CANCIONES Y DESFILES

Todos detrás de Momo a pura marcha camión

Por primera vez se editó en cd el disco de Los Olimareños.

"Pepe" Guerra y Braulio López durante la grabación, junto a la batería de murga de Los Nuevos Saltimbanquis. Foto: Gentileza Tacuabé
"Pepe" Guerra y Braulio López durante la grabación, junto a la batería de murga de Los Nuevos Saltimbanquis. Foto: Gentileza Tacuabé

Fueron cantantes orilleros que llegaron desde el interior a la capital con los secretos de sus ríos, arroyos y campos estrellados, quienes lanzaron, junto a un poeta coterráneo, las primeras semillas de una categoría de música popular que años después sería bautizada como murga-canción o canción murguera.

Cuando Los Olimareños le pusieron voz a las letras con perfumes de escuela rural del maestro Ruben Lena, intuían los riesgos pero más bien pensaban que estaban haciendo canciones carnavaleras, apoyadas sobremanera en el ritmo de "marcha camión" o en el "candombeado" de las murgas de Montevideo.

Ni a fines de la década de 1960 ni a principios de la siguiente el horno estaba para bollos pero se daban licencias para el Carnaval, para festejar con alegría bulliciosa, entre aplausos, serpentinas, nubarrones, tormentas, granizadas, recuerdos de luces antiguas, de coquetas fiestas del mundo del revés, a pura brillantina, risas, picardía y lagrimones, burlas grotescas y nostalgia naif.

Lena, con un oído envidiable para captar el gracejo del habla más simple, y con sencillez justa para elaborar imágenes imborrables, fue la pluma que abrió el camino con "Al Paco Bilbao", una canción que hizo ilusionar hasta a los muñecos de los tablados y que dejó paso por 1970 a más temas que permitieron pergeñar un año después el disco longplay "Todos detrás de Momo",

No bien aquel vinilo llegó a la bateas fue difícil clasificarlo y aunque Los Olimareños ya eran famosos en todo el país por su media docena de discos anteriores, poco y nada se vendió.

Ni los hinchas del "Pepe" Guerra y Braulio López, ni los carnavaleros, ni los seguidores del canto folclórico le prestaron atención. Semejante "corso" inventado por Lena descolocó a un pueblo, nadie llegó a vislumbrar que las 22 canciones enganchadas como vagones se volverían el piso poético de posteriores generaciones de músicos uruguayos.

En estos feriados del Carnaval 2018, "Todos detrás de Momo" puede volver a escucharse gracias a una primera edición en cd que produjo Tacuabé bajo licencia de Bizarro Récords. Y si bien desaparecieron las cintas magnéticas originales de una grabación que ya había sido precaria, hecha durante más de un mes en un estudio que no permitía registros en stereo, la digitalización y masterización reciente acerca el encanto de una producción singular, en donde de punta a punta, además de las guitarras, suenan bombo, platillo y redoblante de la batería de murga de Los Nuevos Saltimbanquis que integraban "Pocho" Silva, Carlos "Zurdo" Acosta y Liberato Brescia.

En aquellos tiempos en donde en el otro mundo, es decir en el del derecho, a nivel institucional chocaban entre sí los poderes Ejecutivo y Legislativo, en la avenida del disco desfilaban los cabezudos, una yarará, la Bella Colombina, el Zorro Plum y caballos de cartón pintado, entre aires que entrecruzaban campo y ciudad, con chamarritas y cortes tangueros.

Después de casi 40 minutos, como debe ser, el show "antiguo" se despide con una Retirada en donde, desde el cielo, las estrellas por momentos miran con vaguedad y en otros, "están mirando qué pasa".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)