Personas que "acampan" en la calle

Vecinos de Parque Batlle sitiados

Denuncian que falsos cuidacoches y personas sin techo se apoderan de espacios públicos.

De acuerdo con los habitantes de la zona, cada vez hay más personas en situación de calle que eligen al Parque Batlle para dormir al aire libre. Foto: Darwin Borrelli
De acuerdo con los habitantes de la zona, cada vez hay más personas en situación de calle que eligen al Parque Batlle para dormir al aire libre. Foto: Darwin Borrelli

En el último año, los vecinos de Parque Batlle están viviendo una situación que afecta su día a día: muchas personas en situación de calle utilizan las veredas y portales de las casas y edificios de la zona, montan construcciones precarias y se mudan al lugar para pasar la noche. Algunos duermen, otros consumen drogas, otros "trabajan" como cuidacoches. El flujo de desconocidos es cada vez más grande en la zona y quienes tienen su residencia en el barrio aseguran que no quieren salir de sus casas por miedo.

A través de las aplicaciones CityCop y Municipio CH, los vecinos denuncian la situación que vive el barrio donde incluso se montan carpas y donde se roban más autos y motos de Montevideo, según datos del primer semestre del 2018 del Observatorio Nacional de Violencia y Criminalidad del Ministerio del Interior.

Las anécdotas que asustan más a los vecinos incluyen desde la invasión a la vida privada hasta comentarios sobre los movimientos de la familia durante los fines de semana que hacen "como si fueran uno más", hasta problemas de comportamiento en la vía pública que incluye relaciones sexuales un sábado al mediodía.

Leonardo vive en la zona y la situación lo tiene cansado: "Cada vez vemos más cantidad de personas viviendo en las calles, pasa en todo Montevideo. Pero acá cada día es peor, se ocupan los espacios públicos, y no solo las veredas o las puertas de las casas. Yo tengo acá a la vuelta un colegio preescolar en el que todas las noches cuando cierra y se retira el personal se acomodan 4 o 5 personas a drogarse durante toda la noche", comentó a El País.

Los vecinos les toman fotos y las comparten a través de grupos de Whatsapp y otras aplicaciones.
Los vecinos les toman fotos y las comparten a través de grupos de Whatsapp y otras aplicaciones.

"Estamos invadidos, no podemos salir a la puerta de nuestras casas, no podemos caminar tranquilos porque tenemos una persona durmiendo y después ves que sale de ahí, se va a la volqueta más cercana buscando con qué alimentarse. Y ya ni lástima te da, porque hace tanta mugre que no aprovecha ni lo que les dejamos para que coman", señala.

Por su parte, Mariángeles tiene una peluquería en la zona y denuncia que "cada vez hay más gente joven viviendo en la calle, drogándose en cualquier esquina y haciendo sus necesidades".

La vecina ve a diario los movimientos en la calle. Según ella, un grupo de "falsos cuidacoches" se ha apoderado del barrio: "Todos los días aparece uno diferente que viene y se te instala acá. Y como que te meten el peso y sentís que tenés la obligación de darles".

En tanto, Federico, quien también vive en la zona de Parque Batlle, tiene una mirada un poco más compasiva de las personas que se han mudado al barrio: "Yo divido a las que están en situación de calle de los falsos cuidacoches o hurgadores, porque en muchos casos ésta gente tiene problemas psíquicos que los lleva a las calles".

Junto a las personas aparecen carpas y construcciones precarias y la basura en las calles se volvió incontrolable.
Junto a las personas aparecen carpas y construcciones precarias y la basura en las calles se volvió incontrolable.

Con respecto a los cuidacoches, su pensamiento va en la misma línea que el de Mariángeles: "Hay un tema sospechoso, sus movimientos me dan desconfianza", subrayó y señaló que en muchos casos "tienen aspecto de estar haciendo de campana".

Deterioro de la situación.

De acuerdo con Mariángeles, la situación en Parque Batlle se ha deteriorado rápidamente en el último año.

Mientras que Federico sostiene que el deterioro ha sido más progresivo, y que se ahora se observa mucha gente merodeando. No obstante, para él "lo que ha cambiado es que las personas del barrio tienen más miedo, más reserva a la hora de comunicarse con ellos, más precauciones. Y se cuidan más al salir de sus casas".

