MONTEVIDEO

Wilson tendrá una escultura “monumental” en Carrasco

Otra estatua del caudillo blanco se colocará en su calle en Tacuarembó.

Wilson Ferreira Aldunate realiza el gesto de la victoria al regreso de su exilio. Foto: Archivo
Wilson Ferreira Aldunate realiza el gesto de la victoria al regreso de su exilio. Foto: Archivo

A 35 años del regreso de Wilson Ferreira Aldunate al país, el caudillo nacionalista será homenajeado por partida doble: con una escultura “monumental” -de más de 9 metros de alto- que se instalará en la rotonda del aeropuerto viejo, y con otra que se levantará en Tacuarembó en la calle que lleva su nombre.

La de Carrasco se colocará a instancias de la Intendencia de Canelones y del Partido Nacional. Se trata de una escultura abstracta, figurativa, en la que se aprecia el gesto de la “V” de la victoria que Ferreira hizo con sus manos en alto cuando llegó al puerto de Montevideo desde Buenos Aires, el 16 de junio de 1984, a bordo del desaparecido vapor de la carrera “Ciudad de Mar del Plata II”. Aquella seña quedó ligada al político para siempre, con la imagen que acompaña esta nota.

Las obras en la rotonda de ingreso al aeropuerto viejo comenzarán en un mes aproximadamente. La escultura se hará en hierro y solamente el rostro del caudillo medirá 1,60 metros de alto.

Pero no será la primera en homenaje a Ferreira Aldunate. Desde 2005 existe una en la explanada de la Intendencia de Montevideo, la más abstracta de todas: está constituida por tres placas de iguales dimensiones que producen un juego de luces y sombras.

El motivo de su ubicación en este espacio neurálgico de Montevideo es que allí Wilson Ferreira -en la hora de su mayor grandeza- pronunció un histórico discurso en la madrugada del 2 de diciembre de 1984, en el que acunó la palabra “gobernabilidad”.

Trece años antes, el 26 de marzo de 1971, el general Líber Seregni hacía sentir su voz también en la explanada, en el primer acto público del Frente Amplio. La fecha se convertirá en un mojón para la coalición de izquierdas uruguayas.

Este espacio sobre 18 de Julio ha jugado desde siempre un rol fundamental en la congregación cívica. Y ha cambiado su fisonomía en distintas oportunidades, con modificaciones que muchas veces fueron criticadas por el valor que la explanada tiene en el corazón de Montevideo.

En Tacuarembó

La estatua en la tierra de Carlos Gardel ya está construida y estaba previsto que se colocara en enero, pero la decisión se fue postergando. Su autor es Alberto Morales Saravia, quien se ha enfrentado al desafío de recrear a figuras involucradas con las pasiones más arraigadas de los uruguayos: el fútbol, el tango y el candombe. Ahora va por la política.

En este caso se trata de una escultura de resina, también figurativa, de cuerpo entero, con una altura cercana a los 3 metros. Estará ubicada al aire libre en la calle Wilson Ferreira Aldunate y será pintada con un color símil bronce.

Morales Saravia tiene 45 años, es de Montevideo pero vive en Pando, está casado y tiene 3 hijos. Estudió publicidad y dibujo artístico y trabajó como aerografista. También hizo escenografías para películas y para el carnaval.

Conocedor de la riquísima historia de la estatuaria nacional, de los maestros que llevaron al bronce a las grandes figuras del país, él define mejor que nadie su obra: “Son esculturas humildes pero muy inclusivas. La gente se puede apoderar de ellas, fotografiarse con ellas, porque por un momento traen a la vida a estas personas comunes que poniéndole amor a su trabajo hicieron cosas importantes para su país”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)