Los inspectores dejarían de cobrar el 40% del valor de la multa

Topolansky propuso eliminar comisión en multas de tránsito

Rodeada por los empresarios del transporte —entre los que destacaba el presidente de Cutcsa, Juan Salgado— la candidata a intendenta Lucía Topolansky (MPP) propuso anoche eliminar el porcentaje por multas de tránsito que reciben los inspectores y el personal administrativo y de apoyo de la División Tránsito y Transporte de la Intendencia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Candidata del MPP aseguró que puede bajar el boleto con "aportes solidarios".

El primer suplente de Topolansky, Gustavo Leal, fue el encargado de exponer la propuesta integral de Transporte, que plantea la creación de un fondo solidario y una rebaja diferencial del boleto, la cual sería discutida en el marco de un "pacto social".

En relación a los inspectores de tránsito, Leal dejó en claro que la eliminación de la comisión por multa persigue "un rol más preventivo que recaudador". "No queremos multas para recaudar sino para cuidar la vida", aseguró.

"Con la eliminación del porcentaje por multas que reciben los inspectores de tránsito, se reperfilará la función hacia un rol más preventivo con énfasis prioritario en el ordenamiento del tránsito, con fuerte presencia en cruces peatonales y cruces con altos niveles de siniestralidad", aseguró. El cambio "se instrumentará sin bajar la retribución global que hoy perciben ya que se instalará un sistema de compromisos de gestión como porcentaje variable del salario".

En la actualidad, los inspectores de Montevideo perciben un porcentaje de las multas a través de una "bolsa" que se encuentra topeada y que se reparte entre el personal de Tránsito y Transporte. De esa "bolsa", el 60% va para la Intendencia y el 40% para los funcionarios. Según informaron fuentes municipales a El País, los inspectores de la IMM cobran, como máximo, unos $ 12.000 al mes como complemento salarial por las multas aplicadas.

Fases.

La reforma del transporte público que plantea Topolansky se haría en dos fases. La primera, en los primeros dos años de gobierno, incluiría la redefinición de recorridas y frecuencias, el reforzamiento de turnos en los horarios pico, el abaratamiento del precio del boleto fuera de estos horarios, la instalación de "paradas inteligentes" (con paneles que informen los horarios de las líneas) y la mejora de las bicisendas.

En una segunda etapa, se creará un "sistema solidario" "por el cual progresivamente diversos sectores de la sociedad accederán a una rebaja del precio del boleto".

Leal destacó ayer durante la presentación, que se hizo en el club Valle Miñor, que la "gradualidad" con que se llevará adelante la propuesta "no quiere decir falta de dirección" y destacó el liderazgo de Topolansky para conducir la reforma del sistema de transporte.

Aprobación.

El presidente de Cutcsa, Juan Salgado, calificó al proyecto de "ambicioso" y dijo que "si se puede llevar adelante en un alto porcentaje todos estaremos realmente felices de poder haber cambiado algo".

En tanto, el presidente de la Unott, Luis Aguirre, destacó la "audacia" de la propuesta y remarcó que "el transporte público hace años viene en transformación". "En la Unott no nos oponemos a los cambios", aseguró, al tiempo que admitió que en cualquier discusión se "defenderán los salarios".

Por último, Fernando Fernández, de Tupci, destacó la propuesta por buscar "priorizar el transporte público" y criticó a los candidatos que usan el tema como "una base electoral".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados