y quedaron en ese estado. Sin embargo, otros indicios aseguran que varios edificios públicos estuvieron, o siguen estando, conectados por galerías bajo tierra.

También es cierto que muchas de estas construcciones tuvieron funciones bien mundanas: fueron cisternas de agua o partes de un antiguo sistema de saneamiento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º