TRABAJO

Los uruguayos cada vez trabajan menos horas por semana, pero, ¿por qué pasa esto?

Los datos del Anuario Estadístico 2018 publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran que en el año 2017 -último registro disponible- los uruguayos trabajaron la menor cantidad de horas semanales en comparación con los 10 años anteriores.

Foto: Shutterstock
Foto: Shutterstock

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Los uruguayos cada vez trabajan menos horas en promedio a la semana. Así lo reflejan las cifras del Anuario Estadístico 2018 publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que indican que en el año 2017 -último dato disponible- los uruguayos trabajaron la menor cantidad de horas semanales en comparación con los 10 años anteriores. 

En 2017 los uruguayos trabajaron un promedio de 37,6 horas semanales en su ocupación principal.

¿Cuál había sido el registro los años previos? En 2016 los uruguayos trabajaron 38 horas semanales en promedio en su ocupación principal, mientras que en 2015 lo hicieron durante 38,5 horas, en 2014 por 38,8 horas y en 2013 por 39 horas. En 2012 se trabajó en promedio 39,1 horas, en 2011 fueron 39,32 horas, en 2010 fueron 39,4 horas y en 2009, 39,5 horas. En el año 2008 el promedio fue de 39,1 horas y en 2007 de 39,5 horas.

¿A qué se puede deber?

Federico Muttoni, director de la consultora Advice para Uruguay y Paraguay, dijo a El País que la razón detrás de la baja en la cantidad de horas trabajadas por semana puede responder a varias causas.

Uno de los fenómenos que puede incidir es la tendencia global que existe de trabajar menos horas: “Uruguay no es la excepción. En el siglo XIX se trabajaban hasta 15 horas diarias, y en el siglo XX se estableció, a grandes rasgos, que no se podía trabajar más de 8 horas diarias ni de 44 a 48 horas semanales, que las horas adicionales serían extraordinarias y que debía existir un descanso semanal obligatorio”, dijo. 

Muttoni sostuvo que en el siglo XXI esta tendencia se expandió, acelerada por los avances tecnológicos.

Otra de las razones que puede estar explicando esta situación es el hecho de que “hay más consciencia a nivel general” de lo importante que es hacer un mejor balance entre la vida y el trabajo, marcó Muttoni. 

También está el hecho de que muchas empresas han ido adoptando nuevas formas de retener a los empleados que consideran valiosos: mejoran las prácticas y los beneficios, “y entre ellos por ejemplo los horarios flexibles, los feriados laborables dándolos libres. Se han movido los feriados para ciertos días, eso incide también”, agregó. 

Además, puede incidir la forma en que trabajan algunas empresas, que en la actualidad se enfocan más en los resultados obtenidos por cada empleado que en las horas trabajadas. También están los trabajos de medio tiempo o de menos horas, que cada vez son más comunes, por ejemplo para estudiantes.

Muttoni también mencionó a la “fuerza laboral millennial” y señaló que “hay varias generaciones en el trabajo, que han permitido repensar la dedicación en horas al trabajo, y que con su crecimiento en la participación total bajan el promedio. Hijos vieron a sus padres que dedicaban muchas horas al trabajo, quedar desplazados en las crisis, y eso, entre otros factores generó que su compromiso, en horas, sea menor.

Por último, el director de Advice apuntó a las nuevas formas de contratación que existen y los cambios que generan: hay diversos formatos, como los trabajos freelance, el trabajo remoto, el teletrabajo, entre otros. 

Por su parte, Matilde Morales, economista del área de Servicios Económicos de PwC, coincidió en que la contracción en la cantidad de horas trabajadas es multicausal. Por una parte, dijo, la economía uruguaya no ha parado de crecer en los últimos años -en 2017 alcanzó el Producto Interno Bruto (PIB) nacional alcanzó su decimoquinto año consecutivo de expansión-, pero sobre todo apoyándose en actividades que no son muy demandantes de mano de obra. "Crece el sector de las telecomunicaciones, crecen las papeleras, pero caen actividades intensivas en manos de obra, como la construcción, algunas ramas de la industria alimenticia, textiles", planteó Morales. 

