INTERNA FRENTEAMPLISTA

Topolansky advirtió que está en peligro la unidad del Frente

Presidente del Frente Amplio quiere aplicar sanciones por indisciplina.

Coincidencia es generalizada al interior del Frente Amplio la opinión de que la unidad partidaria no atraviesa por un buen momento. Foto: Archivo El País
Es generalizada al interior del FA la opinión de que la unidad partidaria no atraviesa por un buen momento. Foto: Archivo El País

En el marco de un análisis sobre el funcionamiento del Frente Amplio, tanto la vicepresidenta Lucía Topolansky como representantes de diferentes sectores políticos plantearon su preocupación por las diferencias a la interna de la coalición y la pérdida de la unidad.

Un documento, al que accedió El País, resume la actuación de la Mesa de la Agrupación Nacional de Gobierno, realizada el pasado 19 de octubre, donde se abordó el funcionamiento orgánico del Frente Amplio y las dificultades que han surgido a nivel de bancada relativas a varias iniciativas del gobierno; entre ellas la ley de riego elaborada por el Ministerio de Ganadería y objetada en el Parlamento por el diputado de la Liga Federal Darío Pérez.

La preocupación sobre la unidad de la coalición fue expresada en casi todas las intervenciones realizadas en la Mesa de la Agrupación de Gobierno que preside Topolansky y es uno de los temas en debate en la interna. El documento será discutido a nivel de bases y sectores como un "insumo" a tener en cuenta para corregir errores y mejorar el funcionamiento del Frente Amplio.

La vicepresidenta manifestó como preocupación principal la unidad del Frente Amplio, que según dijo "siempre ha sido el gran diferencial" con las izquierdas del continente. Desde su punto de vista, hay una serie de acuerdos "que han sido degradados, por lo que peligra la pérdida de la tan preciada unidad que permite al gobierno continuar trabajando".

Para ayudar a resolver este problema, planteó cumplir con el reglamento de funcionamiento de bancada y "afinar" la coordinación entre senadores y diputados a los efectos de no dar discusiones "desde cero" en cada una de las Cámaras.

El presidente del Frente Amplio Javier Miranda considera que el tema de la unidad de acción ya está resuelto en el reglamento de la bancada que establece que cuando no hay acuerdo se resuelve por el voto de la mayoría. En ese marco, es partidario de comenzar a aplicar las sanciones allí estipuladas en forma responsable, "para no terminar destruyendo nuestra propia lógica". Uno de los ejemplos usados fue la ley de riesgo —que dijo se discutió dos años— y agregó que "no se puede a último momento patear el tablero". "Si los temas no se discuten en tiempo, no funciona", acotó el titular de la coalición.

Asamblea Uruguay, sector del ministro de Economía Danilo Astori, reflexionó que gobernar "significa administrar tensiones". La diputada Bertha Sanseverino propuso visualizar cuánta solidez tienen los acuerdos que el Consejo de Ministros envía al Parlamento, porque la razón de que muchos de los proyectos estén "parados" es que "no hay acuerdos sustantivos a nivel del Poder Ejecutivo".

Además, manifestó su preocupación por el hecho de que "muchas veces se acompaña con el voto la resolución adoptada por la fuerza política, pero se hacen discursos incendiarios. Si esto sucede lo que se hace es tirar abajo y destrozar lo que se considera que es el espacio de debate político", subrayó la diputada Sanseverino.

El diputado Alejandro Sánchez del Movimiento de Participación Popular (MPP) hizo otra lectura con respecto a las diferencias planteadas a la interna del oficialismo. Según dijo, se debe partir de la base de que todos dentro del Frente "son culpables" y "todos tienen una cuota de responsabilidad" en lo que viene sucediendo. "Si se continúa trabajando de esta manera el Frente Amplio perderá el gobierno. La ciudadanía está enojada, angustiada, desencantada, por un montón de cosas y para revertir esta situación debemos recomponer políticamente cuatro o cinco propuestas que sean ejes políticos y nos permitan tener un discurso coherente hacia afuera en términos de un proyecto de hacia dónde vamos", señaló.

