AMPLIACIÓN DE LA RED DE RECARGA DE TARJETAS

Tarjeta STM se podrá cargar en 2.500 locales

Red se completará a fin de año, a razón de 50 locales por día. Boleto costará más caro en el ómnibus.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El boleto costará más caro que si es cargado previamente a la tarjeta. Foto: F. Ponzetto

Luego de años de negociaciones infructuosas, la Intendencia de Montevideo logró ayer la firma de un acuerdo con Abitab y Cafidur (Banca de Quinielas) para pasar de 40 locales de recarga de tarjetas STM a 2.500 hacia fin de año. El intendente Daniel Martínez anunció que se pretende popularizar el uso del plástico mediante una "política de estímulo" (que incluirá sorteos y premios), aunque también habrá un "desestímulo" para quien no se incorpore al sistema: un boleto más caro si se paga en efectivo a bordo del ómnibus.

Actualmente hay 1.220.000 tarjetas STM activas, de la cuales 650.000 se utilizan al menos una vez al mes y 300.000 diariamente. El monto mínimo de carga es de $ 150 y la obtención de la primera tarjeta es gratuita.

Menos del 20% de los usuarios ha recargado con frecuencia su tarjeta, por contar únicamente con 40 puntos de recarga que desde este viernes serán más de 200. Martínez dijo que en un mes habrá unos 1. 500 locales en Montevideo.

En una inusual conferencia de prensa realizada en atrio de la IMM por una amenaza de bomba en el segundo piso, el intendente anticipó que la "política de estímulo" comenzará el 13 de noviembre.

El acuerdo.

La ganancia que desde hace años venía ofreciendo la IMM a las redes de cobranza es del 0,85%, por lo que si un usuario cargaba $ 50 en su tarjeta, le dejaba menos de 50 centésimos a la agencia.

Según informó a El País el presidente de Abitab, Roberto Palermo, en el acuerdo alcanzado la Intendencia le asegura a las redes de cobranza el pago del porcentaje por un mínimo de $ 200 (para el caso de una recarga de $ 50).

"Si el usuario carga $ 100, la agencia le cobra a la IMM $ 400", lo que le deja al privado un ingreso de $ 3,40, agregó.

"Se buscó una fórmula muy inteligente. Estas son redes de dos o tres pisos, en el sentido de que hay que cubrir el trabajo de los sub agentes y hay que remunerar también a quien gestiona la red a nivel masivo. En el fondo era un tema económico, que se solucionó sin que impacte en el precio del boleto. Gravar el boleto en la tarjeta va a ser más barato que pagarlo arriba del ómnibus. Era un problema de precio que se arregló", indicó.

"Estamos incorporando una red que tiene 2.200 puestos en los que se va a dar un servicio de recarga presencial, que es cuando el usuario va al local. También se dará un servicio de recarga diferida, que es cuando se hace vía una plataforma o una página web", agregó el presidente de Abitab.

El empresario indicó que estarán disponibles todos los locales de Abitab de Montevideo "así como los de la zona metropolitana, de forma tal que si el usuario está en la Costa de Oro, La Paz, Las Piedras, también podrá recargar su tarjeta".

"La población va a tener un servicio cerca de su trabajo, de su casa. Esto no se había podido solucionar durante años", recordó.

Crecimiento.

El intendente agregó que "estamos trabajando para seguir ampliando esta oferta con otras redes y el sistema bancario para habilitar la carga a través de Internet, del mismo modo que hoy podemos pagar facturas".

Martínez agregó que al masificar el uso de la tarjeta "ganaremos en trazabilidad, ya que nos aportará gran cantidad de información que registra el sistema sobre cantidad de viajes por zona o por línea, entre otros datos. Son insumos muy importantes para la planificación de mejoras en el servicio de transporte público", señaló Martínez.

Al comparecer recientemente ante la Junta Departamental, el economista Gonzalo Márquez, integrante del Departamento de Movilidad Urbana de la IMM, informó que solamente "el 5% de las transacciones que se están realizando actualmente en el STM (Sistema de Transporte Metropolitano) se hacen con dinero electrónico".

Con respecto a la expectativa por el uso de la tarjeta, el economista Márquez indicó que la Intendencia quiere llegar "al 60% de utilización de dinero electrónico en el primer año de funcionamiento" de un nuevo sistema que desde hace años la Intendencia no lograba implementar.

El futuro.

El éxito del plan de masificación de la tarjeta es fundamental para combatir las subas del boleto, que se encuentran fundamentalmente atadas a los compromisos salariales y a la caída en la venta de pasajes, que en lo que va del año supera los 7 millones.

La compra de boletos por adelantado permitirá, entonces, "escapar" a subas que sí deberán afrontar quienes paguen dentro del ómnibus. También se estima que el sistema ayudará a bajar las rapiñas en el transporte colectivo, que ya disminuyeron con la incorporación de cámaras. Otro aspecto importante de la masificación de la tarjeta es la posibilidad de utilizarla en otros sistemas de transporte, como por ejemplo los taxis.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)