CONJUNTOS HABITACIONALES CH 25, 33 Y 42

Vecinos que viven entre goteras, intrusos y bocas de pasta base

Más de 400 familias de tres complejos en General Flores y Chimborazo.

“Provisorias”. Algunas viviendas eran “de emergencia” y los vecinos vivirían en ellas unos 3 años. Pero hace más de 40 que están allí. Foto:  Andrés López Reilly
“Provisorias”. Algunas viviendas eran “de emergencia” y los vecinos vivirían en ellas unos 3 años. Pero hace más de 40 que están allí. Foto: Andrés López Reilly

En la zona de General Flores y Chimborazo hay tres complejos habitacionales (CH 25, 33 y 42) en los que viven más de 400 familias, acostumbradas como muchas otras de Montevideo a lidiar con los problemas que hostigan a buena parte de los edificios que alguna vez formaron parte de la cartera del Banco Hipotecario del Uruguay, y que desde hace muchos años se encuentran en manos de la Agencia Nacional de Vivienda (ANV).

Algunos de los vecinos se mudaron hace más de 40 años a unidades que eran "provisorias" y en las que no vivirían más de tres años, hasta ser realojados. Como en la mayoría de los complejos de la ANV, el CH 25, el 33 y el 42 no tienen mantenimiento desde hace décadas. Esto ha hecho que sus habitantes convivan con todo tipo de dificultades, incluso con situaciones peligrosas para la salud de niños y adultos, como humedades y filtraciones de agua hacia las instalaciones eléctricas, muchas de las cuales son vetustas.

También hay habitaciones clausuradas por riesgo, desprendimientos de materiales de balcones y caminería en mal estado que complica el ingreso y la salida del barrio.

Caminería: con señales de deterioro y falta de mantenimiento. Foto:  Andrés López Reilly
Caminería: con señales de deterioro y falta de mantenimiento. Foto: Andrés López Reilly

Juan Carlos, uno de los vecinos del CH 33, dijo a El País que en una de las habitaciones de su casa tiene desde hace más de un año una lata de duraznos en el piso para contener una gotera y que esta situación en otras unidades es peor. "Hay un vecino que tiene que poner baldes", aseguró.

María José, otra vecina que vive hace más de 20 años en el CH 25, indicó que hace pocos días hubo una reunión en el barrio para tratar distintos temas de preocupación. Uno de ellos es el de una mujer que está siendo desalojada por una deuda. "En su apartamento quieren poner a gente del Mides", sostuvo. "Ella se atrasó porque tuvo una hija con cáncer. Quiso refinanciar y no se lo aceptaron en la ANV", anotó.

Según los vecinos, hay un alto número de morosos, apartamentos vacios y otros ocupados, situación que no colabora para mantener saneadas las cuentas del complejo.

Inseguridad.

Otro de los vecinos del CH 33 comentó a El País que "hubo un tiempo en el que no podía entrar ni una ambulancia" por la inseguridad. Y que "hay dos bocas de droga" que muchos conocen y que "varias veces han sido visitadas por la Policía".

En una carta enviada por varios vecinos al presidente de la ANV, Francisco Beltrame, éstos destacan que los complejos de la Agencia no tienen final de obra, habilitación municipal ni de Bomberos. "Nuestra situación es grave, aquí viven niños, ancianos y vecinos enfermos, donde las instalaciones eléctricas tienen más de 40 años y se corre riesgo de vida", advierten.

También destacan que "el deterioro de las viviendas es muy importante: tienen rajaduras, grietas, y hay cañerías y graseras de plomo no aptas para sus funciones".

En este sentido, indican que no es posible hacer reparaciones interiores porque las comisiones administradoras no recaudan los suficiente, por el alto número de morosos. "Hay habitaciones en el complejo clausuradas por no ser habitables", dice la carta.

Del mismo modo, destacan que "las viviendas asignadas al Mides a gente en situación de calle y por realojo de asentamientos provoca deterioros por el no pago de los gastos comunes", amén de que estas personas —aseguran— "dejan en un estado deplorable la vivienda en la que viven".

A su vez, le piden a la ANV que estudie "caso a caso" la situación de los morosos, para "recuperar con convenios a aquellos que tienen atrasos".

"Pagan colgamentos y Contribución cuando no les corresponde hacerlo"

Miguel Di Ruocco, ex edil nacionalista y actual asesor del senador Luis Lacalle Pou en materia de Vivienda, participó en días pasados de una reunión con los vecinos de los complejos, en la que recogió la preocupación que existe por los temas que los afectan.

"Estos son complejos creados de emergencia que no tienen habilitación de Bomberos, ni final de obra. Los terrenos tampoco están regularizados. Se suponía que hace 40 años los iban a realojar, pero siguen allí, donde viven niños, ancianos y enfermos con graves problemas de humedades y filtraciones. El deterioro edilicio es grave", declaró Di Ruocco a El País.

El asesor del senador Luis Lacalle Pou indicó que los vecinos "pagan colgamentos que son ilegales, como la Contribución Inmobiliaria. Los promitentes compradores o inquilinos no deben pagar, pues por cincos sentencias del TCA, no son considerados contribuyentes, sino ocupantes precarios", anotó.

Según Di Ruocco, "los que entran a los complejos por el Mides no pagan gastos comunes ni tributos y crean problemas a los que realmente pagan. Y es difícil que los echen, a diferencia de otros que pagaron durante 30 años y que por enfermedad u otras causas se atrasaron en sus pagos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º