COVID-19

Cómo es un velorio y entierro para una persona con coronavirus

El Ministerio de Salud Pública elaboró una serie de recomendaciones para la realización de velatorios
de casos de COVID-19.

Sepelio. Foto: Pixabay
Sepelio. Foto: Pixabay

La dirección general de Salud del Ministerio de Salud Pública estableció una serie de recomendaciones específicas a la hora de realizar el velatorio de una persona fallecida con coronavirus

En primer lugar el mismo debe realizarse a cajón cerrado y "asegurando un máximo de cinco personas en la sala", cumpliendo así la exhortación a no realizar reuniones. Asimismo se debe asegurar un distanciamiento social mínimo de dos metros entre las personas presentes por lo que se "anima" a las familias a "reducir el contacto directo como apretones de  manos, abrazos y besos en el servicio o funeral".

"Se recomienda posponer o cancelar los servicios en los cuales puedan
concurrir participantes con un riesgo mayor de haber contraído la enfermedad por COVID-19" y se desaconseja "a los contactos conocidos, a
las personas que se sienten enfermas o que forman parte de una
población en riesgo a concurrir a las salas velatorias", según el Ministerio de Salud Pública.

En este sentido, el Congreso de Intendentes resolvió días atrás la suspensión de velatorios públicos. "Se exhorta a las empresas funerarias y a los particulares que a los sepelios no se admita la concurrencia y acompañamiento de personas que no sean familiares directos del fallecido mientras dure la emergencia sanitaria", dice el texto.

El MSP autorizó a que los directores de funerarias puedan "ofrecer transmisión en vivo como una opción para estos servicios. Además plantean que se debe suministrar pañuelos y desinfectantes para manos a base de alcohol para uso de las familias.

Además se recomienda a los familiares a desinfectar todos los objetos o prendas que hayan pertenecido a la persona fallecida y se deseen conservar.

Posteriormente el MSP sostiene que el destino final de la persona fallecida se puede realizar en las condiciones habituales ya sea entierro o cremación.

En cualquier caso la recomendación de las autoridades es limitar al máximo la manipulación del cuerpo de la persona fallecida y desaconseja las autopsias. En todos los casos el personal debe estar debidamente protegido por los implementos necesarios para evitar el contagio. También estipula que el cuerpo sea acondicionado en una bolsa impermeable ya que una vez cubierto "la manipulación exterior de la misma o del ataúd no presenta riesgos de trasmisión del Coronavirus COVID-19". 

"El certificado de defunción se debe registrar si se trata de un diagnóstico de COVID-19 (sospecha o confirmación) y clasificarlo según el artículo 6 del Decreto 431/011 (sobre tratamiento del cadáver y procedimientos de inhumación), con el código C. En este caso los familiares podrán ver al fallecido, pero sin mantener contacto y con las medidas de prevención".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados