EDUCACIÓN Y JUSTICIA

Tribunal revocó un fallo y niña repetirá el año

La apelación revirtió opinión del juez y la familia acatará.

El colegio Santa María agradeció el apoyo de la comunidad educativa. Foto: F. Ponzetto
El colegio Santa María agradeció el apoyo de la comunidad educativa. Foto: F. Ponzetto

Una de las "obras más taquilleras" del verano en educación tuvo ayer su última escena. La trama de personajes, idas y vueltas, comentarios de todo tipo y emociones fuertes que presentó el caso de la niña que repitió, pero fue promovida por un juez, se cerró con una revocación del fallo original. Así lo dispuso ayer el Tribunal de Apelaciones de Familia de primer turno. Aunque la obra podría haber tenido algún que otro revés, la familia de la niña decidió dar el tema por terminado y no irá contra la sentencia del tribunal.

Los actores de la educación, en especial las autoridades de Primaria, respiraron aliviados. "Un fallo contrario hubiese colocado a la autonomía de la enseñanza en una situación difícil", señaló el consejero Héctor Florit.

Lo dijo en referencia a que es "inadmisible que la promoción la firme un juez".

Curiosamente, la sentencia final, de 32 páginas, también conformó en parte al abogado defensor de la familia, Bruno Rivero: "Es muy destacable que el Tribunal dice que todo, en un Estado de derecho, se puede judicializar; si no, no es de derecho". Y hasta defendió que el caso demostró que "se puede confiar en el Poder Judicial".

La película, que bien podría catalogarse de "guión original", tuvo dos víctimas involuntarias desde que se desató el conflicto el pasado 29 de noviembre. Por un lado, una niña de nueve años que, además de la repetición en sí, enfrentó la peripecia de un proceso judicial, el tratamiento mediático del caso y ahora al cambio de escuela. Por otro, el colegio Santa María que, a pesar del acompañamiento a la alumna por más de siete años, tuvo que afrontar que una familia y un juez pusieran en tela de juicio la idoneidad técnica de la institución.

Ahora que la obra llega a su fin, más de un docente de Derecho tratará el caso en sus clases. Apenas se conoce un antecedente similar, de 2013 y también divulgado por El País, en que una familia acudió a la Justicia para que se la indemnizara tras la repetición de su hija en el liceo. Pero aquella vez no se trató de un amparo y tampoco el juez le había dado la razón.

El equipo directivo del colegio Santa María, que hasta ahora había guardado silencio, ayer agradeció el apoyo de la comunidad educativa y reafirmó "la confianza en la Justicia y en la educación" uruguaya.

Uno de los directivos, que prefirió el anonimato, reconoció el mal trago que pasó el colegio, pero reconoció "que todo esto sirvió de aprendizaje". ¿Qué enseñanzas dejó el caso?

1

La judicialización

La educación, como cualquier actividad en un Estado de derecho, está sujeta a la Justicia. Antes de desmenuzar el caso, los ministros del Tribunal de Apelaciones aclararon: "Cuando los tribunales son requeridos legalmente no solo pueden, sino que deben actuar (…) Lo contrario sería una injustificada denegación de acceso a la justicia. La llamada autonomía de la enseñanza no puede privar a los ciudadanos de reclamar el amparo del Poder Judicial" si están en juego los derechos.

2

La especialidad

Los maestros son, en consulta con los técnicos, los que tienen la potestad de promover o hacer repetir a un alumno. Aunque una neuropediatra contratada por los padres de la niña haya tenido una visión contraria a la docente, quien vio el desempeño en clase fue la maestra.

3

La igualdad

Los niños con alguna dificultad de aprendizaje, como en el caso de la alumna en cuestión, "tienen el mismo derecho a la educación que todos los demás". Las escuelas deben adaptarse a sus estudiantes y no al revés. Esta vez, el Santa María venía acompañando a la niña y había hecho una "adecuación curricular".

4

La pedagogía

"Puede considerarse que se viola el derecho del educando —que en definitiva viene a ser una aplicación del interés superior del niño— si se decide un paso de grado para la niña si no está preparada para ello". La repetición es una herramienta (vigente, "legítima") y no un castigo.

5

La institución

Siempre que no se viole la ley, la enseñanza se maneja con "libertad". Significa que el colegio es libre de tomar una decisión pedagógica y quien lo avala es el Consejo de Educación Inicial y Primaria como órgano rector. Y, por tanto, la decisión de repetición fue "legítima".

El guión de un caso "inédito"

PRIMER ACTO

Una niña que repite

Primera escena: El colegio Santa María informa a los padres que su hija repetirá. Es 29 de noviembre.

Segunda escena: Los padres consultan a los técnicos que atienden a la niña extracurricularmente y descubren que aconsejan la promoción a quinto año.

Tercera escena: La inspección de Primaria, el equipo psicopedagógico y la maestra de cuarto año se aferran a la repetición.

SEGUNDO ACTO

El aterrizaje en la Justicia

Primera escena: Los padres solicitan el amparo porque se le está negando a su hija el derecho a progresar en su educación. Es 18 de diciembre.

Segunda escena: El juez Gerardo Álvarez toma en cuenta las pruebas que presenta la familia y decide el pase de año. Faltan tres días para Navidad.

Tercera escena: El colegio pide la apelación.

TERCER ACTO


El debate público.

Primera escena: El diario El País da a conocer el caso. Es sábado antes de Carnaval.

Segunda escena: Las autoridades de ANEP, el sindicato de trabajadores de la enseñanza privada y la asociación de colegios católicos cuestionan el fallo judicial y reivindican su autonomía técnica.

Tercera escena: La asociación de magistrados y algunos juristas defienden la independencia judicial.

CUARTO ACTO

La apelación

Primera escena: El Tribunal de Familia revoca el fallo del juez.

Segunda escena: La familia de la niña anuncia que no tomará otras medidas.

Tercera escena: Los actores de la enseñanza respiran aliviados y el colegio agradece el apoyo. Fin.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º