En ese sentido, Leonardo contó que algunos vecinos, incluida su propia hija de 20 años, tienen miedo a la gente que se ha apoderado de la zona y en muchos casos no quiere salir de su casa. Otra gente usa la casa "de dormitorio" los fines de semana y luego opta por dejar sus hogares para no tener que cruzarse con estas personas que se han mudado al barrio y que invaden la privacidad.

Por otro lado, tanto Mariágeles como Leonardo y Federico coinciden en que estos nuevos habitantes contribuyen al "problema de la basura", ya que suelen revisar las volquetas y dejan "todo tirado". "La zona del parque está muy sucia", sostienen.

Sin respuesta.

Según confiesa Leonardo, en numerosas ocasiones han planteado la situación al Mides, al Departamento de Desarrollo Social de la Intendencia de Montevideo y a la Policía. Sin embargo, no han tenido respuesta de las autoridades, que en muchos casos responden que "se está estudiando qué se puede hacer".

Pese a las constantes denuncias, dicen que nadie se hace eco de ellas.
Pese a las constantes denuncias, dicen que nadie se hace eco de ellas.

Mientras tanto, Ángeles comenta que ella misma ha sido víctima de hurtos: "Saliendo del comercio me robaron las famosas motos que pasan por la zona. Las veo todos los días. Y pensás: ¿cómo yo los veo y la Policía no los ve?, porque te das cuenta cuáles son", afirma.

Además, subraya que hay que andar con "diez ojos" y que en más de una ocasión salvó a sus clientas de ser víctimas de los "motochorros" que actúan a toda velocidad. "Yo llamo al 911 cuando veo algo", dice, pero aclara que los efectivos concurren "en el 50% de los llamados".

Los vecinos se han organizado y tienen distintos grupos de Whatsapp en los que van comentando las cosas que suceden y se hacen advertencias.

DELITOS

Casi 500robos de vehículos en 6 meses

Según el Observatorio de Criminalidad y Violencia del Ministerio del Interior, la zona de Parque Batlle, ubicada en jurisdicción de la Seccional Novena (que se encuentra en el Estadio Centenario) es donde más motos y autos se roban.

A pesar de que los vecinos aseguran que la cantidad de "cuidacoches" creció en los últimos años, la zona sigue siendo la más complicada desde el punto de vista de robos a vehículos: en los primeros seis meses del año se robaron 186 motos y 279 automóviles.

En el primer semestre de 2018, en Parque Batlle se denunciaron 1.049 hurtos. En el mismo período la misma seccional fue la que más denuncias de hurtos recibió según consigna el informe.

Respecto a las rapiñas, las cifras alarman: en Parque Batlle se produjeron un total de 185 entre enero y junio. No obstante, la Seccional 9a recibió denuncias por 314 de estos delitos violentos en el mismo período.

El horario más peligroso para circular por la zona, en función de las denuncias, es entre las 16:00 y las 23:59 horas. Allí se producen más del 54% de las rapiñas, mientras que entre las 00:00 y las 7:59 ocurren el 25,5% de las denuncias y entre las 8:00 y las 15:59, el 19% del total de los delitos.

Un auto se esfuma junto a la custodia

En los últimos días, un móvil policial custodiaba la casa de una de las personas involucradas en el desalojo de "Los Palomares" que fue amenazada de muerte, algo que tenía "muy nervioso" al barrio, confesó un vecino de la zona.

En la semana que pasó, mientras la patrulla vigilaba esa vivienda, dos autos fueron robados: uno de ellos estaba estacionado a 50 metros del patrullero y se lo llevaron entero. El otro, que estaba 30 metros detrás de la guardia policial, fue desvalijado.

Ante este hecho, los vecinos manifestaron sorpresa por la impunidad de los delincuentes, que no dudaron en cometer delitos estando a pocos metros de los uniformados.

Otros delitos similares siguen sucediendo en la zona: el viernes por la mañana, por ejemplo, en la aplicación CityCop se denunció que se habían roto los vidrios de un auto por la calle Pedro Campbell y que se sustrajeron pertenencias de su interior. Al mismo tiempo, los vecinos aseguran que cuando llega la Policía no actúa. Los efectivos no se llevan a los falsos cuidacoches porque estos alegan que están "lavando autos". Algunos vecinos están pensando en medidas como "designar cuidacoches" para "evitar caras desconocidas".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)