CHOQUE MEDIOAMBIENTAL EN CANELONES

Sojero canario se niega a pagar multa millonaria

Acusado de fumigar en zona prohibida; él dice que es legal.

Máximo Castilla, un médico y productor rural de Paso Picón, fue multado tres veces por la Intendencia de Canelones por aplicar en su predio fumigaciones irregulares.

La primera fue en el año 2014 por un monto de 10.000 unidades reajustables; luego las autoridades departamentales detectaron que seguía haciendo lo mismo y le efectuaron otra del mismo tenor. Más tarde, ya con anuencia de la Junta canaria, le llegó una tercera por 15.000 unidades reajustables, totalizando un monto de US$ 1.060.000 aproximadamente.

Las tres sanciones fueron aprobadas por la Junta Departamental el pasado 12 de agosto con el apoyo de toda la bancada del Frente Amplio y tres ediles nacionalistas.

El productor recurrió la primera multa ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo, donde no se ha culminado el trámite. No obstante, Castilla entiende que no ha cometido ninguna infracción y que se le aplica una normativa "inconstitucional".

"No he pagado, ni voy a pagar", dijo Castilla a El País.

Además, resolvió seguir fumigando en su predio. El viernes pasado él mismo aplicó herbicidas con su tractor y equipo de fumigación. Los vecinos lo denunciaron a la Intendencia. Cuando llegaron los inspectores municipales Castilla estaba fumigando fuera de los 300 metros del perímetro de exclusión, en la zona permitida.

De todos modos, el área afectada recién se conocerá con exactitud cuando en los próximos días los cultivos comiencen a adquirir un color amarillo característico, según explicó a El País Adriana Pascual, la vecina que denunció al productor.

Según Castilla, la fumigación fue realizada a tres kilómetros de la ruta y se volverá a repetir. "Voy a volver a fumigar porque todo lo que uso es lo que está habilitado por los ministerios de Salud Pública y Ganadería y estoy trabajando en un padrón rural", dijo el médico y productor.

Denuncias.

La relación entre ambos vecinos es difícil desde hace varios años. Pascual aseguró que Castilla la agredió el lunes anterior. La mujer contó ayer a El País que el día anterior su automóvil se rompió cerca del campo de Castilla. Cuando lo fue a buscar se encontró con el médico y productor.

"Me insultó y me amenazó de muerte, le dije que lo estaba filmando con mi celular y me pegó un manotazo en el teléfono y me empujó. Quedó la foto", informó Pascual.

Además, hubo intervención policial para ambas partes. "Fui a hacer la denuncia en la seccional y él me denunció a mí. Declaré como indagada. La Policía no notificó al juez. Después, como esto llegó a las altas esferas del Ministerio del Interior, el sábado declaré en Investigaciones como denunciante. Allí denuncié al doctor, a la Policía y al juez. Es un señor con artimañas fuera de toda ética. Anda armado y es capaz de cualquier cosa", dijo la mujer.

Castilla dijo a El País que "todo eso es mentira. Si yo le pongo un revólver en la cabeza a alguien o le pego, yo termino preso. Y estoy libre. Todo lo que ha hecho esa mujer es una infamia. Ya va a venir la respuesta", aseguró el productor.

El médico y productor rechaza de plano todas las acusaciones y se dispone a iniciar acciones contra quienes lo señalan. Asegura que desde la Intendencia se han ensañado con él por razones políticas.

"Ya les dije que si quieren comprarme las 500 hectáreas de campo para hacer un barrio progresista, que lo hagan, yo se los vendo. Mientras tanto yo no acato esa ley. Me han ensuciado de una manera horrible pero van a perder", afirmó.

"La resolución de la Junta fue una inquisición propia de la edad medieval. Yo soy una persona decente, nadie tiene nada para decir de mí", afirmó.

La Junta también aprobó multas para otros productores que incumplen la normativa ambiental. El dueño de un predio de Las Brujas fue sancionado con una multa de 20.000 unidades reajustables por la tala de monte nativo.

Fondos para los afectados.

El edil nacionalista Joselo Hernández fue uno de los tres legisladores departamentales de la oposición que apoyaron la aplicación de multas millonarias por violar disposiciones medioambientales. Tres de ellas fueron para Máximo Castilla (ver nota arriba) por reiteración en el cumplimiento de estas normas.

Según la resolución de la Junta Departamental de Canelones, la sanción económica se debe a que el productor sojero fumigó "en el área de exclusión de actividades que generen perjuicio a la salud de los pobladores o al ambiente de 300 metros en torno al Perímetro Rural con Asentamientos".

La Junta también se votó la aplicación de otras dos multas, por 20.000 UR (veinte mil unidades reajustables), a un productor de la zona de la Laguna del Cisne y a otro de la zona de Paraje Las Brujas (Los Cerrillos) por "Alteración Física del Territorio".

Hernández propuso que lo recaudado por las multas por violar las normas medioambientales se destinen a proteger el ecosistema y las víctimas. El edil anunció que presentará la iniciativa en el próximo Congreso de Ediles.

La idea es que la aplicación de las multas no tenga un fin recaudador y que el dinero recaudado se vuelque a la atención de los afectados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º