Ayudar a través de la música

Uruguayo recorre el país cantándole a pacientes que padecen cáncer

Robert García asegura que la musicoterapia ayuda a los enfermos. Tras curarse de cáncer, decidió llevar la música a los hospitales

Foto: Robert García
Foto: Robert García

Era un domingo de julio de 2006 cuando Robert García (59) decidió asistir al médico pensando que lo que tenía era un simple resfrío y tos, producto de las bajas temperaturas de la época. Sin embargo, en esa consulta y luego de los análisis que se le practicaron, se le diagnosticó edema agudo pulmonar, por lo que debió ser trasladado desde su ciudad natal de Melo hasta el Hospital Maciel en Montevideo. Tras una serie de estudios, los médicos de la capital le diagnosticaron un linfoma no Hodgkin renal.

"Desde ese momento, al enterarme que tenía cáncer, comencé cantar en voz baja, entre lágrimas y risas, recordando frases de viejas canciones; e hice una promesa a Dios: que no dejaría nunca de cantar siempre que tuviera las fuerzas y la voz necesaria para hacerlo. Y que si lograba superar la enfermedad, le cantaría a todos los enfermos de cáncer no solo en mi país sino en distintas partes del mundo, para demostrar que el poder de la música ayuda a sobreponerse a las enfermedades", contó Robert García a El País.

Desde ese momento comenzó un largo proceso de quimioterapia. Según lo que le habían informado los médicos, las probabilidades de sobrevivir eran pocas, hasta que surgió la posibilidad de que le realizaran un autotrasplante de médula para erradicar el carcinoma renal.

En medio de ese tratamiento, sufrió una oclusión intestinal grave, lo que hizo que su estado de salud empeorara.

Siempre cantar.

Entre la vida y la muerte, Robert pudo recibir el trasplante de médula ósea, un procedimiento que se le realiza a pacientes con determinados cánceres u otras enfermedades. Consiste en la transfusión de células sanas de la médula ósea a una persona luego de que se hubieran eliminado las células enfermas. Tras la operación, debió pasar varias semanas en el hospital.

"Cuando recuperaba algunas fuerzas, les cantaba a pacientes con cáncer que estaban a mi lado, generando reacciones positivas ante la música", contó García.

"Sabíamos todos que estábamos en el filo de la muerte, pero el choque emocional de la música y de la voz cuando yo les cantaba a los compañeros hacía más llevadera nuestra enfermedad", aseguró. Y agregó: "Las duras sesiones de quimioterapia en el hospital solo eran resistidas con canciones".

Según cuenta, los temas que reproducía eran de conocidos cantantes, como el español Raphael, el mexicano Juan Gabriel o los argentinos Sandro y José Luis "Puma" Rodríguez.

Ensayo
Foto: Pixabay

Al estar muy expuesto a contraer una infección, debió permanecer aislado en un ambiente estéril para reducir al mínimo las posibilidades, tomando múltiples antibióticos y medicamentos. Estuvo allí durante 25 días, hasta que fue dado de alta y pudo regresar a Melo. A las pocas semanas ofreció un concierto a sala llena en el Teatro España, donde reunió a sus cinco hijos (también cantantes). Desde que logró recuperarse, Robert ha recorrido hospitales de Melo, Maldonado y Montevideo, además de otros ubicados en Perú y Estados Unidos —donde viven algunos de sus hijos— con su propuesta de musicoterapia.

En la actualidad se encuentra trabajando como voluntario en el Hospital Maciel, ya que está convencido que la música "tiene efectos significativos en el rendimiento cognitivo y en la mejora emocional".

"La música lo que hace es frenar el sufrimiento: muchas enfermedades tienen un desenlace y desencadenante emocional que nos va debilitando y termina produciendo enfermedades", sostiene. Dice que "la música podría utilizarse como herramienta para aliviar algunos de los síntomas más desagradables del cáncer".

"La musicoterapia ha demostrado que ayuda a aliviar el dolor, la ansiedad y que genera un efecto positivo en nuestro bienestar", destaca.

Dedicado a su pasión.

Hoy, Robert García, más conocido en el ambiente artístico como Robert Reys, vive de la música. Su especialidad es imitar a Sandro, aunque su repertorio incluye canciones de todos los géneros. Cada fin de semana lo contratan en fiestas y acontecimientos para que brinde su espectáculo.

Complemento eficaz para el tratamiento del cáncer
Musicoterapia. Foto: AF.mil

Investigadores del Departamento de Terapias de Artes Creativas de la Universidad de Drexel, en Filadelfia, han demostrado a través de un estudio que las intervenciones con música pueden tener efectos beneficiosos sobre la ansiedad, el dolor, el estado de ánimo y la calidad de vida de los pacientes con cáncer. A pesar de su menor incidencia en aspectos tales como la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria o la presión arterial, las conclusiones de esta investigación validan la eficacia de la música como tratamiento médico complementario.

El Instituto Universitario CEDIIAP es la primera y única institución en Uruguay que brinda una Licenciatura en Musicoterapia reconocida por el Ministerio de Educación y Cultura (MEC). Los musicoterapeutas son profesionales calificados que buscan, desde la música y técnicas terapéuticas específicas, prevenir y atender necesidades físicas, emocionales, mentales, sociales y cognitivas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)