buscan un auto negro visto en el asalto a un Abitab y en el local de W Lounge

Sospechan nexo de dos rapiñas

Cuatro delincuentes armados y con chalecos antibalas, entraron ayer a la mañana al local bailable W Lounge, ubicado en la Rambla Wilson, donde robaron $ 50.000 a un distribuidor de bebidas. Dos horas antes en un Abitab de la Curva de Maroñas, donde los asaltantes llegaron en un Volkswagen Bora de color negro, de similares características al que asaltó W.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pocos minutos después de las 8:00, los delincuentes ingresaron y robaron. Foto: L. Carreño

La Policía investiga si los dos delitos fueron cometidos por la misma banda.

Pasadas las 8:00 de la mañana de ayer, una empleada del Abitab de 8 de Octubre y Smidel, levantaba la reja del comercio, para iniciar una jornada, en la que se pagarían jubilaciones y pensiones en dicho local.

Mientras la mujer terminaba de abrir la reja, un desconocido la sorprendió por detrás y le puso un arma en la cabeza. Junto a éste, había otro delincuente, que tenía como arma una metralleta. Amenazada, obligaron a la mujer a entrar al comercio y a que le entregaran "todo el dinero que tuvieran".

Según informaron fuentes de la Policía, testigos del hecho dijeron que los asaltantes llegaron en un Volkswagen Bora, color negro y que, cuando bajaron los dos delincuentes que cometieron el asalto, un tercer individuo quedó dentro del mismo al volante.

Ya dentro del local, los delincuentes redujeron a todos los empleados y los obligaron a que les entregaran el dinero que estaba en la caja.

"Sabían que había dinero fuerte. Fueron directo a ello. Esto seguramente fue entregado", señaló una fuente policial consultada al respecto.

Los dos malvivientes escaparon en poco más de tres minutos con $ 5.000.000, más US$ 20.000 y $ 40.000 en moneda extranjera. Los testigos afirmaron que el coche en el que llegaron a cometer el asalto, tomó por 8 de Octubre, hasta Villademoros, donde dobló hacia el sur, perdiéndose de vista.

En primera instancia, los efectivos policiales, que llegaron al local en poco menos de cinco minutos, pensaron que el coche había sido abandonado. De acuerdo con la ruta que habían tomado, el lugar más apropiado para abandonar un coche, e incluso quemarlo es la zona próxima a la Usina 5, por la calle Cochabamba.

Hasta ese lugar concurrió una dotación de la URPM, para peinar la zona, sin los resultados esperados. En tanto, dos hechos que ocurrían de forma paralela, hicieron que la investigación cambiara el rumbo.

Eran las 10:30 de la mañana, dos horas y media más tarde del robo al Abitab, cuando el empleado de un camión de reparto de bebidas, fue sorprendido por la espalda en la puerta de W Lounge, por un delincuente que le puso un arma en la cabeza y obligó al resto de sus compañeros a que lo dejaran ingresar al local bailable, haciendo que se tiren al piso. Uno de los empleados, sin embargo, logró escapar, sin que los malvivientes llegaran a darse cuenta a tiempo para detenerlo.

Una vez dentro del local soltaron al rehén. "Quedate quieto o te pego un tiro", le dijo el ladrón y siguieron los cuatro hacia la parte superior del baile, donde golpearon a uno de los distribuidores de bebida, mientras exigían la entrega del dinero y ordenaban a los empleados de mantenimiento, que se tiraran al piso con las manos en la nuca.

"Querían plata. Pedían dinero. Pero no sabían que acá no había un peso. Justo estaba este distribuidor, al que golpearon, que de casualidad tenía algo de dinero, pero si no no hay un centésimo", contó Claudia González, funcionaria del local. El distribuidor, que tenía $ 50.000 encima, les entregó el dinero y les pidió que se fueran.

"Dame más guita. No te hagas el vivo, sabemos que tenés mas", decía uno de los delincuentes, mientras apuntaba con un arma al hombre. "No hay más nada. Andate", respondió el trabajador, que tenía una herida en la cabeza producto de un culatazo.

Los delincuentes debieron salir rápidamente del local, puesto que ya se habían percatado que uno de los empleados de la distribuidora de refrescos, había escapado y era muy probable que hubiera llamado a la Policía.

"Dejá eso! No seas pichi!", dijo uno de los asaltantes a su cómplice, cuando éste intentó llevarse una funda de bebidas, en el momento de escapar.

En poco más de tres minutos, efectivos policiales de la Zona 1, estaban en la puerta del local, aunque no pudieron dar con los delincuentes.

Detenido.

A pocos minutos del asalto al Abitab, efectivos policiales de la Zona 1, detuvieron a un individuo que conducía un Volkswagen Bora negro, como el que habían utilizado para ese robo.

El chofer del coche, intentó evadir a la Policía, pero los uniformados lograron detenerlo y trasladarlo a la seccional, donde fue interrogado.

El detenido resultó ser el hombre que ofició de chofer de los delincuentes que, en agosto de 2013 protagonizaron el sangriento asalto al Correo de Pocitos donde murió un policía y un ladrón.

Durante el interrogatorio, los efectivos tomaron conocimiento del asalto al local de W Lounge, y de la presencia de un Bora negro. Además, al detenido no se le pudo probar participación en el asalto por lo que quedó libre.

La Policía estudia la posibilidad que los dos asaltos hayan sido cometidos por la misma banda. Hoy llegarán las imágenes de seguridad de las cámaras del local bailable.

SABER MÁS

Dos golpes por uno, en Red Pagos y minimarket


En horas de la tarde, dos delincuentes asaltaron un minimarket y un local de Red Pagos en la zonza de Shangrilá. El hecho terminó con varios disparos que los delincuentes realizaron contra el minimarket cuando se retiraban.

En primera instancia la emprendieron contra el local de pagos, del que se llevaron buena parte de la recaudación, tras reducir a los empleados. Igual suerte corrió el minimercado.

A pesar de los disparos de arma de fuego, ni clientes ni empleados resultaron heridos. Investigadores policiales de Ciudad de la Costa no dieron con los delincuentes, a pesar de varias recorridas por el lugar. Los propietarios de ambos locales, anoche no habían terminado los arqueos para saber cuanto se llevaron.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)