Año Santo de la Misericordia

Sturla: "En política educativa no se tiene en cuenta a la Iglesia"

Cardenal trasmitió mensaje de Navidad y evaluó el año 2015.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El cardenal respondió ayer sus críticas a los liceos Jubilar, Impulso y Providencia. Foto: M. Bonjour

Para la Iglesia Católica la próxima Navidad será especial porque se encuentra dentro del Año Santo de la Misericordia, una celebración que proclamó el papa Francisco.

La festividad religiosa comenzó el 8 de diciembre pasado y concluirá el 20 de noviembre de 2016 con el objetivo de recordar el 50 aniversario de la finalización del Concilio Vaticano II, un evento que generó un cambio importante en la interna católica.

El cardenal Daniel Sturla dijo ayer en su mensaje que "la Navidad es un momento en que se está llamado a acercarse a Dios que viene con su perdón y misericordia".

"También es un llamado a ser misericordiosos con nuestros hermanos al estilo del buen samaritano que no pasa de largo cuando ve un hermano que sufre sino que se acerca y le tiende una mano", dijo el máximo jerarca eclesiástico.

Peligro.

Sturla aseguró que en Uruguay existe el "peligro de que la sociedad se sigue fragmentando". Frente a eso, "está el llamado a la unidad para ayudar a las personas menos favorecidas para que puedan salir adelante", señaló.

El año 2015 fue de mucha actividad para la Iglesia uruguaya, uno de los primeros hitos del año fue la designación de Sturla como Cardenal por parte del papa Francisco en el mes de enero.

Junto a esto se desarrolló la campaña "Iglesia de todos" para juntar fondos que permitieran hacer frente a los gastos de la Arquidiócesis montevideana. Luego vino la Jornada Nacional de la Juventud y la celebración de los 30 años de la Universidad Católica.

"Hicimos muchas cosas en una Iglesia viva, pujante, que sigue haciendo mucho bien a mucha gente", dijo.

Educación.

Para Sturla la situación de la educación es una de las principales preocupaciones.

"Podríamos hacer las cosas mucho mejor con un poquito de esfuerzo y de tratar de poner en el centro a los chicos y no los intereses particulares. No creo que se tenga muy en cuenta lo que diga la Iglesia en este sentido, es respetada como un actor más. La Iglesia tiene reclamos históricos que no son tenidos en cuenta. Uno de ellos se refiere a cómo podemos dejar de lado prejuicios y trabajar juntos para sacar adelante juntos situaciones de familias y barrios más desfavorecidos", afirmó.

Por otro lado, el cardenal aseguró que el papa Francisco tiene "muchas ganas de venir a Uruguay". No obstante, hasta el momento no hay una fecha definida para su visita pastoral. Aclaró que podría producirse en 2016 o 2017 dependiendo de la agenda del Santo Padre con respecto a la región y a América Latina.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados