SALUD

"Casi todos los CTI" tienen bacterias multirresistentes

En dos años se duplicó la cantidad de brotes en hospitales.

Bacterias multirresistentes obligan a destinar salas completas de aislamiento. Foto: AFP
Bacterias multirresistentes obligan a destinar salas completas de aislamiento. Foto: AFP

El hospital Pasteur tuvo que armar de apuro, en enero, un plan de contingencia tras constatar que siete pacientes fueron infectados por una bacteria que resiste a casi todos los antibióticos. Hubo que separar a los afectados directos del resto de los internados, fueron aisladas tres salas del CTI y los médicos pasaron a usar un atuendo especial. El caso se controló, pero dejó al descubierto una realidad mayor: los hospitales uruguayos, públicos y privados, tienen cada vez más infectados por bacterias multirresistentes.

"En casi todos los CTI" se están detectando bacterias multirresistentes, dijo un vocero del Ministerio de Salud ante la pregunta de si lo ocurrido en el Pasteur era un caso aislado. Aun así, la cartera no quiso informar qué cantidad de brotes —o de colonizaciones— hay hoy. ¿Por qué? "Los datos actualizados aún no fueron informados a todos los prestadores".

Buena parte de los infectólogos, incluyendo al catedrático Julio Medina, insiste con que "la información debería ser pública". Pero los datos más nuevos que ha publicado el Ministerio de Salud son de 2013. Mucha agua ha corrido desde entonces, o muchas bacterias para ser más exactos.

El punto de inflexión fue el 17 de abril de 2011, cuando en el hospital Mautone, en Maldonado, se detectó el primer caso de KPC. Aunque esta sigla suene a servicio de inteligencia, se trata de una de las formas en que la bacteria klebsiella resiste a los antibióticos. "Fue la primera vez que se vio en el país una resistencia tan fuerte", recordó el infectólogo Eduardo Savio. En Europa, en cambio, esta sigla ya estaba de moda una década antes.

Luego se sumaron otras variantes de enzimas que destruyen los antibióticos, incluyendo las metalocarbapenemasa que se encontraron en enero en el Pasteur. A tal punto que hoy los infectólogos no se preguntan cómo prevenir la llegada de una nueva bacteria, sino de cómo limitar el contagio.

La comunidad médica calcula que en 2015 hubo 15 brotes en los hospitales uruguayos y en 2017 la cifra se duplicó.

¿Y ahora?

Que una bacteria sea multirresistente no quiere decir que la persona está destinada a morirse por ella. De hecho, de los siete pacientes colonizados en el Pasteur, ninguno falleció. Pero sí implica que los médicos deben hacer combinaciones de antibióticos —a veces hasta tres variedades distintas y algunos de ellos muy tóxicos— para controlar la infección.

La clave, según los médicos, es intentar que los pacientes permanezcan internados la menor cantidad de tiempo y, de poderse, continuar la internación en el domicilio.

Hay otra medida que depende de la ciudadanía: evitar el consumo de antibióticos si no fue recetado por un médico. No importa que le duela la garganta y tenga Amoxidal en su casa, o que para el oído use Bactrim.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)