LEJOS DE UNA SOLUCIÓN DEFINITIVA

Sorteo no terminó con la crisis del transporte

Habrá juicios y compras de buses; plantillas no están firmes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Azar: la suerte resolvió el destino de socios y empelados de Raincoop. Foto: F. Flores

En el escenario del salón de actos del Pit-Cnt, y ante la mirada del director de Transporte de la Intendencia, Máximo Oleaurre, un bolillero resolvió la suerte que tendrán los 571 ex cooperativistas y empleados de Raincoop.

Un grupo de 352 afiliados terminarán en las cooperativas Coetc y UCOT donde, tras un período de tiempo, podrán recuperar el capital invertido en las partes sociales de Raincoop. Mientras tanto, 127 trabajadores pasarán a Cutcsa, como empleados. En esa compañía ganarán salarios de $ 35.000 los que trabajen como guardas, $ 39.000 los choferes y $ 50.000 los conductores - cobradores.

Por otra parte, se asignó un seguro de paro especial que cubrirá a los 97 trabajadores socios que quedaron fuera del sorteo. Durante 18 meses, tendrán derecho a cobrar el subsidio. Sin embargo, 39 de ellos están en condiciones de jubilarse.

Ahora las empresas tienen plazo hasta la tarde de hoy para rechazar a los trabajadores que el sorteo les adjudicó. Allí radica la esperanza de un grupo de socios que se sienten afectados por el sorteo. Entienden que la lista de prelación, que organizó la dirección de Raincoop, dejó por el camino a cooperativistas que fueron sancionados en la última etapa de la cooperativa.

Sonia Peña, una socia que pasó a trabajar en Cutcsa, anunció que iniciará acciones legales contra la dirección de la cooperativa fundida. Entiende que "algunos compañeros que habían elegido ir a Cutcsa fueron bajados de la lista de prelación de acuerdo a las sanciones aplicadas en el último mes".

En ese sentido, puso como ejemplo la situación de su marido que debió irse a trabajar en un taxímetro para poder asegurar un ingreso mínimo a la casa. "De los 103 que se inscribieron en forma voluntaria para ingresar a Cutcsa, entraron 89 y todos los asalariados", dijo.

Los integrantes de ese grupo quedaron en la llamada "bolsa de trabajo", lo que en los hechos significa no poder ingresar a las cooperativas Coetc y UCOT ni a Cutcsa y pasar a cobrar el seguro de desempleo hasta que alguna compañía necesite de un trabajador.

La mujer dijo en la tarde de ayer a El País que hay "delincuentes dentro de la cooperativa" que "hasta último momento estuvieron haciendo daño".

En la mañana de hoy los socios que no pudieron ingresar a Cutcsa se reunirán con autoridades de la empresa.

Ómnibus.

En tanto, en la Intendencia aguardan por la rápida concreción de la normalización del sistema. "Esta etapa finaliza con la restauración completa de los servicios de transporte que cumplía Raincoop. Eso va a llevar unos días", aseveró a El País el director Oleaurre. Al respecto, el jerarca mencionó que ahora las compañías que asumieron las líneas de Raincoop deberán solucionar el faltante de unidades rodantes.

"Las unidades de Raincoop podrían pasar a una liquidación judicial, las que están a nombre de los bancos no sé en qué situación están. Tenemos la necesidad de poner en circulación la mayor cantidad de ómnibus pero hay que ceñirse a todo lo que es patrimonio de la empresa", dijo el jerarca.

Oleaurre no descartó que las empresas que permanecen en el sistema deban adquirir nuevas unidades. "Algunas unidades están siendo recicladas, Cutcsa ya tenía algunas y las otras empresas tendrán que apelar a los ómnibus de Raincoop o esperar al remate, o colocar unidades nuevas", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)