Si bien considera que "se han hecho algunas cosas buenas e interesantes", también reconoce que se han cometido "errores colectivos". Entre los puntos a mejorar nombró: la construcción de mejores acuerdos y una comunicación mucho más consensuada y fuerte.

Sánchez expresó que aunque son válidas las diferencias internas, llamó a ser conscientes de que el conflicto "debe ser con la derecha". "Ahora estamos en una política de acumulación dentro del proyecto y nos motivan muchas veces los debates que tenemos en la interna, más allá de que tenemos que abrir más espacios de discusión", opinó el legislador. Por lo que sostuvo que la unidad "no es la sumatoria de las partes, pero si no hay voluntad de acuerdo no hay unidad".

En la misma línea, el vicepresidente del Frente Amplio y presidente de la Cámara de Representantes, José Carlos Mahía, planteó que "hay que asumir colectivamente las culpas". "Debemos definir si como frenteamplistas queremos ir a un nuevo contrato, porque hay un común acuerdo que poco a poco se va debilitando, hay que discutir sector a sector, base a base si queremos cambiar el contrato y las reglas, porque sino hay muchas decisiones que no le podemos explicar a la ciudadanía", señaló.

Para Mahía, el Frente debe interpelarse sobre qué quiere hacer con las mayorías parlamentarias. Por Casa Grande, el exsenador Alberto Couriel planteó preocupación al ver que se expresan diferencias de integrantes del Frente Amplio en los medios de comunicación y no en la orgánica. La discusión fue calificada como "franca" por la vicepresidenta Topolansky y todavía la instancia no se dio por finalizada, ya que el debate continuará.

Prevén "ebullición terrible" en el 2018

Ya empezó la cuenta regresiva para el 2018 y el oficialismo se prepara para lo que será un año nada fácil. El tema también se abordó en la Mesa de la Agrupación de Gobierno realizada el 19 de octubre.

El diputado Alejandro Sánchez planteó un escenario de "ebullición terrible" dado, principalmente, por la discusión de 210 grupos "que se juegan todo" en los Consejos de Salario. A eso se suma, la discusión de la última Rendición de Cuentas en la que no está limitado el gasto, ya que luego hay restricciones relacionadas a la campaña electoral. Para adelantarse a lo que será el debate se conformará —en febrero de 2018— un grupo de trabajo sobre la Rendición de Cuentas.

En la última discusión de este año y a pesar de haber perdido la mayoría parlamentaria, debido al alejamiento del diputado Gonzalo Mujica, el Frente Amplio logró aprobar la Rendición con la construcción de acuerdos con la oposición. Esto fue valorado positivamente en varias oportunidades por integrantes de la bancada.

El 2018 será un año clave para el Frente Amplio, no solo por el debate acerca de la Rendición de Cuentas, ya que a su vez se definirá el programa de gobierno de cara al 2019.

El miércoles 13 se presentarán en el local "La Huella de Seregni" las comisiones programáticas instaladas a partir de la gestión del nuevo presidente de Programa, Ricardo Ehrlich. Se trabaja en tres ejes: el desarrollo humano, la profundización de la transformación democrática del Estado y sociedad, y la integración e inserción regional e internacional del Uruguay. Al mismo tiempo, la tarea se organizó en cinco unidades temáticas. La de desarrollo contiene aspectos de la macroeconomía, la economía social, las políticas de infraestructura y el empleo.

Otra unidad temática apunta a la igualdad generacional, la infancia y adolescencia. La vivienda, salud; la cultura, la educación y seguridad social se concentran en otra área de trabajo. La unidad temática sobre el desafío de la democracia aborda el Estado de Derecho y la reforma de los medios de comunicación; así como la seguridad pública y la convivencia ciudadana.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)