LARGO RECLAMO AMBIENTAL

Vecinos de Verdisol logran eliminar histórico basural

Estuvieron años reclamando que lo limpien, hasta que la IMM los escuchó.

La Intendencia envió camiones para eliminar el basural que estuvo  durante dos décadas al final de la Calle 3 y próximo a un arroyo. Foto: Leonardo Mainé
La Intendencia envió camiones para eliminar el basural que estuvo durante dos décadas al final de la Calle 3 y próximo a un arroyo. Foto: Leonardo Mainé

Persevera y triunfarás; el que sigue la consigue: dos refranes que calzan perfecto al modo en que 70 vecinos del Complejo Verdisol debieron organizarse para revertir codo a codo la precariedad y miseria del barrio ¿La razón? Sus reiteradas peticiones eran ignoradas en el Municipio G y la comuna capitalina.

Precisan balastro para hacer calles: “Andamos entre el barro y sin saneamiento”, se queja el vecino Denis Mazzoncini. Están completamente a oscuras y falta iluminación, pero el viernes en Verdisol hubo un rayito de luz: la Intendencia de Montevideo envió veinte camiones para comenzar a limpiar el enorme basural ubicado al final de la Calle 3.

En veinte años se acumularon toneladas de residuos e incluso había autos robados y quemados. Ratas “que parecían perros” se metían en las casas de la gente, según relató el vecino Walter Abraham. Y los focos infecciosos eran un peligro para niños y otros habitantes de la zona.

Están felices de haber ganado una batalla importante a la Intendencia de Montevideo tras 18 meses de insistencias, presiones, e idas y vueltas sin conseguir nada.

“Venían, sacaban un poquito, pero se rompía la máquina o se pinchaba el camión. Nunca lograban eliminar el basural, siempre había un pero”, se queja Abraham.

El proceso de limpieza duró dos días. Foto: Leonardo Mainé
El proceso de limpieza duró dos días. Foto: Leonardo Mainé

El barrio está feliz y lo viven como un triunfo deportivo, aunque todavía les cueste creer que hayan reparado en ellos. “Después de tantos años pidiendo hubo una respuesta. Estamos contentos porque la Intendencia al fin nos miró y dijo, ‘vamos a ayudar a esta gente que tanto insiste’”, comenta Fabiana Echevarría.

Coincidió que el reclamo se escuchó en tiempos de campaña electoral, y si bien no deja de ser un logro importante para la zona, Mazzoncini sabe que “es el único año en que te pueden prestar un poco de atención porque en cualquier otro momento te ponen trabas y no te dan nada”.

Solución

El primer paso para erradicar el basural fue dirigirse al Municipio G. Papel va, carta viene, presentar documentos, pero todo terminó en nada. El alcalde Gastón Silva no les daba importancia y jamás los recibió. “Nunca le vimos el pelo”, dice Abraham. “Hablamos con una secretaria y como en noviembre de 2018 hicimos una denuncia al diario El País y nos rechazaron todo nuevamente”, agrega.

Los vecinos optaron por ir directo a la Intendencia 40 días atrás con el respaldo de la ONG “Larzabal por los barrios”. Los recibió Eduardo Parra, gerente de la División de Limpieza, y le plantearon que en Verdisol viven rodeados de contaminación, hay gente mordida por ratas, le llevaron fotos, y toda la documentación presentada en el Municipio G.

Los vecinos se esmerarán para que no vuelva a formarse otro basural. Foto: Leonardo Mainé
Los vecinos se esmerarán para que no vuelva a formarse otro basural. Foto: Leonardo Mainé

“A raíz de esa petición y de tanto insistir, Parra decidió hablar con sus superiores y dieron la autorización de sacar el basural en 30 días”, cuenta Alejandro Larzabal, cabecilla de “Larzabal por los barrios”.

Pasó un mes y no se cumplió con lo pactado, así que volvieron a la Intendencia el martes pasado. Parra se comprometió a volver al barrio en una semana, y finalmente el jueves mandaron los camiones a Verdisol.

“Esto fue producto de la insistencia de la gente. Parece que la manifestación de los vecinos es la única vía, y fue necesario el respaldo de la organización “Larzabal por los barrios”, ya que habían ido muchísimas veces a reclamar solos y sus pedidos habían sido ignorados”, señala Larzabal. Después de las tareas de limpieza, la Intendencia enviará camiones de balastro para rellenar y generar un predio parejo. De esta forma, el movimiento Tacurú podrá ingresar con sus vehículos a Verdisol a recoger los residuos domésticos, y así se evitará que vuelva a generarse otro basural.

La idea inicial de los 70 vecinos organizados era hacer una plaza entre todos, pero está en duda porque el lugar está contaminado y podría ser perjudicial que los niños jueguen allí

VISITA ELECTORAL

Trato “seco y brusco” a Sartori en el barrio

Denis Mazzoncini fue el encargado de recibir a Juan Sartori en la puerta de su casa en Verdisol. El anfitrión dio la mano al precandidato nacionalista, y sin soltarlo le dijo, ‘¿puedo hacerle una pregunta?’ Sartori aceptó. ‘¿Para qué viene?’, quiso saber Mazzoncini. ‘Vengo a recorrer nomás y a ver la situación’, contestó. ‘Bueno, no venga a prometer como hacen todos porque la gente está cansada de que no cumplan. Llegan al poder, y se olvidan de los pobres’, lo increpó. El precandidato volvió a remarcar que su único interés era recorrer el barrio. Pero el hombre no quedó conforme: ‘si quiere ganarse algún voto, haga las cosas que los vecinos necesitan primero, porque la gente está harta de los mismo cuentos que hacen todos’. Recién ahí le soltó la mano, Sartori le dio un abrazo, y le pidió que lo acompañara en la recorrida. “No se esperaba algo así. Pero le dije las cosas como eran. Lo acompañé diciéndole, ‘todo lo que ve acá -el balastro, las zanjas, las luces- salió del lomo y bolsillo de los vecinos”, recrea la escena Mazzoncini.

El político dio unas vueltas y se retiró en su camioneta. Walter Abraham reconoce que “al millonario se lo trató medio brusco y seco” por decisión de los vecinos. No querían repetir la experiencia que tuvieron la elección pasada con el actual precandidato por el Frente Amplio, Daniel Martínez. “Se lo trató con fotos, besos y abrazos y seguimos en la misma: sin calles, sin iluminación ni saneamiento. Todo lo que se mejoró fue por cuenta de los vecinos”, dice Abraham.

Le consta que Daniel Martínez volverá a Verdisol “porque hay gente de la zona amiga de él, y ahí va a ser lindo: le vamos a tirar huevos en la camioneta por todas las promesas que hizo y no cumplió. El barrio sigue igual. Las mejoras han sido por cuenta de los vecinos”.

El trabajo a pulmón entre este grupo de 70 habitantes de Verdisol no cesa. Este domingo volverán a aunar esfuerzos para colocar focos led de 50 watts en Calle 3, 5 y Callejón 2, sitios que están completamente a oscuras.

Pronto harán una jornada con el fin de armar y pintar los canastos que se pondrán en las puertas de cada casa. Estarán destinados a colocar residuos domésticos, y así evitar que vuelva a formarse otro basurero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)