“Es natural que los sindicatos pidan aumento, pero hace falta un equilibrio”

Los sueldos bajarán en algunos sectores, alertan los industriales

En estos días pareció terminar de instalarse la impresión de que tras una década de bonanza, la desaceleración económica ya no es una posibilidad sino una realidad que impacta en hechos concretos: la desocupación en abril se ubicó en 8,1% (9% en Montevideo) y la empresa láctea Schreiber Foods anunció que se va del país, lo que eliminará 170 empleos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los sindicatos no renuncian a su reivindicación de aumento salarial. Foto: A. Colmegna

Este último anuncio impactó porque ya a comienzos de año se había producido un sacudón cuando otra empresa láctea, Ecolat, de capitales peruanos, anunció que se iba y produjo un shock en la ciudad de Nueva Helvecia. Y esto ocurre en un sector como el lácteo, netamente exportador, en el que Uruguay históricamente ha sido muy competitivo. A nivel nacional entre enero y abril se perdieron 22.500 puestos de trabajo. A fines de abril había 145.500 desocupados en Uruguay.

En este contexto, el gobierno de Tabaré Vázquez está a muy pocos días de dar sus esperadísimos lineamientos para las próximas rondas de negociación salarial en el sector privado, que coinciden con el momento culminante de la elaboración del Presupuesto Quinquenal que aclarará qué pueden esperar los empleados públicos en cuanto a sus remuneraciones.

El otrora combativo dirigente sindical comunista, Juan Castillo, hoy director de Trabajo, reconoció que el aumento del desempleo "es preocupante" y que la prioridad debe ser mantener los puestos de trabajo. "Está bien lo que plantea el Pit-Cnt de que el salario acompañe el PBI, pero no todos los sectores crecen y eso hay que tenerlo en cuenta", advirtió Castillo.

Nubes en la industria.

En el sector empresarial son más tajantes. Andrés Fostik, presidente de la Comisión de Asuntos Socio-Laborales de la Cámara de Industrias del Uruguay, dijo a El País que cree que en algunos sectores manufactureros los salarios tendrán que bajar. "El país no es el mismo, la región no es la misma y el mundo no es el mismo. Si todo cambió, no podemos seguir igual. Esto no se arregla bajando salarios. Es un conjunto de cosas. Pero si todos los costos suben… Hay menos personal y menos horas trabajadas. Hay una competencia feroz y menos posibilidad de contener los productos que entran de afuera", advirtió.

Hasta hace poco, la Cámara de Industrias repetía que la industria estaba en una "meseta". Pero el sector manufacturero, que paga salarios en gran medida mejores que otras áreas de actividad, está perdiendo peso en el empleo. En abril de 2014 el empleo industrial representaba 12,4% del total y en abril de este año ese porcentaje cayó al 10,4% (alrededor de 206.000 personas). En los primeros cuatro meses del año, el empleo manufacturero retrocedió 4,8% respecto al mismo lapso de 2014. Entre este mes y diciembre se negociarán 23 cruciales convenios del sector industrial. Otro indicador, el Índice de Inversión en Maquinaria y Equipos de la Cámara de Industrias, bajó 11,3% en los tres primeros meses del año frente al mismo período de 2014.

Fostik conoce bien el sector metalúrgico y considera que es un rubro que no tiene posibilidad de proyectarse hacia los mercados externos, y "no puede parar con nada lo que entra". "Si se compara lo que cuesta encarrozar un camión en Uruguay y lo que cuesta traer uno chino, se podrá ver cuál es la realidad. Subió el salario metalúrgico, subió la energía, el combustible, la materia prima. Es una espiral complicada y hace falta un sinceramiento de un montón de cosas", consideró Fostik.

Para el industrial, "es natural que los sindicatos pidan más", pero "hace falta un cierto equilibrio", y advirtió que muchos acuerdos pasados en los Consejos de Salarios no fueron tan "unánimes" como el gobierno los presentó, aunque fueran pocos al final quienes, del lado empresarial, se negaran a firmar los convenios salariales.

"No se discute que la negociación colectiva llegó para quedarse. Pero la OIT, o sea las Naciones Unidas, dijo que, como está, está mal y debe corregirse", advirtió, en referencia a que ese organismo encontró que algunos aspectos del sistema uruguayo están sesgados excesivamente a favor de los sindicatos.

Según supo El País, el Consejo Superior de Salarios tuvo recientemente en agenda el tratamiento de los lineamientos salariales, pero el tema quedó en suspenso a pedido de los trabajadores que plantearon la necesidad de una discusión adicional con el Ministerio de Economía y Finanzas antes de que el gobierno "baje" esas pautas.

También puede haber incidido que varios dirigentes sindicales y empresariales concurrieron este mes a la reunión de la Organización Internacional del Trabajo en Ginebra, y que la semana pasada la atención sindical se centró en el Congreso del Pit-Cnt que renovó autoridades. En ese congreso, la central sindical ratificó que considera que sigue habiendo margen para que los salarios sigan subiendo (ver entrevista a Fernando Pereira).

Algunos economistas, en cambio, proponen asumir ya la nueva realidad. Pablo Rosselli pidió moderación salarial y publicó en Twitter que el "Ministerio de Trabajo debería sugerir el descuelgue de la industria láctea de los aumentos salariales pactados en la última ronda". Por su parte, el exsubsecretario de Economía, Javier de Haedo, advirtió en la misma red social que "si el Pit-Cnt no cambia su actitud ante los datos del mercado de trabajo, pronto vamos a tener la tasa de desempleo en dos dígitos".

SABER MÁS

Comercio: temor a que se frene el consumo.


El vicepresidente de la Cámara de Comercio y exsubsecretario de Economía, Gustavo Licandro, dijo a El País, a título personal, que es probable que el desempleo llegue a dos dígitos. Licandro señaló que "hace años que totalmente en solitario" entiende que se deben buscar fórmulas "más favorables al mercado" que los Consejos de Salarios que "defienden al trabajador que ya está", pero que son mirados "de afuera" por quien no tiene y necesita empleo. "Esto no quiere decir que no pueda haber convenios de trabajo a nivel de las empresas como ocurre en Chile y otros países", consideró. Licandro sugiere que en la próxima ronda "en todo caso se trate de asegurar el mantenimiento del salario real" y no más. "Hay señales de que las tasas de interés internacionales subirán. Hay incertidumbre en el mercado de cambios, un dólar más alto y todo esto hace que las personas estén alertas y que el consumo se empiece a frenar", indicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)