FOTOGALERÍA

En el templo de la democracia

Políticos, amigos y ciudadanos expresaron su dolor y reconocimiento a Jorge Batlle.

Velorio de Jorge Batlle. Foto: Ariel Colmegna
Velorio de Jorge Batlle. Foto: Ariel Colmegna
Foto: Ariel Colmegna.
Foto: Ariel Colmegna.
Foto: Ariel Colmegna.
Foto: Ariel Colmegna.
Foto: Ariel Colmegna.
Foto: Ariel Colmegna.
Foto: Ariel Colmegna.
Foto: Ariel Colmegna.
Foto: Ariel Colmegna.
Foto: Ariel Colmegna.
Foto: Ariel Colmegna.
Foto: Ariel Colmegna.
Foto: Darwin Borrelli.
Foto: Darwin Borrelli.
Foto: Darwin Borrelli.
Foto: Darwin Borrelli.
Foto: Darwin Borrelli.
Foto: Darwin Borrelli.
Foto: Darwin Borrelli.
Foto: Darwin Borrelli.
Foto: Ariel Colmegna.
Foto: Ariel Colmegna.
Cortejo fúnebre hasta el Cementerio Central. Foto: Gabriel Rodríguez.
Cortejo fúnebre hasta el Cementerio Central. Foto: Gabriel Rodríguez.
Cortejo hacia el cepelio del expresidente Jorge Batlle. Foto: Gabriel Rodríguez
Cortejo hacia el cepelio del expresidente Jorge Batlle. Foto: Gabriel Rodríguez
Foto: Gerardo Pérez.
Foto: Gerardo Pérez.
Una compacta multitud acompañó la despedida de los restos de Battle. Foto: Gerardo Pérez
Una compacta multitud acompañó la despedida de los restos de Battle. Foto: Gerardo Pérez
Foto: Gerardo Pérez.
Foto: Gerardo Pérez.
Luis Hierro López acompaña durante el sepelio del expresidente Jorge Batlle. Foto: Gerardo Pérez
Luis Hierro López acompaña durante el sepelio del expresidente Jorge Batlle. Foto: Gerardo Pérez
Foto: Gerardo Pérez.
Foto: Gerardo Pérez.
Sepelio de Jorge Batlle. Foto: Gabriel Rodríguez
Sepelio de Jorge Batlle. Foto: Gabriel Rodríguez

El salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo fue escenario del póstumo homenaje al presidente Jorge Batlle. Sus más fieles seguidores y sus adversarios políticos destacaron las características más salientes de su personalidad: su rol de demócrata y defensor de la libertad, su ímpetu para cantar la justa, su lengua filosa, su rol en la salida de la crisis y sus incansables ganas de hacer política.

Al centro del salón, una alfombra roja marcaba el camino al féretro cubierto por el Pabellón Nacional y flores rojas. Por allí circularon decenas de gobernantes y ex gobernantes en las casi siete horas que duró el sepelio.

Mercedes Menafra estuvo todo ese tiempo —con algunos intervalos en que se retiró a la antesala del Senado a descansar— recibiendo el afecto y el pésame de la gente, acompañada por algunas de sus hermanas. De sombrero de piel negro, sobretodo negro con detalles de piel en el cuello y botas con piel en los tobillos, se mantuvo de pie y entera anímicamente, siempre con la sonrisa dibujada en los labios.

Personal de protocolo del Palacio trataba de ordenar a quienes pretendían saludarla y también a sus hijos Beatriz y Raúl Lorenzo Batlle, una viva imagen de su padre aunque con el cabello poblado y blanco. Mientras aguardaban, dos señoras comentaban: "Cómo se va a extrañar su campera roja capitoneada y su pantalón azul. Estaba gastado pero no se lo sacaba ni loco. Decía que le gustaba ése".

La viuda y la familia de Batlle estuvieron acompañadas por quienes fueron sus colaboradores más cercanos, como los ex ministros de Economía Alejandro Atchugarry y Alberto Bensión; el ex ministro de Industria, José Villar; el ex ministro de Trabajo Santiago Pérez del Castillo; los ex ministros de Educación Leonardo Guzmán y Antonio Mercader (quien fue ministro de Batlle en representación del Partido Nacional); el ex ministro de Turismo y hoy senador Pedro Bordaberry, y su sobrino José Amorín Batlle. La lista podría ser casi interminable.

Atchugarry —ministro de Economía durante la crisis y de los más cercanos a Batlle— recibió el afecto y el saludo de mucha gente. Una señora de jogging que permaneció sentada buen rato al lado del ataúd, lo abrazó y llorando le pidió que "siguiera el legado de Jorge Batlle".

Uno de los momentos en que el hijo de Batlle se emocionó hasta las lágrimas, fue precisamente cuando Atchugarry lo saludó y le habló al oído.

Elegidos.

Bensión, antecesor de Atchugarry en la cartera de Economía, señaló que Batlle es de "los pocos elegidos que va a entrar en la historia uruguaya".

"Ningún otro presidente en la crisis hubiera tenido la intuición y el coraje de impulsar esa salida luego de estar al borde del default", destacó.

También estaban aquellos muchachos que formaban la "generación del pijama rojo": Jorge Barrera, Leonardo Costa, Eduardo Zaidensztat, entre otros. Se llamaban así porque Batlle los recibía en su apartamento vestido de pijama rojo para enseñarles a debatir y a reflexionar.

Zaidensztat, quien fue director de la DGI, recordó la reacción de Batlle cuando le anunció que Tabaré Vázquez lo había elegido para su gobierno. Contrariamente a lo que él pensó, Batlle lo animó a aceptar: "El país necesita una administración fuerte así que trabajá con fuerza y con ganas y pensá siempre en el porvenir de los jóvenes".

Barrera a su vez recordó que imitaba tan bien al presidente, que un domingo de mañana en que Batlle llamó a un diputado y a un ministro de su gabinete, pensaron que era Barrera y le tomaron el pelo. Batlle se molestó tanto con el abogado que dejó de hablarle por un mes. Al cabo de un tiempo, cuando coincidieron en una reunión y se quedaron solos, Batlle le dijo: "A ver, imíteme". De esa manera, Barrera resaltó lo "divertido y cariñoso" que era a pesar de su carácter fuerte.

A la media hora de comenzar el velatorio, se hizo presente el presidente Tabaré Vázquez, quien pronunció una emotiva alocución (ver página B4).

A la salida, en la escalinata del Parlamento, recordó que la última vez que lo vio, en una reunión por el tema petróleo, Batlle le dijo: "Cuando usted me precise y el país me precise, voy a estar".

El ex presidente José Mujica también le rindió homenaje.

"El doblaba a la derecha y yo a la izquierda, pero de mi boca no saldrá una palabra de crítica", sentenció.

Ofrendas desde todas las tiendas e instituciones.

Entre las coronas florales que se colocaron detrás del féretro, en el Palacio Legislativo, se pudo ver una del Partido Nacional con flores blancas, una del Frente Amplio, otra de la comisión directiva del Club Nacional de Fútbol, otra de Cutcsa, y varias de las intendencias del país.

También una de la embajada de Alemania y otra de la de España. Instituciones y organismos, como Antel, Cambadu o Agadu enviaron sus coronas de flores, depositadas junto con otras ofrendas de familias uruguayas.

En el velatorio se veían asimismo algunos militantes partidarios envueltos en banderas coloradas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º