EL CONFLICTO QUE SE TRASLADÓ A MALDONADO

Se tensa la relación entre taxistas y Maldonado por autos de Uber

Mientras exigen más control contra la aplicación, la comuna baja el perfil.

Reunión: la IM canceló ayer un encuentro con la gremial del taxi. Foto: R. Figueredo
Reunión: la IM canceló ayer un encuentro con la gremial del taxi. Foto: R. Figueredo

Mientras que el Centro Patronal de Taxis de Maldonado (Cepatama) espera que la Intendencia intensifique los operativos contra Uber en la Semana de Carnaval, la comuna fernandina le baja el perfil al asunto. Juan Pígola, director departamental de Tránsito y Transporte, aseguró a El País que seguirán con el mismo régimen de inspección que vienen llevando a cabo desde que comenzó la temporada estival.

"Los taximetristas aspiran a que la Intendencia haga un mayor operativo en los próximos días antes del inicio del feriado de Carnaval (...) Se espera un resultado mayor por parte de la comuna", indicó Ana Sorondo, abogada de Cepatama.

Los taxistas, que denuncian una disminución de su trabajo de entre 20 y 30% por la llegada de la plataforma a Punta del Este, aseguran que la actuación de los inspectores de tránsito se endureció a partir del acuerdo alcanzado después de una acción de amparo tramitada por la gremial ante la Justicia de feria. Cepatama pidió que se obligue a la Intendencia a fiscalizar a los conductores que trabajaban de forma ilegal en el departamento. Todo terminó en un acuerdo entre las partes que fue homologado por el juez Diego González Camejo.

Pígola desmintió esta versión. "Todo está siendo tergiversado por la abogada", comentó. La acción de amparo, indicó, implica "un planteamiento del problema" que hasta ahora la gremial del taxi "no había hecho". "El acuerdo que se hizo es que vamos a escuchar el planteamiento como el de cualquier vecino de Maldonado. El acuerdo no obligó a nada a la Intendencia", agregó Pígola.

Desde que empezó a funcionar la aplicación se ha retirado medio centenar de chapas y se han aplicado un centenar de multas. Cada una equivale a 25 unidades reajustables (unos $ 25.000), con cinco más en caso de reincidencia.

Además de Uber, la Intendencia también ha constatado otras formas de transporte ilegal de pasajeros.

En cuanto a la forma de inspección, la comuna aclaró que es en los controles de velocidad y de exámenes de alcoholemia en los que actúan 120 personas en todo el departamento, cuando se detecta si existen choferes que no tienen autorización para trabajar. "No salimos a corretear a Uber, pero el hecho de no corretear no quiere decir que no se fiscalice", aclaró.

En el acuerdo entre las partes se estableció que jerarcas de la comuna se reúnan todas las semanas con representantes de Cepatama. Según informaron desde esa gremial a El País, la reunión de ayer fue cancelada por las autoridades departamentales.

El caso de Montevideo.

A diferencia de Maldonado, en la capital la situación está regularizada. De todas formas, la Asociación de Choferes de Aplicaciones del Uruguay (ACUA) ha denunciado irregularidades ante la Intendencia de Montevideo. Por este motivo, hoy se reunirán con el intendente, Daniel Martínez, a quien le explicarán algunos de los reclamos que vienen realizando desde el año pasado. Esteban Queimada, vocero de este gremio, aseguró que la comuna (y por consiguiente la empresa) permiten despachar viajes a choferes que no tienen abierta una empresa unipersonal o poseen vehículos que no se ajustan a lo estipulado por la normativa.

Enojados por esta situación, a fines de noviembre del año pasado realizaron un corte de tránsito en 18 de Julio en reclamo de una mayor fiscalización por parte de la Intendencia a los choferes que circulan de manera ilegal.

En el último año se reunieron siete veces con el Departamento de Movilidad para hacer valer sus reclamos. El encuentro con Martínez será a las 16:00 horas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)