Transporte público

Vendedores y artistas anuncian que harán huelga de hambre

Se oponen al monotributo que exige la IMM para subir a los ómnibus.

Conflicto: vendedores ambulantes y artistas callejeros se instalaron en explanada de la IMM. Foto: Darwin Borrelli
Vendedores ambulantes y artistas callejeros se instalaron en explanada de la IMM. Foto: Darwin Borrelli

Actores, magos, músicos y vendedores ambulantes se instalaron en la explanada de la Intendencia de Montevideo para manifestar su molestia por la implementación de un decreto de 2013 que ahora los obliga a contar con una tarjeta de transporte expedida por la comuna para subir a los ómnibus y ofrecer su arte o sus productos.

El próximo viernes, si no se atienden los reclamos que están volanteando, harán una huelga de hambre,

Además de "presentar condiciones de aseo personal e higiene evidentes", la reglamentación que rige desde el 1° de agosto les exige la tarjeta STM y un carné habilitante a quienes venden alimentos en los ómnibus. Quienes no cuenten con ese permiso, no podrán trabajar en esta modalidad.

Para la Intendencia, los nuevos requisitos implican "una mirada de inclusión y promoción de derechos" ya que "mediante la incorporación a la seguridad social también se estimula a los vendedores a registrarse como monotributistas, lo que les otorga un número de RUT". En la actualidad hay unos 600 vendedores ambulantes y solo la mitad hizo los trámites para ser habilitado. Los artistas urbanos rondan los 400 y se regularizaron 40.

"Monotributar no nos asegura el acceso a Fonasa, si queremos tener acceso a Fonasa tenemos que pagar un adicional a lo que nos cobran por monotributo, mil pesos por una persona y de ahí en adelante según el núcleo familiar", dijo a El País Vanesa Méndez, vocera de los vendedores. "Lo único que nos asegura el monotributo es el derecho a jubilarnos pero no se reconocen los años que tenemos trabajados, sino que se computan de aquí para adelante. Entonces, los que ya tienen 40 o 50 años de edad no van a tener nunca los años aportados para poder jubilarse",

Para ser monotributista hay dos vías habilitadas. Por la ventanilla única del BPS-DGI, pagando $ 1.580 por mes, o por el Mides, con pagos escalonados y crecientes; en el primero se debe abonar $ 366 hasta diciembre, fecha en que la suma se duplica y así sucesivamente cada año, porque para este monotributo social se estima un 25% del monotributo real para el primer año, 50% para el segundo año, 75% para el tercero y el 100% para el cuarto año.

Los vendedores ambulantes y artistas advierten que aún pagando el monotributo tampoco tienen acceso al Banco de Seguros en caso de sufrir un accidente. "Los días que podamos perder de trabajar por tener un esguince al bajar de un ómnibus son días perdidos, tenemos que pagar igual el monotributo completo, no tenemos ninguna cobertura. Lo que hace el BPS es un prorrateo de lo que nosotros aportamos, va a agarrar los $1.580 y dividirlo entre 25 o 26 jornales, y eso es lo que nos va a pagar por día, por trabajo perdido por enfermedad: $10 o menos. Y mucho peor para los que tributan por el Mides. Es bastante triste, nos están tomando el pelo",

"Hay gente que sube al ómnibus para tener un complemento laboral, porque no le da el sueldo, y hay gente que trabaja menos horas porque no le da la garganta, o porque tiene personas que cuidar y no puede ejercer un horario fijo. Por eso entendemos que es injusto que se nos cobre un dinero fijo", afirmó Yanko Silva, en nombre de los artistas. "La regularización debería ser solo identificatoria, que el individuo que suba al ómnibus tenga una tarjeta, para que el personal del transporte se sienta seguro. Pero este verticalazo ¡no!", concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º