Para Morales, otro tema que puede afectar es “el incremento en el costo de las empresas y temas de rentabilidad". A esto se suman otros aspectos de corte estructural, como la incorporación de nuevas tecnologías. "Por ejemplo, cuando miramos al interior de la industria hay actividades que en los últimos años han incrementado su producción, y sin embargo el empleo y horas trabajadas se han reducido", comentó. 

En tanto, Neker de la Llana, socio de Organizaciones + Humanas, sostiene que la baja en la cantidad de horas trabajadas por semana no le llama la atención, teniendo en cuenta el “contexto de deterioro del mercado de trabajo” que existe. “Hay deterioro de la tasa de actividad y de empleo, así como suba del desempleo y subempleo”, sostiene.

En noviembre de 2018 -último dato disponible- la golpeada tasa de empleo subió tanto frente al mes previo como respecto a igual mes de 2017 y se ubicó en su mayor nivel en dos años. Según el informe del Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de empleo en noviembre alcanzó a 58,6% de la Población en Edad de Trabajar (PET), eso es 1,2 puntos porcentuales más que en octubre y 0,5 punto porcentual más que en noviembre de 2017.

Departamento por departamento

Si bien en 2017 el promedio de horas trabajadas semanalmente fue de 37,6 horas, el número varía según el departamento:

Montevideo: 37,4 horas
Artigas: 36,4 horas
Canelones: 38,1 horas
Cerro Largo: 35,3 horas
Colonia: 39,6 horas
Durazno: 38,6 horas
Flores: 37,4 horas
Florida: 38,5 horas
Lavalleja: 35 horas
Maldonado: 36,9 horas
Paysandú: 38,2 horas
Río Negro: 37,3 horas
Rivera: 37,5 horas
Rocha: 38,1 horas
Salto: 36 horas
San José: 41,4 horas
Soriano: 35,4 horas
Tacuarembó: 37 horas
Treinta y Tres: 38,2 horas

¿En qué departamentos se trabajó más horas?

Si tomamos en cuenta los 10 años que transcurrieron entre 2007 y 2017, hubo ocho años en los que el departamento en el que más horas se trabajó fue San José.

Aquí, la lista de los departamentos en el que más se trabajó en cada año y la cantidad de horas promedio que se realizó a la semana:

2007: Florida (42,9 horas)
2008: Paysandú (42,4 horas)
2009: Florida (42,2 horas)
2010: San José (44,5 horas)
2011: San José (44,09 horas)
2012: San José (42,9 horas)
2013: San José (43 horas)
2014: San José (41,4 horas)
2015: San José (42,6 horas)
2016: San José (41,7 horas)
2017: San José (41,4 horas)

¿En qué departamentos se trabajó menos horas?

Aquí año a año, cuáles fueron los departamentos del país en que se trabajó menos cantidad de horas semanalmente: Cerro Largo se repite y de los 10 años tenidos en cuenta, fueron siete los que se puso primero en la lista.

2007: Cerro Largo (38 horas)
2008: Cerro Largo (36,8 horas)
2009: Salto (38,2 horas)
2010: Cerro Largo (36,6 horas)
2011: Cerro Largo (35,85 horas)
2012: Lavalleja (35,1 horas)
2013: Cerro Largo / Lavalleja (ambos 37 horas)
2014: Cerro Largo (36,4 horas)
2015: Cerro Largo (36,2 horas)
2016: Lavalleja (34,5 horas)
2017: Lavalleja (35 horas)

Comparados con el resto del mundo no está mal

Aunque los números indiquen que en el año 2017 se trabajó en promedio una cantidad de horas menor que lo que se venía haciendo, y aunque aquella frase del expresidente José Mujica de 2014 siga resonando (cuando dijo en Estados Unidos que los uruguayos "no somos muy trabajadores") lo cierto es que los números indican que los uruguayos no están por fuera de lo que es la media de otros países.

Según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en el año 2017 en Alemania, por ejemplo, se trabajó un promedio de 26,07 horas semanales, mientras que en Canadá fueron unas 32,59 horas, en España 32,44 horas, en Francia 29,11 horas y en Rusia 38,07 horas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)