PROBLEMAS EN LA EDUCACIÓN PÚBLICA

Topean por ley intereses de los gastos comunes

La iniciativa hace prescribir las deudas luego de cuatro años.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Según los administradores, el nivel de morosidad es muy alto en algunos barrios. Foto: F. Ponzetto

En el Parlamento los partidos políticos alcanzaron un acuerdo para sancionar una ley por la que se fija un tope a los intereses que se cobran por el atraso en el pago de gastos comunes en los edificios de copropietarios. Este nuevo impulso a una iniciativa presentada en 2011 se da en virtud del vacío legal, y consecuentemente por los posibles "abusos" detectados.

El proyecto modifica la vigente ley 10.751 del año 1946, y establece también un plazo de cuatro años para la prescripción de las deudas por gastos comunes, y fija una tasa máxima para aplicarle a los condóminos de un edificio cuando adeuden.

Todos los partidos políticos están de acuerdo en fijar una tasa de interés anual "alta" para "evitar abusos", dijeron a El País fuentes de las bancadas. Se fijó entonces en el proyecto de ley en concepto de interés por el equivalente anual de la inflación, más un 12% de recargo a los morosos.

En la comisión de Constitución y Códigos de la Cámara de Representantes, donde se analiza el proyecto, se examinó que como hasta ahora la fijación de intereses por atrasos en los gastos comunes queda a criterio de cada copropiedad, era necesario establecer un monto preciso e incluirlo en la ley.

"Hay casos en donde el propietario con atraso procura ponerse al día pero no lo consigue por las tasas que le cobran", indicó a El País el diputado Pablo Abdala, miembro de la comisión. El régimen actual es a criterio de los copropietarios.

El proyecto en cuestión fue propuesto en 2011 por diputados del Frente Amplio, pero quedó para atrás y pasó al archivo. En 2015 volvió a ser presentado y en estas semanas, a pedido de Abdala, comenzó a ser tratado en comisión. Rápidamente todos los partidos acordaron impulsarla y en poco tiempo más irá al plenario de la Cámara de Representantes.

Morosidad.

El presidente de la Asociación de Administradores de Propiedades Inmuebles (Adapi), Raúl Calandria, dijo a El País que aunque no se llevan estadísticas, la morosidad en el pago de gastos comunes "es alta, muy alta", más en algunos barrios y en algunos tipos de edificios.

"En un edificio de alta gama, con todos los amenities, donde se atrasen dos apartamentos estamos hablando de mucho dinero", contó.

"Si hablamos de morosidad estadísticamente puede ser del 1%, pero en determinados edificios ese porcentaje mata a los copropietarios", dijo Calandria.

Sin embargo, los administradores de propiedades horizontales discrepan abiertamente con una de las disposiciones del proyecto, la que establece que las deudas dejan de ser exigibles al cuarto año.

"Si bien el proyecto dice cuál es el máximo que se puede cobrar por los atrasos en los gastos comunes, señala que prescribe la deuda por gastos comunes. Cuatro años a veces es lo que lleva un juicio", dijo Calandria.

Actualmente no hay plazo de prescripción de las deudas por gastos comunes.

Al comienzo de cada año, la suba en las tarifas públicas, así como el incremento de salarios, repercute en el corto plazo en el valor de los gastos comunes que pagan quienes habitan en propiedades horizontales.

Algunos administradores de los edificios establecen una cuota fija y otros una variable, explicó Calandria.

¿Cuáles gastos son comunes?

La suba en las tarifas públicas en general, así como el incremento de salarios, repercute en el corto plazo en el valor de los gastos comunes que pagan quienes habitan en propiedades horizontales. Vigilancia, calefacción, mantenimiento de ascensores, servicios sanitarios y electricidad constituyen otros factores para explicar el incremento de los gastos comunes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados