LOS BOHEMIOS Y LA VINOTINTO

Wanderers y su nueva hinchada venezolana

Inmigrantes del país caribeño encuentran en el club del Prado una vía de integración.

Embajadora de venezolanos de Wanderers con la hinchada de Los Vagabundos. Foto: A. Colmegna
Embajadora de venezolanos de Wanderers con la hinchada de Los Vagabundos. Foto: A. Colmegna

El día previo a un partido de Montevideo Wanderers, Yelitza (25 años) ya se muestra ansiosa. Comenta con sus amigas de la hinchada cómo puede darse el encuentro. El día del partido se levanta temprano, arregla sus cosas y se encuentra con Los Vagabundos, como se da en llamar la hinchada del bohemio. Preparan alguna comida, escuchan música y van calentando las gargantas. Una hora y media antes del partido, salen para la cancha donde toque jugar con los instrumentos, "los trapos" y todo lo necesario para alentar. Cuando el partido termina, no importa el resultado, Yelitza la sigue un rato más con sus amigas de la hinchada comentando lo ocurrido en la cancha.

Lo curioso es que Yelitza no nació en El Prado ni viene de una familia de hinchas de Wanderers. Yelitza es venezolana y recién llegó al Uruguay en 2014. Oriunda de San Cristóbal, en el estado de Táchira, una ciudad cien por ciento futbolera, sintió la necesidad de ver fútbol y lo que en esa época le quedaba más cerca era el Parque Viera, estadio de Wanderers. "Fui a un partido y me di cuenta de que todos se conocían, y me parecía muy curioso. Empecé a ir con más frecuencia, al principio solo a los partidos de local, y luego a los de visitante. El año pasado, comencé a reconocer las caras y a saludar, y los muchachos de Los Vagabundos me dijeron vente para la previa", cuenta sobre el inicio del vínculo con el club uruguayo. El cariño aumentó, se hizo socia y le presentaron al presidente de la institución, Jorge Nin, y a María González, integrante del área social. "Allí comenzó mi mayor vínculo con el club".

Gratis por un año.

Por esa fecha, Yelitza se enteró de la idea de Carlos Ham, encargado de la Comisión de Marketing y Tecnología, de acercar la comunidad venezolana a la institución.

"Jorge (Nin) era de la teoría de que la gente, con el tiempo, podría llegar a cambiarse de equipo; yo no lo creo porque me parece que es una pasión tan grande, que la probabilidad de que ocurra es muy baja", recuerda Ham, quien decidió poner el foco en los extranjeros. La presencia de Yelitza y de algunos venezolanos más que iban a los partidos determinó que fueran ellos los primeros beneficiarios de un plan por el cual son socios por un año gratis, con todos los derechos, excepto votar en las elecciones y en las asambleas.

"Lo vamos a mantener un año más", anuncia Ham, teniendo en cuenta que la campaña todavía no ha tenido la difusión necesaria y que el fútbol no es el deporte rey en Venezuela, donde la pasión es el béisbol. Actualmente, Wanderers cuenta con 2.300 socios, de los cuales algo más de 130 son venezolanos. "Lo que nosotros creemos es que hay potencial para bastante más, sobre todo porque, más allá del tema fútbol, lo que queremos es que se integren, tengan un lugar para empezar a conocer la cultura de Uruguay y puedan estar cerca de sus compatriotas", destaca el directivo.

"Los venezolanos van al Viera con camisetas de fútbol del país, o con la Vinotinto, o algo que los identifique", cuenta Yelitza, quien prefiere ubicarse en la tribuna Saporiti, que es la que está detrás del arco, donde está la hinchada más bullanguera. "Es mi lugar en el Parque Viera", dice. El resto elige la platea porque es un sector más tranquilo y familiar.

"En enero, tuve oportunidad de conocer a una familia venezolana que iba con sus dos nenitos de 8 y 3 años vestidos con la camiseta de Wanderers. Son cosas que te alegran y te llenan porque sabés que es un lindo escape que están teniendo para el disfrute familiar", señala.

"Como inmigrantes, siempre buscamos alguna alternativa para poder escaparnos de la tristeza que a veces nos embarga por haber dejado nuestro país. Gracias a Dios he podido ir a todos los partidos porque me encanta el fútbol y Wanderers es como otra familia para mí. Allí no solo he conseguido disfrutar del fútbol, sino también conocer personas que se han convertido en mis amigos, con los que hacemos cosas fuera de los partidos", agrega la ya bautizada Embajadora de los venezolanos de Wanderers.

Brigada vagabunda.

Entre las otras actividades que Yelitza desarrolla en Wanderers está ser parte de La Brigada Vagabunda, un grupo de hinchas que, durante el invierno, sale una vez por semana a llevar comida caliente a las zonas carenciadas o a gente que se encuentra en situación de calle. "Eso también me ha permitido acercarme a otras personas. Es una linda labor social que nos une no solamente con hinchas de Wanderers, sino también con hinchas de otros clubes que se han sumado a esta linda iniciativa, como Cerro, Villa Española, Nacional, Torque…", destaca.

Y cuando el invierno se termina, organizan actividades con niños de la zona. "Se hicieron paseos a la playa, al parque, se armó un grupito de fútbol y de diferentes actividades para que tengan un poco de recreación. En La Brigada no hay venezolanos, pero sí he recibido apoyo y donaciones de ellos, en parte como agradecimiento al club", agrega.

Wanderers ha sabido reconocer este gran apoyo venezolano y se lo devolvió con un emotivo homenaje. Para el partido de Copa Libertadores que jugaron este año contra Olimpia del Paraguay en Asunción, lucieron la camiseta Vinotinto. Fue la segunda con más votos de una encuesta que se hizo entre los socios.

"Fue un amor y un orgullo impresionante cuando supe que se iba a usar esa camiseta. No podía contener la emoción, a pesar de que no podía decir nada porque era sorpresa. Tuve la oportunidad de ir a Paraguay, y verlos salir con la Vinotinto fue algo muy emocionante. Ha sido una linda movida que se ha hecho para que cientos de venezolanos que hemos llegado a este país nos sintamos cómodos y bien recibidos por parte de Uruguay y su gente", resalta Yelitza.

"La repercusión que tuvo fue impresionante, nos llovieron mensajes de venezolanos de todos los países que puedan imaginar, diciendo que querían comprar la camiseta y agradeciendo el gesto", apunta Ham. "Lamentablemente no trajimos para la venta porque lo pensamos como un homenaje, pero la demanda fue muy grande. Si hubiéramos tenido, habríamos vendido muchas camisetas".

El futuro.

Hincha del Caracas Fútbol Club en Venezuela y con experiencia en trabajar en el área administrativa y de logística de Deportivo Petare, Yelitza siempre ha estado ligada al fútbol. Incluso hizo de corresponsal para un medio venezolano cuando la Vinotinto vino a jugar su partido de Eliminatorias contra la Celeste.

En Uruguay, trabaja como administrativa en la ONG feminista Cotidiano Mujer, el año pasado se recibió en la opción Radio en la UTU de Comunicación Social y este año pretende cursar la opción Prensa. Si bien decidió emigrar a Uruguay con su entonces pareja por la situación política y social de su país, no se ve volviendo en el mediano plazo aunque el gobierno cambie. Cree que se necesitarán años para que Venezuela se recupere.

"Si bien me gustaría ser parte del cambio, no quisiera irme aún porque me siento muy cómoda y creo que tengo muchísimas cosas por cumplir aquí. Cada vez que me preguntan cómo me veo dentro de diez años, respondo que me veo acá, en Uruguay, sin duda alguna", sostiene con firmeza esta fanática bohemia que tiene a Sergio "Chapa" Blanco como uno de sus ídolos dentro del plantel.

¿Y para qué está Wanderers este año? "Para seguir clasificando a las copas internacionales", responde con orgullo la Vagabunda Vinotinto.

Buscan más extranjeros para el club

En la búsqueda de nuevos socios, Montevideo Wanderers tiene la idea de seguir sumando extranjeros al club y a ello apunta una campaña cuyo desarrollo estará muy atado al presupuesto que maneja la institución. En esa línea, el presidente Jorge Nin procura acercar a la comunidad india que reside en Montevideo. En principio, están en conversaciones para ver si las canchas del Complejo de Juveniles les sirven para practicar el cricket que ahora juegan en la rambla capitalina. "Wanderers es un cuadro ideal porque tiene una hinchada tranquila, es muy familiar y muy abierto. Creo que tiene una cosa muy buena que es que casi no genera connotaciones negativas", destaca el directivo Carlos Ham.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º