HISTORIA SIN FIN

Sudáfrica rechazó a Diyab y volvió

El refugiado sirio no había tramitado la visa de ingreso al país y fue deportado a Uruguay.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Diyab junto a otros dos exreclusos de Guantánamo que llegaron al país. Foto: AFP

Al refugiado sirio Jihad Diyab no se le permitió el ingreso a Sudáfrica por carecer de la visa correspondiente y fue deportado a Uruguay confirmó a la prensa el canciller Rodolfo Nin Novoa.

El exrecluso de Guantánamo arribó a Uruguay la pasada medianoche tras haber viajado con destino a Sudáfrica el pasado jueves 15 desde donde pretendía obtener asilo en algún país musulmán.

El diario La República publicó en su edición de ayer que a Diyab no se le había permitido el ingreso a Sudáfrica, novedad que fue confirmada a El País en primera instancia por el prosecretario de Presidencia, Juan Andrés Roballo. "Sí, sé que viene, pero no sé los motivos, eso sabrá cancillería", afirmó el funcionario al ser consultado por este diario.

Poco después, en declaraciones a Telenoche Nin Novoa dijo que Diyab "fue a un país que pide visa" y no la tenía.

Diyab "es un hombre libre (que) va a dónde y cuándo quiere", dijo , e instó a los medios de comunicación a "dejarlo en paz" y "sacarle los micrófonos de arriba".

"Yo les exhorto encarecidamente a todos aquellos que quieren a Diyab que lo dejen vivir en paz", recomendó.

El ministro de Relaciones Exteriores dijo que el sirio no pierde su calidad de refugiado, y le aconsejó que "trate de rehacer su vida acá (en Uruguay) de la manera que pueda y que nosotros podamos ayudarlo".

Diyab no informó de su viaje a Sudáfrica al gobierno y tampoco a los militantes del grupo denominado "Vigilia por Diyab" que lo acompañaron en sus medidas de protesta.

Desde que llegó a Uruguay Diyab fue a Argentina y este año a Venezuela vía Brasil. Volvió desde el país caribeño donde estuvo retenido en las dependencias del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) en Caracas y luego volvió a Uruguay. Después llegó a estar en coma como consecuencia de sus prolongados ayunos de protesta.

El gobierno hizo múltiples gestiones ante países musulmanes para encontrar alguno dispuesto a recibirlo, pero terminó desistiendo.

Los otros refugiados han logrado cierto nivel de integración y cuatro de ellos trabajan.

Los refugiados llegaron a Uruguay como consecuencia de un acuerdo entre el gobierno del expresidente José Mujica y su colega estadounidense Barack Obama quien se comprometió a cerrar la cárcel de Guantánamo cuando asumió su cargo en 2008. Habían llegado a la prisión en 2002, luego de ser detenidos en Pakistán y Afganistán por supuestos vínculos con el terrorismo islamita. Si bien ha caído mucho la cantidad de cautivos encerrados allí todavía quedan 59 detenidos provenientes de 13 países. El más joven tiene 31 años y el mayor 69. El último llegó allí en 2008. Hay 21 detenidos que fueron declarados "transferibles".

Diyab fue condenado a muerte "en ausencia" por el régimen sirio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)